Cargando, por favor espere...

LUIS ROSADO VEGA
Poeta y periodista nació el 21 de julio de 1873 en Chemax, Yucatán.
Cargando...

Poeta y periodista nació el 21 de julio de 1873 en Chemax, Yucatán. Desde joven colabpró como redactor en la Revista de Mérida donde se relacionó con Delio Moreno Cantón y Carlos Menéndez, quienes impulsaron su carrera periodística. Tuvo una gran participación política en su estado, fue regidor del ayundamiento de Mérida y secretario particular de los gobernadores Nicolás Cámara Vale (1913) y Eleuterio Ávila (1914); pero se autoexilió en Cuba cuando subió al poder Salvador Alvarado. Dos años después regresó a Yucatán y se unió al Partido Socialista del Sureste donde fue partidario y amigo de Felipe Carrillo Puerto. Fue director del Museo Yucateco de Arqueología e Historia, director del Ateneo de Ciencias y Artes en Tlaxacala, colaborador en revistas de la península como Pimienta y mostazaArtes y LetrasEl Palenque LiterarioÁlbum YucatecoEl Ateneo de MéridaDiario de Yucatán. A nivel nacional alacnzó fama por la letra de la famosa canción Peregrina, composición que Felipe Carrillo dedicó le encargó para dedicársela a la periodista estadounidense Anna Reed. Falleció el 31 de octubre de 1958.

Peregrina

Música de Ricardo Palmerín Pavia

Peregrina, de ojos claros y divinos

y mejillas encendidas de arrebol,

mujercita de los labios purpurinos

y radiante cabellera como el sol.

 

Peregrina, que dejaste tus lugares

los abetos y la nieve, y la nieve virginal

y viniste a refugiarte en mis palmares

bajo el cielo de mi tierra, de mi tierra tropical.

 

Las canoras, avecillas de mis prados,

por cantarte dan sus trinos si te ven

y las flores de nectarios perfumados

te acarician en los labios, en los labios y en la sien.

 

Cuando dejes mis palmares y mi sierra,

Peregrina del semblante encantador,

no te olvides, no te olvides de mi tierra,

no te olvides, no te olvides de mi amor.

Cristo está en el desierto

Mujer, mujer, hay huésped en casa,

saca el mantel más blanco y más fino,

enciende la brasa,

y prepara la leche y la hogaza,

y el vino.

 

Entretanto preparas la cena,

si en soltarle la lengua te apuras,

contará con su plática amena

sus hazañas y sus aventuras.

 

Quedaremos al oirlo perplejos,

sabe mucho y parece tan listo…

como viene de lejos, de lejos,

sabe Dios cuántas cosas ha visto.

 

Mira, mirá, mujer, sus miradas

parecen tan dulces y tan intranquilas…

sus pupilas parecen veladas,

¿qué tendrá, qué tendrá en las pupilas?

 

Sin duda que viene cansado

y desfallecido,

tiene lleno de polvo el cayado

y lleno de polvo el vestido.

 

Bien venido… llegad, caminante;

esta casa será vuestro abrigo,

y seréis bien servido al instante,

pasad, adelante,

pasad, buen amigo.

 

Dejad el cayado y el zurrón,

y si estáis fatigado,

sediento y cansino,

descansad, descansad a mi lado

y apurad este trago de vino.

 

Cuente lo que ha visto…¡habrá sido tanto!

como viene de tierras tan lueñas…

—Contaré lo que he visto, entretanto

preparas la hagaza, si en ello te empeñas.

 

—Habrá visto muy bellos lugares,

muy ricos palacios y poéticas villas,

y ciudades, montañas y.mares;

habrá visto muchas, muchas maravillas.

 

—Ni ciudades ni villas he visto,

aunque voy por doquier caminando.

En mi senda sólo he visto a Cristo

y ¡ay de mí! lo encontré agonizando.

 

—¡Qué decís!... si ha dos siglos que ha muerto

y está ahora en los cielos reinando.

—No es verdad, Cristo está en el desierto,

y ha dos siglos que está agonizando.

 

Cristo está en el desierto y me dijo,

y no sé si al hablarte te aflijo,

aunque entiendo que al oirme te asombres —

ve a los hombres y diles que al Hijo

aun lo siguen matando los hombres.

 

—¡Oh! señor, si es que estáis en lo cierto,

hasta cuándo su muerte, hasta cuándo?

—No lo sé… Cristo está en el desierto

y ha dos siglos que está agonizando.

