Cargando, por favor espere...

El hombre que corrompió a una ciudad, de Mark Twain (I de II)
Eran los primeros síntomas masivos de la venganza del “forastero misterioso”.
Cargando...

Esta novela corta, en realidad una larga y complicada alegoría, fue escrita por Mark Twain con el título Forastero misterioso en 1904, donde cuenta que, en la primera mitad del Siglo XIX, un forastero se vio muy agraviado en Hadleyburg, pequeña ciudad cuyos habitantes tenían una reputación de ser honestos inmaculados, que databa de sus tres generaciones más recientes. El encono del desconocido fue tan grande que, durante un año, urdió varios planes de venganza contra los vecinos de Hadleyburg y cuando halló el que más le satisfizo, afirmó: “Eso es lo que debo hacer: corromperé a la ciudad”. Seis meses más tarde llegó a esta ciudad con una talega de monedas de oro, cuyo valor aproximado era de 41 mil dólares, la cual llevó al domicilio de Eduardo Richards, anciano cajero de un banco local a quien su patrón pagaba muy poco y había explotado durante muchos años.

El forastero, que se identificó como exjugador de azar para entonces alejado de este oficio, dio la bolsa a la esposa de Richards, Mary, para que la entregara a una persona que, años antes, le había regalado 20 dólares, monto con el que hizo fortuna. Condicionó su entrega a la localización previa de su benefactor, mediante el cotejo de una “observación” que éste le hizo, cuando le dio el dinero, misma que debía preceder con estas palabras: “Yo soy el hombre: la observación que hice es la siguiente…”. La “observación-prueba” se hallaba en la bolsa y el benefactor debía ser ubicado por Richards, o mediante una averiguación pública organizada 30 días después, convocada a través de la prensa y encabezada por el reverendo Burguess.

El cajero Richards y su esposa, quienes sopesaron la posibilidad de quedarse con el dinero desoyendo o negando la petición, optaron finalmente por esta solución. Sin embargo, en la imprenta donde se tiraba El Heraldo de los Misioneros, hallaron en su dueño (Cox) a otro vecino “tentado” en apropiarse del tesoro con dos argumentos: que solo él y Richards sabían de la existencia de éste y que Goodson, el único hombre caritativo que pudo haber ayudado al forastero, había muerto. Pero cuando ambos se pusieron de acuerdo, la noticia había sido enviada a todo el territorio de Estados Unidos. Entonces ocurrieron los siguientes hechos por demás inusitados:

Hadleyburg adquirió fama a nivel nacional y mundial como “ciudad incorruptible” y sus vecinos despertaron, de pronto, con la “salvaje embriaguez del orgullo y la alegría” que les producía saberse reconocidos. Sin embargo, una semana después, comenzaron a sufrir un cambio gradual que solo Jack Halliday, uno de los habitantes más observadores y críticos, advirtió que, tras la exultación, la mayoría de ellos empezaron a verse menos alegres, luego algo tristes, más tarde pensativos y, posteriormente, tan distraídos que incluso “habría podido robarles hasta el último centavo de los bolsillos sin turbar sus sueños”. Eran los primeros síntomas masivos de la venganza del “forastero misterioso”.


Escrito por Ángel Trejo Raygadas

Periodista cultural


Notas relacionadas

En vísperas del Día de Muertos, la muestra organizada por el INAH cuenta la historia de los “perros pelones” mexicanos y homenajea a estos compañeros de la vida y en la muerte.

Poeta turco nacido el 26 de agosto de 1914 en Estambul. Uno de los poetas más prolíficos de la Turquía republicana, con más de 60 colecciones de poemas publicados.

Mito o no, los detalles de su defensa del último bastión de la capital de la República han alimentado los ideales de soberanía de muchas generaciones y son aún un símbolo de la defensa irreductible contra el invasor.

Aunque sutil, hay en la poesía satírica de Ochoa un rasgo distintivo, producto de su rechazo a lo aristocrático.

Nació el dos de febrero de 1863 en la Ciudad de México en el seno de la aristocracia novohispana. Falleció el 28 de mayo de 1925.

La labor incansable de Rafael Ramírez y su enfoque en la educación rural dejaron una huella significativa en la promoción del conocimiento y el desarrollo en las zonas rurales de México.

Sus metáforas nos remiten al movimiento, cada aspecto de la naturaleza está en constante cambio y la velocidad es su signo distintivo.

Negros y blancos en color, del realizador galo Jean Jaques Annaud, es una cinta que en 1979 ganó el Oscar

De principio a fin, el relato es una ingeniosa y burlona alegoría de la guerra. En sus páginas denuncia las graves consecuencias de la muerte; destrucción de recursos y bienes vitales, hambre y enfermedades.

Esta novela de terror (1908) reseña una serie de pesadillas que su autor imaginó a fin de buscar el éxito editorial y alimentar la muy solicitada escuela de ficción del Siglo XIX.

El filme de 2001 logra reflejar la complejidad de los sentimientos y las reacciones emocionales de los que participan en ese episodio singular de la historia de Holanda, partícipe en la mayor conflagración que ha tenido la humanidad.

Pero llegará el día en que lleguen hasta Dios las lágrimas de sus ojos y baje la justicia de Dios de un golpe sobre el mundo.

La miniserie documental aborda la vida de uno de los activistas más notables de la lucha anti racista que se ha librado en Estados Unidos en las décadas de los 50s y 60s del siglo pasado.

Nació el 11 de octubre de 1854 en Cochabamba, Bolivia. Estudió en la escuela católica de su pueblo hasta tercer grado de primaria.

El documental de 2017 describe la carrera entre las potencias militares por inventar y fabricar los mejores tanques en serie. Se cuida muy bien de no mencionar a los millones de masacrados en Irak, Libia, etc., por tanques de EE. UU. y la OTAN

Edición impresa

Editorial

La salud mexicana al término del sexenio


Dinamarca es el punto de comparación que eligió AMLO desde el principio para prometer una atención médica de primer mundo para todos los mexicanos.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1134