Cargando, por favor espere...

Pecados coloniales
Occidente ve con razón la destrucción de sus imperios coloniales como la “mano de Moscú”, y no puede perdonarnos esto hasta ahora. Recordando las palabras de uno de los funcionarios de Bruselas, Josep Borrell, la historia, desafortunadamente, no ha enseñado nada a nuestros socios.
Cargando...

Ni Rusia ni la URSS fueron imperios coloniales. Rusia nunca se ha comportado como un colonialista en ninguna parte, además, ayudamos a los pueblos a encontrar la libertad y luchar contra el colonialismo. Los países occidentales, por el contrario, tenían una política muy diferente.

Según varios estudiosos, la explotación violenta de otras civilizaciones en forma de colonialismo y esclavitud desempeñó un papel históricamente fundamental en el enriquecimiento de Occidente y su logro de una posición dominante en el mundo moderno.

Las manifestaciones actuales de estos fenómenos tienen una gran influencia en la distribución de los recursos, tanto dentro de los Estados como en la economía mundial.

La mayoría de los estudios pertinentes indican que el desarrollo del capitalismo tanto en la era industrial como en la postindustrial está indisolublemente vinculado a la posición privilegiada de Occidente en el sistema de finanzas internacionales y la división del trabajo, la explotación desenfrenada de los recursos naturales y la dominación político-militar.

Históricamente, las actividades de empresas europeas conocidas, como las compañías británicas y holandesas de Las Indias orientales, se asemejaban más a un saqueo internacional militarizado basado en ejércitos privados y la esclavitud de pueblos enteros, lo que llevó al genocidio de las minorías nacionales y los pueblos indígenas.

Fue la explotación intensiva del trabajo esclavo lo que permitió a los europeos en 1750-1860 tomar el control de la industria textil de todo el mundo, principalmente de La India y China.

La expansión de Occidente se basó en ideas de exclusividad racial y nacional comparables a las ideologías del nazismo y el neonazismo y, en la práctica, a menudo tomó formas extremas: Apartheid y genocidio de pueblos enteros.

A este respecto, es indicativo del debate teológico que se ha desarrollado en la Iglesia Católica Romana después del descubrimiento del Nuevo Mundo sobre si los pueblos indígenas deben ser reconocidos como seres humanos y la conclusión de que es necesario salvar las almas de los indios paganos a través de la “purificación por el fuego”, es decir, la destrucción física.

La política de la reaganomía y “el consenso de Washington”, la revisión de los fundamentos del Estado social, el debilitamiento de la regulación económica y financiera desde el comienzo de los 1980, de hecho, dio inicio a una nueva ronda del colonialismo: el neocolonialismo (una forma no violenta, principalmente económica del colonialismo), el ataque a las conquistas socioeconómicas de la clase media y los sectores pobres de la sociedad, incluidos los más vulnerables: las minorías nacionales y los aborígenes.

Rusia, que en la tradición occidental se posicionó como la “prisión de los pueblos”, en realidad es un ejemplo de un enfoque completamente opuesto al problema de las relaciones entre las regiones centrales y las afueras.

En nuestro país, durante varios siglos de desarrollo de las tierras siberianas, árticas y del lejano Oriente a nivel nacional y regional, se construyó un sistema nacional diferente del occidental de normas, instituciones y mecanismos de interacción del centro y las regiones, autoridades, actores económicos y pueblos indígenas.

Los procesos de conquista con la participación de Occidente y la construcción del Estado en Rusia tienen una naturaleza diferente en su núcleo.

Los pueblos de nuestro país, que históricamente han estado expuestos a numerosas amenazas externas, han emprendido el camino de la construcción de un Estado multiétnico sobre la base de la coexistencia equitativa y pacífica para garantizar su propia seguridad y, a veces, simplemente su supervivencia, así como la preservación de las tradiciones, los idiomas, las costumbres y los valores espirituales y morales.

Permítanme recordarles que varios pueblos y territorios, como la pequeña Rusia, Georgia y Kazajstán, se convirtieron voluntariamente en parte de la potencia rusa en virtud de tratados. De hecho, esto significaba que los pueblos de estos países, de estas regiones, se salvaron del exterminio: en un caso, los polacos, en otro, los persas, en el tercero, los yurchen. En una palabra, estos pueblos fueron salvados gracias a su entrada en la potencia rusa.

Y nosotros, mientras tanto, no teníamos una división en metrópolis y posesiones coloniales. No tuvimos un robo en las afueras nacionales.

En el código (Sobornoye ulozheniye) 1649 del año, se dijo que “toda confiscación de tierras de los tártaros, mordva, chuvash, cheremis, bashkir por parte de nobles e hijos de boyardos está prohibida bajo la amenaza de la desgracia real”.

Además, la mayoría absoluta de los grupos étnicos que formaron parte de nuestro Estado no experimentó una disminución y degradación, sino, por el contrario, un crecimiento en número y una aceleración del desarrollo económico y cultural.

Las autoridades rusas llevaron a cabo una política religiosa cautelosa, no estaban demasiado cargadas con impuestos, y los representantes de la nobleza recibieron rangos, premios, ingresaron en la élite militar o estatal.

¿Podría haber algo similar en Estados Unidos, donde a fines del Siglo XIX, el número de indios (en comparación con el comienzo de la colonización de sus tierras por parte de los europeos), según las estimaciones más modestas, disminuyó 20 veces?

Al desarrollarse como Estado, Rusia integró grandes territorios, mientras que en 1637 se creó la orden siberiana, que se ocupó de lo que más tarde se convirtió en el prototipo de la política nacional. Incluso entonces se suponía que debía observar la tolerancia religiosa, no invadir las tierras, no interferir en el autogobierno interno de los pueblos.