 

Porque tengo sed

Sé tú mi Samaritana, que yo soy un peregrino

que ha llegado de muy lejos y a través de una sabana

muy negra, y bajo una dura hostilidad del destino;

la sed abrasa mi cuerpo; sé tú mi Samaritana.

 

¿No ves el polvo que cae de mi báculo y mi manto?

¿No miras en mis sandalias las huellas de los abrojos?

¿No miras mi frente llena de sudor y de quebranto

y una inmensa pesadumbre apagándome los ojos?

 

Soy aquel que te buscaba por mis callados desiertos,

soy aquel que te buscaba por mis rutas tan sombrías,

con tu nombre entre mis labios y mis ojos muy abiertos,

cual dos interrogaciones, a todas las lejanías.

 

Soy aquel que te buscaba buscando una primavera

que germinara rosales en el polvo de mi ruta;

tus manos rebosan flores y mirtos tu cabellera,

y yo voy en una triste desolación absoluta.

 

Soy aquel que te buscaba por praderas y por montes;

y, como de tu existencia vanamente, en mi amargura,

pregunté a todas las cimas y a todos los horizontes,

bajé de mis esperanzas y me quedé en la llanura.

 

Y no hallé palma ninguna que amparara mi fatiga,

ni manantial que me diera la frescura de su seno;

dame, pues, un poco de agua y rais dolores mitiga,

que la sed quema mis carnes y tu cántaro está lleno.

 

Dame, pues, de tu agua pura, que ya es mucho mi tormento,

y esa agua ablución bendita para mi espíritu sea.

Tú eres buena y compasiva. ¡Da de beber al sediento,

cual la mujer de Samaría a Jesús de Galilea!

 

Así

Jirón de niebla, azul que en la mañana

en los espacios límpidos se mece,

y luego se evapora y desparece

del horizonte en la extensión lejana.

 

Copo de espuma, cristalina y vana,

que surge y tembladora se estremece,

y que luego fugaz se desvanece

en el lago, en el mar, en la fontana.

 

Así las ilusiones, leve bruma

que brota en el humano pensamiento

pero que pronto el desengaño esfuma;

 

y la esperanza, gloria de un momento,

jirón de niebla azul, copo de espuma

que apenas nacen los dispersa el viento.

 

Puesto en ti mi pensamiento
A la dulce emoción de tú presencia,

emigrará mi espíritu hacia el tuyo,

y si nota eres tú, yo seré arrullo,

y si lira eres tú, seré candencia.

 

Seré un vaso de amor si eres esencia;

si brisa matinal, seré murmullo,

y raudo colibrí, si eres capullo

que se abre en el vergel de mi existencia.

 

Si eres ala gentil, yo seré vuelo;

onda suspiradora, si eres río,

y pálido cendal, si tú eres bruma;

arrebolada nube, si eres cielo,

y cálido vapor, si eres rocío,

y encaje de cristal, si eres espuma.

 

Sin palabras

Aquella tarde floreció en mi alma

todo un jardín de dulces agonías…

 

Ella estaba a mi lado dulcemente

matándome de amor. Algo sin nombre

sentíamos vivir dentro nosotros

llorando en nuestro ser. Ella callaba

con un silencio amargo. Yo veía

sus ojos y después miraba al cielo,

y sus ojos y el cielo estaban tristes

como todas las grandes lejanías.

El bosque estaba mudo, ni un latido

se escuchaba en las frondas. Solamente

el palpitar cansado

de nuestros dos cansados corazones,

sonaba en la quietud de la arboleda

como un ritmo lejano de la vida…

 

Fué cuando el dulce otoño:

cayó una hoja silenciosamente,

la miramos caer… y en el momento

en que el suelo tocó, moduló el aire

una de esas historias sin palabras

que se oyen una vez y no se olvidan…

 

Y luego se buscaron nuestros ojos

y aunque estaban henchidos de preguntas,

callábamos… callábamos… callábamos…

 

De pronto se escápó de la arboleda,

forzando el vuelo, un pájaro. Tenía

un ala rota!... Fatigosamente

alcanzó la más próxima montaña

y allí cayó. Su canto entristecido

se dilató en los aires. ¡Era el último!

Fue un cantar misterioso el que escuchamos

venir de la montaña. En él había

todas las dulcedumbres del recuerdo

cantadas con el canto de la muerte:

la fronda, el nido, el césped, la fontana,

los espacios, las ricas sementeras,

y los granos de trigo y los rastrojos

y hasta aquellos labriegos que veía

mañana tras mañana ir a los campos

a consumir sus- fuerzas santamente.

