Cargando, por favor espere...

Manuel del Cabral, uno de los poetas mayores de América (II de II)
Carta a mi padre es su respuesta poética, la justificación de su existencia al servicio de algo superior, el arte… al servicio de los ideales más elevados de la humanidad.
Cargando...

Luego de cursar la educación elemental y secundaria en su natal Santiago de los Caballeros, Manuel del Cabral Tavárez inició estudios de derecho en la Universidad de Santo Domingo, pero abandonó las aulas para dedicarse a la literatura, su verdadera vocación, frustrando los deseos de su padre, que deseaba verlo convertido en un abogado de renombre. Carta a mi padre es su respuesta poética, la justificación de su existencia al servicio de algo superior, el arte… al servicio de los ideales más elevados de la humanidad.

¿Qué más quieres de mí? ¿Qué otras cosas mejores?

Padre mío,

lo que me diste en carne te lo devuelvo en flores.

Estas cosas, comprende, ya no puedo callarte.

Yo, como el alfarero con su arcilla en la mano,

lo que me diste en barro te lo devuelvo en arte.

Creo ya, que ves claro, por qué levantar puedo

este lodo animal –espeso de pensar–.

¡Siempre habrá un alfarero con su sueño en los dedos!

Padre mío, ya ves,

el agua que me diste, venía de una oscura

profundidad de vida, pero como los ríos

primeros de la tierra, aquel goterón mío

se me llenó de altura...

Qué más quieres, no pudo

hacerse licenciado mi corazón desnudo.

Era mucho pedirle, padre mío, ¡no sabes

lo grave que es a veces

un hombre que en el pecho le entierran viva un ave!

Quizá, por eso, aquello

que me dieron horrible, preferí darlo bello.

Diáfano para el trino; para negocios, bruto,

éste es el fruto:

con un poco de ti, y un poco del destino

que me puso en la mano

lo divino

con lo humano,

todo lo que en la carne hay de oscuro y perverso

te lo devuelvo en verso.

Qué más quiero, ¿mi herencia? Para qué, padre mío.

Por mi herida de hombre sale un niño cantando.

¡Lo que la tierra piensa, se hace voz en el río!

Hueso del canto es un contundente poema incluido en Pedrada planetaria (1958); en él, Manuel del Cabral reafirma su vocación de poeta popular: a pesar del hambre, el frío, las carencias materiales y las acechanzas del gobernante y el arzobispo que intentan adocenar su canto, él “sigue poeta” a pesar de todo, pues ha entendido que la misión de la poesía es darle alas al mundo.

Súbito un piano me mastica el pecho;

nunca fueron más tiernos tantos dientes.

Yo soy un lujo de este siglo: pienso.

Secretean mis tripas como trampas

de violines caníbales.

Esto es vital pero también romántico,

si a través de mi cuerpo pasan las golondrinas

alimentadas por mi transparencia.

Pero un pan me persigue si me alelo,

mas yo sigo poeta.

A estafador se mete mi silencio carnívoro,

mas yo sigo poeta.

Se me vuelven ministros los colmillos,

mas yo sigo poeta.

Los arzobispos se me cuelan, trepan

hasta mi yo que está decente huyendo.

Mas yo sigo poeta.

 

Pican la piel de mi apellido hormigas,

pero yo estoy de espaldas,

no soy tiempo.

Conspiradores besan mis flaquezas,

pero mi ser no sale.

Se me acerca una voz, pide mi espacio,

entretiene mi sí, no mi por qué;

mi yo no sale.

El planeta me dice: «estoy volando».

Son mis alas, le digo,

son mis alas...

En República Dominicana ganó prácticamente todos los premios; en 1992 le fue otorgado el Premio Nacional de Literatura; fue propuesto para el premio Cervantes en España, el Caonabo de Oro en Santo Domingo y el Prometeo de Oro, en Madrid; en Buenos Aires, Argentina, recibió el Premio de Literatura Martín Fierro, uno de los más importantes en Latinoamérica y Europa. 


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Dice Alfonso X que un tirano es un señor cruel que, habiéndose apoderado de un reino mediante la fuerza, el engaño o la traición, prefiere actuar en beneficio propio y no en el bien común

Mendes no hizo, como señalan varios "críticos", una cinta bélica; Mendes hizo un filme antibélico, que rinde homenaje a otras cintas como "Sendero de gloria" o "Salvando al soldado Ryan".

Tuqan ha sido descrita como una de las tres grandes poetisas árabes de la poesía moderna junto a la iraquí Nazik Al-Malaika y la jordano-palestina Salma Jayyusi.

Editorial Esténtor lanzó este día la colección en cinco tomos del libro “Antorcha dice…” del autor Aquiles Córdova Morán. 

Su cuarta recopilación, No queda mucho tiempo para amar fue un punto de inflexión en la carrera del poeta, como análisis de la aceptación de la vida, y las maravillas de la naturaleza.

La cinta es una parábola de la dictadura militar, en la que el gobernante no es el dechado de virtudes, sino un opresor y un ejemplo de la peor ruindad que puede anidar en un directivo.

El rol preponderante de la madre mexicana en la sociedad actual es un tópico recurrente; pero es nada si lo comparamos con el destacado sitio en que los antiguos pobladores de estas tierras tenían a esta Madre de los Dioses.

   No hay duda, pues, de que Lincoln y Marx coincidían en la urgente necesidad de acabar con la esclavitud.

El alto desarrollo alcanzado por la matemática, se debe fundamentalmente al desarrollo conjuntista, que permite precisar, sistematizar, crear objetos matemáticos y sus conexiones con relativa facilidad.

El discurso artístico en la convulsa Rusia de principios del Siglo XX, calificó después a "La madre" como la piedra fundacional del realismo socialista y al escritor Máximo Gorki, como su padre intelectual.

El evento será el 30 de julio a las 17:00 horas en el Palacio Municipal de Atlixco, donde se exhibirán vestimenta y accesorios elaborados bajo las técnicas artesanales de joyería, chaquira y palma.

El Roman de Renart, famosa colección de narraciones de aventuras sucedidas a animales que viven, actúan y razonan como humanos

La cinta expresa –mediante una parábola– la visión pesimista de la realizadora sobre la condición humana.

En la década de 1960, lo más importante de su pluma fue Canciones rusas (1967), donde el autor regresaba a un neosimbolismo intimista.

En su libro "Lo que está mal en el mundo", Chesterton afirma que “la plebe nunca puede rebelarse si no es conservadora, al menos lo bastante como para haber conservado alguna razón para rebelarse”.