Cargando, por favor espere...

Gustavo Valcárcel, poeta y revolucionario peruano
Destacado luchador por la causa de los oprimidos del mundo. Su vida está ligada a las luchas libertarias de los pueblos latinoamericanos en la segunda mitad del Siglo XX.
Cargando...

Destacado luchador por la causa de los oprimidos del mundo, la vida del poeta y periodista peruano Gustavo Valcárcel Velasco (Arequipa, 1921-Lima, 1990) está ligada indisolublemente a las luchas libertarias de los pueblos latinoamericanos en la segunda mitad del Siglo XX.

Interno desde los seis años en el Colegio Salesiano de Lima, al que consideraría una “prisión camuflada de colegio” (*) la inhumana educación “religiosa”, los abusos y aberraciones presenciados ahí alimentarían su futuro ateísmo, su rebeldía anticlerical y su rechazo al adoctrinamiento fascistoide en las escuelas católicas.

En 1939 ingresó a la Universidad de San Carlos, pero su paso fugaz por la Escuela de Ciencias terminó cuando fue expulsado por encabezar una protesta estudiantil contra un “obtuso profesor de anatomía”; para fortuna de la literatura peruana y mundial cambió la medicina por las letras, carrera que tampoco terminaría al abrazar la lucha política en un Perú en plena efervescencia en la que el poeta se sumergió, asumiendo su destino de perseguido, preso político y “transterrado”, como Alfonso Reyes definiría la condición de Valcárcel y muchos luchadores más, exiliados en México en los duros tiempos de las dictaduras militares latinoamericanas.

De su etapa estudiantil data la amistad con los fundadores de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), el ingreso a este partido y su prolongada militancia, disuelta durante su exilio mexicano por desacuerdos teóricos, entre los que destacan su admiración por la gran obra de la Unión Soviética, la China comunista y sus convicciones marxistas.

A los 18 años sufriría el primero de numerosos episodios de prisión política; y en 1940, capturado en una redada contra el aprismo, fue sometido a tortura física y psicológica que inspiraría, años más tarde, La prisión, desgarradora novela escrita desde México en 1951, que pronto se convertiría en un libro de culto con el que los luchadores sociales excarcelados se sintieron identificados de inmediato.

Preso por cuarta ocasión (según sus memorias), fue torturado para obligarlo a revelar el sitio en que se imprimía La Tribuna, periódico aprista; habiéndose negado a hablar, fue confinado por 11 días en una estrechísima, oscura y pestilente mazmorra, tormento que resistió con valentía.

Los primeros versos de este gran poeta revolucionario aparecieron en los Cuadernos Trimestrales de Poesía, revista literaria bajo la dirección de Guillermo Carnero Hoke; en el Número 7, correspondiente al mes de mayo de 1943, se publicó el poema José Olaya, dedicado “Al señor Luis A. de Souza Ferreira” y que enaltece la figura del indígena José Silverio Olaya Balandra, mártir –en el Siglo XIX– del movimiento independentista del Perú; delatada su labor de mensajero de los insurrectos, fue preso y sometido a espantosa tortura frente a su propia madre para que delatara a los patriotas y después colgado –ante su heroico silencio– cerca de la plaza mayor de Lima. El poeta se refiere a él como “yunga milenario”, “pescador padre del pueblo” en una conmovedora elegía que hoy publicamos en esta Tribuna.

 

¡Pescadores, silencio

que está muriendo Olaya!

Ahóganse sus ojos en las sombras,

sus manos sin uñas enrojecen la tierra

palpando la idea turbia de la muerte,

i no encuentra ribera

para dejar su cuerpo entre las olas

que van a morir a la isla encantada.

¡Pescadores, silencio!

Un gemido asciende hasta sus labios,

nadan sus brazos del abismo a la muerte

y está solo con su secreto adentro

hundiéndose en la inercia del polvo para siempre.

¡José Olaya ha muerto!

Pescadores, ¡silencio!

Tu piel oscurecida,

tus mensajes marinos,

tus uñas desgarradas,

tu martirio,

tu muerte.

Todo lo recuerdan los olanes de espuma,

los caracoles i vientos que te gimieron cien años,

las arenas difuntas en las playas de entonces

i el crepúsculo diario que tañe bajo el mar.