 

Murió el ave. ¿Qué mano y cuál saeta

la mataron? ¿O es ley que toda ala

se ha de romper? Mirábamos la cumbre

ella y. yo al mismo tiempo… era un sepulcro.

 

Se buscaron después nuestras miradas

y aunque estaban henchidas de preguntas

callábamos… callábamos… callábamos!

 

En la serenidad de aquella tarde

el “ángelus” lloró lejanamente,

lejanamente… El sol llegó a su linde

y se fué como un héroe desterrado.

 

Su postrero fulgor tembló en las cumbres

y en aquella en que el pájaro muriera,

puso como una ráfaga de sangre…

Después se apagó todo… en el espacio

se difundió el crepúsculo… caía

en la naturaleza como un duelo

sin esperanza… Y todo estaba triste,

y todo estaba pálido, y en todo

había como un algo fugitivo,

algo que se borraba, que se iba…

¡En todo! ¡En nuestro mismo pensamiento

y en la faz dilatada de las cosas!

 

Ella juntó sus manos con mis manos,

miré sus ojos, y sentí en los míos

toda la eternidad que vi en los suyos.

Todo callaba… Y todo parecía

que se estaba muriendo…¡hasta nosotros!

 

Nos alzamos, y entonces nos sentimos

dos jirones de aquel mismo crepúsculo,

dos sombras solamente de las muchas

en que la naturaleza se envolvía.

Dos sombras… y emprendimos nuestra marcha,

y otra vez se encontraron nuestros ojos,

y aunque estaban henchidos de preguntas

callábamos… callábamos… callábamos!


Escrito por Redacción


Notas relacionadas

Desde muy pequeño sintió afición por las letras y publicó su primera obra "Baal" cuando tenía 20 años. Sumamente rebelde, buscó en el arte la forma de entender la realidad.

A orillas del mar, historia llena de momentos de heroísmo en que grandes hombres defendieron causas que parecían ya perdidas.

Hoy, en el mundo se está preparando el terreno para iniciar el periodo de “excepción” que permita tomar medidas. El llamado a la guerra o a la austeridad no tardan en hacerse públicos.

Con el poema "La bailadora de rumba" se inaugura la poesía negra, esa poderosa corriente en la que pronto destacarían Guillén, José Zacarías Tallet y Emilio Ballagas.

La extinción de la naturaleza en los bosques del Chichinautzin-Ajusco, significa también una condena de muerte para quienes habitamos el Valle de México; y no podemos ni debemos permitir que eso suceda.

Tabaré es un poema épico cuyo objetivo es exaltar las acciones de los conquistadores españoles frente a la brava resistencia que los indígenas del Arauca conformaron en defensa de su territorio, el cual hoy forma parte de la República de Chile.

12 de noviembre de 1923 – 31 de enero de 2013. Nació en Córdova, Veracruz. Recibió el título de abogado en la Ciudad de México en 1950

Una figura del cine gringo que tuvo éxito a finales de la década de los 50 y comienzos de los 60 del siglo pasado fue Marilyn Monroe.

Fue un poeta, periodista, militar y político; considerado el exponente máximo de la literatura del gaucho por su poema El gaucho Martín Fierro.

"Second Life" (2003) fue el primer intento por crear un “metaverso”, una recreación virtual, pero sin la popularidad esperada, entonces, ¿por qué el concepto y la idea de un metaverso es algo relevante hoy?

Rafael López, logra reunir con habilidad, en esta poesía, las figuras egregias de nuestra historia.

La cinta presenta una estampa actual de España bajo la perspectiva de los efectos que han producido los desalojos de las viviendas de cientos de miles de familias empobrecidas en la Península Ibérica.

En la cinta, Mozart mantiene una rivalidad con el compositor Antonio Salieri, de quien algunos biógrafos señalan que no sólo compitió con Mozart, sino que llegó a plagiarle varias obras. Después de esto, el genio austriaco vive en la miseria y se aficiona al vino.

El título hace alusión al hombre, el único de 193 monos que carece de pelo en gran parte de su cuerpo y que no conserva rabo o cola, igual que chimpancés, gorilas y orangutanes.

Es poetisa, narradora, novelista Y autora de libros para niños. Sus poemas reunidos en "El nombre del pájaro" abordan la vida del pueblo con crudeza y franqueza, sin la romantización habitual de este tema.

Edición impresa

Editorial

Crisis alimentaria, bomba de tiempo


La existencia de esta bomba ha sido detectada y advertida por especialistas.

Las más leídas

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1138