Cargando, por favor espere...

“¿Cómo estudiaban Marx, Engels y Lenin?” de M. Glasser
La causa principal de la exigencia consigo mismos radicaba en la tarea que se impusieron como objetivo de su vida y para la cual trabajaron conscientemente desde su juventud.
Cargando...

"En la ciencia no existen caminos fáciles y sólo puede triunfar y conquistar sus cimas luminosas el que no se arredra ni se cansa de trepar por sus senderos pedregosos”: Carlos Marx.

Todos aquellos que hemos tenido algún acercamiento al marxismo, sabemos que los padres del materialismo histórico-dialéctico poseían un enorme conocimiento, que abarcaba desde las matemáticas hasta la filosofía. Pero ese “saber humano acumulado” no fue producto sólo de su genialidad, sino del enorme trabajo al que se sometieron, pues estudiaron durante toda su vida, en todo momento. Por ejemplo, Marx desde muy joven no sólo reflexionaba sobre lo leído, sino que anotaba sus propias opiniones, extrayendo de los libros ideas sobre los diferentes temas que constituían el centro de su interés. Esto puede constatarse en una carta donde Marx le describió a su padre el método de estudio que puso en práctica en la Universidad de Bonn.

Engels, por su parte, sentía un profundo desprecio por la gente que abordaba la teoría de una manera superficial, diletante, y no se aplicaba a enriquecer sus conocimientos, obligación de todo revolucionario proletario. Asimismo, Engels, políglota autodidacta igual que Marx, consideraba absolutamente necesario estudiar la literatura en el idioma original, pues el estudio de las lenguas extranjeras lo estimó siempre como una exigencia de la lucha revolucionaria, y este conocimiento de los idiomas extranjeros tuvo una importancia enorme en la creación de la Primera Internacional.

“Sin teoría revolucionaria, no hay práctica revolucionaria”, escribiría Lenin años más tarde. Pero para Lenin estudiar el marxismo no significaba simplemente aprenderlo en los libros. Lenin comprendió que sólo en el estudio de las condiciones económicas y políticas de Rusia, es decir, de la realidad concreta rusa, podía hallar la táctica marxista y dialéctica, firme y consecuente para conducir a la clase obrera a la victoria.

No obstante, lo que impulsaba a estos grandes del pensamiento no radicaba en el hambre del saber por el saber. La ciencia no era un mero adorno para ellos. Según lo que el propio Lafargue menciona: “Marx consideraba que el sabio que no quiera ver rebajado su nivel, nunca debe interrumpir su participación activa en la vida social, no debe quedarse encerrado siempre en su gabinete o laboratorio, como un ratón dentro del queso, sin intervenir en la vida, en la lucha social y política de sus contemporáneos. La ciencia no es un placer egoísta; los afortunados que puedan consagrarse a las actividades científicas deben, en primer lugar, poner sus conocimientos al servicio de la humanidad. Trabajar para todos fue una de sus expresiones más favoritas".

La causa principal de la exigencia consigo mismos radicaba en la tarea que se impusieron como objetivo de su vida y para la cual trabajaron conscientemente desde su juventud. La perseverancia en el objetivo trazado les dio una gran capacidad de trabajo que les permitió no sólo adquirir conocimientos, sino lograr objetivos claros, concretos y de carácter mundial: no por nada el marxismo-leninismo sigue siendo fuente de enseñanza para quienes quieren transformar verdaderamente al mundo.

A la juventud estudiosa y a todos aquellos que quieran hacer del planeta uno más habitable para todos les urge tomar el ejemplo de estos gigantes y emular su capacidad de trabajo sin escatimar tiempo. En este libro encontrarán anécdotas, conversaciones y opiniones sobre la importancia del estudio que les servirán como guía y motivación, que es lo que se propone Glasser al poner en nuestras manos este pequeño pero enriquecedor ejemplar, publicado por primera vez en 1941 por Editorial América, bajo el título de “¿Cómo estudiaban Marx, Engels y sus discípulos?”, donde se incluyen a Stalin y Mao.


Escrito por Editorial Esténtor

Libros


Notas relacionadas

La causa principal de la exigencia consigo mismos radicaba en la tarea que se impusieron como objetivo de su vida y para la cual trabajaron conscientemente desde su juventud.

Perteneciente a la Generación del 45, tuvo actividad pública y compromiso ciudadano por la causa de la democracia, por lo cual fue víctima del Terrorismo de Estado, sufriendo destitución, secuestro y prisión.

En este poema el autor narra la historia de alguien que ha encarcelado en jaulas de oro a un par de ruiseñores; disfrutaba de su bello canto, pero sólo al amanecer. Furioso por no poder oír a las aves durante el día, ordenó a sus criados que los dejaran ciegos.

Este libro (1965) tiene el mérito de acopiar en solo 250 páginas la historia de uno de los pueblos nómadas más famosos del orbe y que desde hace más de un milenio se caracteriza por estos rasgos...

Se dice que la muerte de su madre marcó su vida y más propiamente dicho su vocación de escritor. Recibió su educación por parte de su tío abuelo.

La cinta, del realizador chileno Ciro Guerra, es una parábola que refleja lo que es el eurocentrismo. La historia se basa en la novela homónima del escritor sudafricano (premio Nobel) J. M. Coetzee.

"Hemos presentado la denuncia correspondiente. Seguiremos dando la pelea contra el tráfico ilícito de bienes culturales y por la recuperación de patrimonio mexicano".

En 1970 renunció a la candidatura para la presidencia de Chile en favor de Salvador Allende.

Calderón emplea en su teatro, de gran hondura filosófica, un lenguaje conceptista y exige para su representación una suntuosa y complicada escenografía. Sus poesías líricas hay que buscarlas en sus obras teatrales.

El gobierno mexicano, en las actuales circunstancias, se niega a oír el clamor popular ante la hambruna inminente.

No es casual que los historiadores ni siquiera mencionan a Espartaco, lo cual no es un “olvido”, sino la clara expresión de manipulación para evitar que la clase oprimida conozca a uno de los más destacados dirigentes del pueblo trabajador.

Rosalía de Castro es melancólica y asocia elementos de la naturaleza a atmósferas grises, tristes o a una realidad animada, misteriosa, y cuyos signos más visibles hablan de una vida doliente.

 La poesía es necesaria, no solo como modo de vida, destacó el escritor Eduardo Mosches, que este día celebró con un recital en Bellas Artes sus 35 años de trayectoria.

Por primera vez, los Grupos Culturales Nacionales del Movimiento Antorchista se presentaron en Mérida, sorprendiendo a los yucatecos con danzas fascinantes interpretadas por jóvenes talentosos.

Junto a Ernesto Cardenal y Claribel Alegría inició la renovación de la poesía en su país. Un marcado acento erótico impregna buena parte de su obra, aunque también denota una gran preocupación por los cambios políticos de su patria.

Edición impresa

Editorial

Guerrero, entidad fuera de control


La rabia y la indignación, así como la exigencia de justicia y acción rápida de las autoridades correspondientes son resultado de la actitud omisa del gobierno del estado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1129