Cargando, por favor espere...

La politización, hija de la cultura
Puede afirmarse que para tener una posición política es necesario, antes que todo, conocer la política. Más simple aún: estar educados para ampliar las ideas.
Cargando...

Un microcuento narra que un par de peces se encuentra con un delfín que les dice: “¡Qué tal van! Mucha suerte con esta corriente: es la más rápida del océano!” Sin decir más, el delfín se aleja y uno de ellos, desconcertado, pregunta al otro: “¿Corriente? ¿Cuál corriente?” Aún más confundido, el otro le responde: “Olvida la corriente ¡Qué diablos es un océano!” 

Aunque parezca increíble, por muy contundente que la realidad se ofrezca a los sentidos del hombre, éste no logra comprenderla inmediatamente. La inequidad social, la pobreza, el desempleo y la ignorancia, pese a que son calamidades padecidas por la mayoría de los habitantes del mundo son explicadas de diferente modos y generan conclusiones falsas e inexactas que llevan al pesimismo, a la inacción política, a la resignación y, desde luego, a la conservación del estado de cosas. Puede afirmarse que para tener una posición política es necesario, antes que todo, conocer la política. Más simple aún: estar educados para ampliar las ideas.

Aquí debe considerarse que la pobreza material conduce, casi invariablemente, a la miseria intelectual. No puede existir razonamiento crítico sin una sólida educación. Por eso es esencial que un partido, que se proponga realmente erradicar la desigualdad social se esfuerce por proveer de cultura política a las mayorías. Esta responsabilidad crece cuando se toma el poder. Es ésta su prueba de fuego, promover la equidad social a partir del desarrollo económico y crear las condiciones para impulsar una gran cruzada educativa.

Esto no implica solo la impresión de libros –aunque es un medio muy importante– sino también la construcción y el mantenimiento de la infraestructura educativa (edificios, salones, etc.), así como la inversión suficiente en tecnología, que incluye tanto el fluido de energía eléctrica como las conexiones a Internet. En una palabra: una inversión cuantiosa en educación y no el subejercicio presupuestal que practica desde hace tres años el gobierno de la llamada “Cuarta Transformación” (4T).

El recorte presupuestal aplicado este año a la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) es una de las prácticas negativas con las que esta administración federal ha estado precarizando al sector cultural de México. En un seminario sobre la situación de la cultura en este país y en Brasil, el investigador Néstor García Canclini señaló:

“El nuevo gobierno conducido por López Obrador ha dado preferencia a algunos macroproyectos, uno de ellos en la capital, que es la transformación y la ampliación del Centro cultural y natural del Bosque de Chapultepec”; y agregó que, sin embargo, estos cambios se han ejecutado con “una baja innovación institucional en relación con las mutaciones tecnológicas y estructurales, un presupuesto deficiente que ha ido decreciendo y con mínimos estudios evaluativos” (El Universal, 20 de enero de 2021).

A este diagnóstico hay que añadir que en el gobierno de la 4T tampoco se advierte un interés genuino por divulgar las bellas artes con la intención no solo de satisfacer el mero placer individual, sino también de aplicar una política que ensanche miras intelectuales y políticas de las mayorías trabajadoras. Abundan los estudios que confirman que las artes impulsan el desarrollo cognitivo y la sensibilidad, y que aumentan la capacidad del individuo para generar empatía hacía el dolor de otras personas. Basta con citar las palabras de Lev Vigotsky, uno de los más destacados teóricos de la psicología del desarrollo: “Inicialmente, una emoción es individual, y solo por medio de una obra de arte se hace social. (…) El arte es un sentimiento social expandido, o una técnica de los sentimientos”.

En resumen, el nulo impulso educativo –o mal proyectado por la corrupta Delfina Gómez, Secretaria de Educación Pública (SEP)– revela que el obradorismo no se propone involucrar a las masas en un cambio integral y definitivo mediante la ejecución de una inmensa labor educativa y artística. Lejos de ello, lo único que lo ocupa es la práctica, desde el púlpito residencial, de una política electoral en la que usa la mentira, la desinformación y la superstición para mantener a su partido en el poder.

