Cargando, por favor espere...

Dos posturas del modernismo contra el arte comunista
En el desarrollo de su teoría del arte, su estética, los modernistas aluden al arte comunista como esclavizador y contrario a la libertad del creador.
Cargando...

El modernismo, como movimiento filosófico y artístico, tiene muchas aristas. No es fácil ni siquiera delimitar a sus participantes. Los que se conocen bien, son sus orígenes como movimiento crítico del realismo y su tendencia a revolucionar y separarse de esta tendencia artística; pues se creía que el arte no debería aspirar a representar la realidad “de manera exacta” a como la vivimos, sino trascenderla. Como resultado lógico, hubo dos reacciones fundamentales ante este fenómeno; uno que lo apoyaba y otro que lo criticaba.

Quien lo apoyaba, argumentaba que era momento de que el arte se moviera de su sitio actual y que se necesitaba una revolución con la que el arte expresara más objetos que lo explícito en las representaciones de la vida cotidiana. Quien criticaba veía, en esta tendencia, un olvido de la forma tradicional de hacer arte. La enseñanza del arte antiguo y todas las técnicas hasta entonces aprendidas, se veían amenazadas, desde su punto de vista, por esta moderna forma de pensar. Resulta curioso que, por lo regular, unos y otros estaban de acuerdo en un punto: su postura contraria al arte comunista. ¿Cómo era posible esto?

Los propulsores del modernismo veían que la postura comunista, muchas veces, protegía y rescataba la tradición cultural; y en este sentido se identificaban como enemigos del cambio artístico, más cuando esto significaba abandonar toda influencia ideológica de las obras de arte para empezar a poner el acento en la subjetividad del creador. 

Por otro lado, los críticos opinaban que la idea de revolucionar el arte y romper los esquemas eran fundamentalmente de inspiración comunista. En efecto, parecían pensar que eran ellos quienes querían darle una sobreinterpretación ideológica al arte cuando decían que debería crearse arte con más contenido proletario y odiar, por mandato de su revolución, todo el arte aristocrático o burgués para sepultar, de una vez por todas, este arte no popular y llevar su idea revolucionaria a niveles extremos y absurdos.

Es igualmente interesante advertir cómo estas opiniones de crítica hacia el comunismo en el arte han sobrevivido hasta ahora. En el desarrollo de su teoría del arte, su estética, los modernistas aluden al arte comunista como esclavizador y contrario a la libertad del creador. Opinan que esta expresión artística pretende unificar todas las tendencias ajustándolas siempre a los intereses de clase. Esto detiene la libertad del artista para exponer, en su arte, lo que le venga en gana. Sin embargo, la teoría que se hace en el sentido contrario, la crítica al modernismo, no es de apoyo a las ideas comunistas. Incluso surgieron voces reconocidas como la de Avelina Lesper, que ha declarado que “uniformar, igualar, es el comunismo del arte, es la obsesión de que no destaque lo realmente excepcional, es crear una masa informe en la que lo único destacado sea una ideología, no las personas”. Esto caracteriza al arte moderno como una tendencia a borrar todas las diferencias técnicas y a afirmar que el criterio del autor es el único que tiene capacidad para reconocer cuál es el arte de calidad.

De todo esto se deduce que la defensa del arte de inspiración comunista, así como su defensa, no es tan sencilla y exige, por un lado, un crítica especifica hacia el arte tradicional, sin olvidar el aporte de ese mismo arte, recuperándolo hasta donde sea posible; y, por otro, una propuesta clara que sea la expresión de la revolución artística sin caer en el anarquismo de la subjetividad proveniente de la interpretación autorial. 


Escrito por Alan Luna

Columnista de cultura


Notas relacionadas

Una perspectiva que pretende ser incluyente afirma que toda cultura es igualmente válida; la otra afirma que ciertas expresiones culturales son vulgares y otras elevadas, ¿quién es, entonces, más culto?

Poetisa, cantante y actriz, fue homenajeada por la Academia Española de las Artes y las Ciencias Cinematográficas en la gala de los Premios Goya.

La extinción de la naturaleza en los bosques del Chichinautzin-Ajusco, significa también una condena de muerte para quienes habitamos el Valle de México; y no podemos ni debemos permitir que eso suceda.

El filme de 2001 logra reflejar la complejidad de los sentimientos y las reacciones emocionales de los que participan en ese episodio singular de la historia de Holanda, partícipe en la mayor conflagración que ha tenido la humanidad.

En una de sus últimas colecciones poéticas aborda su labor como escritora ante el lector; uno de tales poemas se refiere a la muy conocida frase de la cultura árabe que reza: “el sentido se halla en el ombligo del poeta”.

El director de CINTEL Manuel Martínez, convocó al Gobierno federal a “asumir el reto” y lograr mayor competitividad en el rubro de tecnología a nivel país y también Latinoamérica.

Si algo comparten mexicanos y chinos es el amor por las leyendas y la simbología detrás de las festividades asociadas al ciclo agrícola. La fiesta de la luna o del del Medio Otoño encarna todo esto.

Los mayas ya contemplaban en sus calendarios la "acumulación del tiempo", que podría ocasionar desajustes significativos en caso de no corregirse.

Pueblo no plebe es un poema en el que el poeta fija su posición con respecto a la deuda que la Guerra de Independencia y la Revolución Mexicana de 1910 tienen con las masas empobrecidas y manipuladas.

La actitud de la cultura mexica ante la muerte era natural, no se ocultaba ni evadía, sino que se veía como algo indispensable y necesario para que el orden vital continuara.

El Roman de Renart, famosa colección de narraciones de aventuras sucedidas a animales que viven, actúan y razonan como humanos

En 1912, tras el triunfo de la Revolución se convirtió en secretario privado de Francisco I. Madero y se naturalizó como mexicano.

Este día, miles de mexicanos celebran a la Virgen de Guadalupe. Es el año que los fieles pudieron regresar a la Basílica de Guadalupe.

Destacado luchador por la causa de los oprimidos del mundo. Su vida está ligada a las luchas libertarias de los pueblos latinoamericanos en la segunda mitad del Siglo XX.

La poesía del colombiano Jorge Gaitán Durán (1924-1962) es de una fuerza expresiva tal que justifica plenamente el destacado puesto que ocupa en la lírica de su generación.