Cuando hoy nos cuentan los altos estándares en Occidente, no olvidemos que ya teníamos todos estos estándares en el Siglo XVII. Esto es lo que podemos enseñar sobre cómo tratar a los pueblos que habitan en un país grande, y no al revés.

Y los pueblos de Siberia, hasta 1917, conservaron un alto grado de autonomía cultural. La preservación de las autonomías de los pueblos con su diversidad cultural, se diga lo que se diga, fue la base de la política nacional tanto del Reino de Moscú como del Imperio ruso.

Sin haber participado nunca en los crímenes del colonialismo, Rusia y especialmente la Unión Soviética desempeñaron un papel muy importante en la lucha de liberación de los pueblos del Este y del Sur en el Siglo XX.

Tanto el movimiento por la independencia de La India como la lucha por la libertad de África y el movimiento anticolonial en el sudeste asiático fueron inspirados, alimentados y apoyados en gran medida por la ayuda rusa y soviética.

Durante el período soviético, las élites locales se incluyeron en la nomenclatura soviética. En un Estado colonial es difícil imaginar a un nativo de la сolonia que ingresa a las autoridades centrales y ocupa altos cargos allí.

Occidente ve con razón la destrucción de sus imperios coloniales como la “mano de Moscú”, y no puede perdonarnos esto hasta ahora. Recordando las palabras de uno de los funcionarios de Bruselas, Josep Borrell, quien llamó a la Unión Europea un “jardín en flor” rodeado de jungla, llego a la conclusión de que la historia, desafortunadamente, no ha enseñado nada a nuestros socios.

Al aferrarse con todas sus fuerzas a la dominación eludida, el llamado Occidente colectivo continúa pensando en el antiguo paradigma del colonialismo, que hoy se conoce como “orden basado en reglas.

Rusia aboga por la seguridad general y una paz duradera basada en el respeto de los Estados grandes y pequeños. Lo principal es deshacerse del enfoque de bloque, del legado de la época colonial y la Guerra Fría.

Queremos que la diversidad del mundo no sólo se mantenga, sino que sea la base del desarrollo universal. Imponer a cualquier país o pueblo cómo vivir, cómo sentirse, debe estar prohibido.

Sólo una verdadera diversidad cultural y civilizatoria garantizará el bienestar de las personas y el equilibrio de intereses. 


Escrito por Nikolay Sofinskiy .

Embajador de Rusia en México


Notas relacionadas

El mandatario ruso propuso a su homólogo estadounidense tener una conversación y no un debate, luego de las declaraciones de Biden la Putin.

Las Dos Sesiones han demostrado plenamente la ley de oro del desarrollo de China. Con las cinco ­­le­tras de la palabra China, quisiera analizar las cinco señales transmitidas:

Las contribuciones de Heráclito al pensamiento filosófico no se pueden exponer profundamente en un texto como el presente, pero sí es posible recuperar una, aquella que se condensa en este título.

El mandatario ruso Vladimir Putin afirmó que la humanidad se enfrenta a dos opciones: "seguir amontonando una carga de problemas o encontrar juntos una solución", por lo que "tarde o temprano" Occidente deberá dialogar para abordar un futuro común.

La obra Gente de la ciencia rusa (disponible en ruso) es una colección de ensayos reunidos por el

Moscú espera que no solo se encuentre a los perpetradores, sino también a los que ordenaron el magnicidio.

Cada 14 de marzo se celebra el a la Matemática. Esta fecha fue elegida en virtud de que hace alusión a 3.14, que es el valor aproximado del enigmático número Pi (π).

Sabemos que la comida nos da energía para tener fuerzas para movernos de un lugar a otro, pero ¿cuántos sabemos cómo es que los músculos pueden funcionar con esta energía? Explico.

¿Qué alternativa tienen los pueblos de América Latina para tomar el poder del Estado e incluso ir más allá? “Leer a Lenin". Ha sido precisamente la ausencia del pensamiento leninista, que los movimientos populares no han explotado sus posibilidades de emancipación.

Occidente ve con razón la destrucción de sus imperios coloniales como la “mano de Moscú”, y no puede perdonarnos esto hasta ahora. Recordando las palabras de uno de los funcionarios de Bruselas, Josep Borrell, la historia, desafortunadamente, no ha enseñado nada a nuestros socios.

El nazismo ucraniano está derrotado, aunque sus aliados se empeñen afanosamente en aparentar lo contrario recurriendo a la abierta mentira en la prensa mundial. Los signos del agotamiento son inocultables.

Hoy día las leyes y la población están sometidas al dominio del capital. Bajo las leyes del mercado, la población entera está sometida; y en lugar de ciudadanía lo que hay es gente explotada: proletariado.

Embajador Nikolay Sofinskiy recibe al líder nacional de Antorcha en la Embajada Rusa.

En sólo un par de párrafos, Del Campo reseña las importantes labores que entonces realizaban los evangelistas para las mayorías de la capital de la República que no sabían leer y escribir.

La conferencia Rusia-América Latina es de gran trascendencia para el mundo entero. La construcción de un mundo multipolar es fundamental y amerita los esfuerzos de todos los pueblos, los partidos progresistas y las clases gobernantes.

Edición impresa

Editorial

Guerrero, entidad fuera de control


La rabia y la indignación, así como la exigencia de justicia y acción rápida de las autoridades correspondientes son resultado de la actitud omisa del gobierno del estado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1129