Para que una revolución sea verdadera debe sostenerse con la participación consciente de las masas, un despertar que no se logra en un día porque requiere una intensa labor de organización social y política pero, sobre todo, el fomento educativo y cultural. Sin el cumplimiento de estas tareas, el océano permanecerá tan inmenso e invisible como siempre para los peces del microcuento.


Escrito por Marco Antonio Aquiáhuatl Rivera

COLUMNISTA


Notas relacionadas

La alegoría en que la Higuera es el hombre sin instrucción, crecido en la miseria y el desamparo, mientras el jardinero es el Maestro.

La cinta de Terrence Malick está basada en hechos reales y nos narra el ejemplo de un hombre que termina siendo ejecutado en la Alemania nazi por sus ideas y su posición frente a la guerra.

Firmados bajo el seudónimo de Hortensia, vieron la luz los primeros versos de la poetisa yucateca Gertrudis Tenorio, cuando ésta contaba 19 años. Era una época difícil para la poesía femenina.

La guerra silenciosa es un filme que retrata la tragedia de los obreros y de los pueblos del mundo que se dividen, hecho que permite a los expoliadores de la humanidad ejercer su dominio sin preocupación.

Este documental presenta la historia “delictiva” de cuatro adolescentes palestinos que fueron sometidos a interrogatorios y sentenciados por juzgados militares israelíes por el “delito” de arrojar piedras a miembros del ejército hebreo.

“El paciente podrá hacer llamadas telefónicas, manejar una computadora o comunicarse sin la necesidad de mover sus propios músculos, que actualmente están comprometidos", afirmó el multimillonario Elon Musk.

Su poema Palabras por los niños de Kerch, aborda uno de los aspectos más escalofriantes de la Segunda Guerra Mundial: el asesinato en masa de niños (lo más preciado de una sociedad) en los territorios soviéticos ocupados por las tropas de Hitler.

"Dadnos del agua que hay en la tierra" es un extenso poema épico en siete Cantos en el que Incháustegui narra la proeza de un pueblo acosado por la sequía y decidido a vencer la sed ancestral que lo tortura desviando el cauce de un río.

La obra reivindica la igualdad entre los seres humanos independientemente de sus aptitudes mentales, ya que la “desigualdad de ingenios” no otorga a unos el derecho a mandar sobre otros, ni debe dar ocasión a la “desigualdad política”.

El Siglo XVII fue el gran viraje en la exploración humana: varios reinos se adueñaron de los océanos Atlántico y Pacífico y Oceanía (Australia y Nueva Zelanda) y de buena parte de las regiones de India y China...

Es difícil imaginar una sociedad mejor sin una buena actividad artística, que, junto a la educación, son condiciones básicas para que la mujer y el hombre quieran transformar la caduca sociedad en que vivimos y fundar una nueva.

Conocer la historia palestina y difundir las posturas en contra del relato oficial, son actos que contribuyen a desenmascarar a aquellos que buscan crear la ilusión de que el mundo debe ser según la forma que más les convenga.

¿Dónde radica la importancia de la educación de los individuos? Responder a esta cuestión es lo complicado, no todos defienden las mismas formas y los mismos contenidos. Vayamos por partes.

Couttolenc se especializa en mezcla de sonido cinematográfico y dentro de su trabajo se encuentran producciones Luz Silenciosa, Güeros, La Jaula de Oro, entre otros.

Los arqueólogos han hallado 68 mausoleos de la civilización de la ciudad de Buto, que fue capital del Bajo Egipto (norte) antes de la unificación con el reino del sur.

Edición impresa

Editorial

La farmacia más grande del mundo


A cinco meses de inaugurada, la Megafarmacia sólo es grande en extensión: el gobierno compró, por una millonada, un almacén ubicado sobre 42 hectáreas.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1135