Todo, José Olaya,

desde tu costa hasta el istmo que te separa del mundo.

Hoy

la nostalgia coralina,

los arrecifes, las algas i los peces

descubren tu silencio más oceánico

para vencer tu insomnio de plomos y fusiles.

Entre neblinas y mareas,

entre músculos de viento perfumado,

te va cercando el sueño,

te besará las sienes i llevará tu sombra

a las aguas santas del lucero.

Duerme en paz, nocturno capitán,

i sueña con tu tierra, que ya murió Rodil.

Yunga milenario,

pescador padre del pueblo,

por ti doblan las brisas en el puerto,

por ti paz i silencio entre las rocas;

lloran los musgos agobiados de pena,

pensamientos de nubes te recuerdan

i en Chorrillos de noche,

por ti es más triste cada vez el mar

como el Real Felipe que recibió tu sangre.

 

* A quien guste conocer más, recomendamos el siguiente blog, a cargo de la esposa e hijos del poeta:  http://gustavoyvioletavalcarcel.blogspot.com/2009/02/biografia-y-obra-de-gustavo-valcarcel.htm


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

La historia de los siglos posteriores dirá con toda contundencia su juicio final sobre el papel y el carácter del arte posmoderno. Por el momento, podemos indicar que el posmodernismo filosófico es una idea falsa. Te cuento por qué.

Admirador del pasado y conmovido por el sufrimiento de su pueblo, la poesía de Vicente Alemán adopta un tono de compromiso político y de adhesión a la causa de los humildes de la tierra.

La sed de dinero no se colma porque éste no se creó para satisfacer una necesidad precisa, sino como un medio para diversos fines.

Los fabliaux (“hablillas”) son pícaros cuentos medievales franceses escritos en verso cuyos protagonistas son tipos populares cuyas aventuras se relatan con la intención de despertar la hilaridad.

Fue una de las pocas escritoras dominicanas de la primera mitad del Siglo XX que logró destacar en un medio literario predominantemente masculino, su poesía aboga por reivindicar a la mujer de su época.

Nació en la imperial ciudad de Toledo, en 1503 y murió el 14 de octubre de 1536.

Además de su inmensa labor pública, Vasconcelos fue autor de una veintena de libros de contenido literario y filosófico que apenas adornaba con algunas figuras metafóricas; destacan particularmente su rigor crítico e irónico.

Este libro reúne pronunciamientos hechos por el ingeniero Aquiles Córdova, en los que toca temas políticos, económicos y sociales de actualidad y de envergadura nacional e internacional que afectan a México.

Publicado en 1920 y con dedicatoria a otra grande de las letras hispanoamericanas, Gabriela Mistral, el poema Letanías de la tierra muerta, de Alfonsina Storni, es una obra maestra de la lírica universal.

Poeta francés. Prácticamente ignorado en vida, su fama póstuma se inició cuando Paul Verlaine comentó su obra. A partir de entonces sería apreciado como un destacado representante del simbolismo, junto a Rimbaud, Lautréamont o el propio Verlaine.

Para sobrevivir, cientos de estos infantes se dedican a desactivar minas explosivas que después venden en el mercado negro

Se le considera una de las poetisas que “nació con el don de la poesía”, a los 14 años compuso su primer libro de versos, que recogió en un cuaderno publicado con la ayuda de los intelectuales que la rodeaban en Santiago de Cuba.

La cinta presenta una situación ficticia: en Rusia existe inestabilidad social y política; un grupo rebelde ultranacionalista quiere tomar el control de los misiles nucleares que posee Rusia y lanzarlos contra EE. UU.

Su obra ha sido interpretada por la crítica como una cartografía de la crisis del individuo árabe y un registro particular de la epopeya moderna palestina; ha cobrado la forma de voluminosas novelas que se reeditan año tras año.

Editorial Esténtor lanzó este día la colección en cinco tomos del libro “Antorcha dice…” del autor Aquiles Córdova Morán. 

Edición impresa

Editorial

La salud mexicana al término del sexenio


Dinamarca es el punto de comparación que eligió AMLO desde el principio para prometer una atención médica de primer mundo para todos los mexicanos.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1134