Cargando, por favor espere...

El pueblo mexicano tiene que volver a cantar
La música popular mexicana, del ingeniero Aquiles Córdova Morán, es un merecido homenaje a los cantantes, autores y compositores de nuestra música mexicana, tanto de la popular como de la clásica.
Cargando...

“Canten, soñadores diferentes, canten con el alma, denle alas a su corazón y no dejen de cantar; retornen a sus raíces, rescátenlas y reprodúzcanlas. Hagamos de México lo que fue en el pasado siglo en materia cultural y artística”: Aquiles Córdova Morán.

Es un placer para mí recomendar La música popular mexicana, del ingeniero Aquiles Córdova Morán, porque considero que este libro es una verdadera joya en el lago de literatura de baja calidad en el que nadamos actualmente.

Esta obra es un merecido homenaje a los cantantes, autores y compositores de nuestra música mexicana, tanto de la popular como de la clásica. En una época en que ya los jóvenes no conocen el legado de hombres como Guty Cárdenas, Miguel Aceves Mejía, Joaquín Pardavé, Alfonso Ortiz Tirado, Cuco Sánchez o Tata Nacho, y menos aún de El Jibarito, Severiano Briseño, Abundio Martínez, Ángela Peralta, Silvestre Revueltas o Juventino Rosas, La música popular mexicana los coloca nuevamente en la palestra, reconociendo lo mucho que hicieron por el desarrollo de la cultura en nuestro país y de nuestra identidad como mexicanos: por ejemplo, cómo fue que los bellísimos boleros de Agustín Lara y las rancheras de José Alfredo Jiménez sirvieron de dique contra la dominación de los ritmos estadounidenses en territorio mexicano.

En ese sentido, el libro tiene un componente todavía más importante: analiza a la música popular desde el contexto histórico de México. ¿Cómo surgió el gran Agustín Lara? ¿O músicos juglares que le cantaban al pueblo, registrando en sus letras la vida del México revolucionario? ¿O músicos tan excelsos, que lograron combinar magníficamente la música popular con la música de concierto, como Silvestre Revueltas, Manuel M. Ponce y José Pablo Moncayo, con su mundialmente aclamado Huapango? El autor deja claro que estos genios musicales no fueron producto de la casualidad, sino hechura de su época, de sus condiciones y de la situación económica, política y social por la que atravesaba México.

Además, como ya bosquejaba párrafos arriba, todos estos grandes compositores y músicos mexicanos, a su manera y a través de su arte, crearon, por muchísimos años, una barrera que protegió a México de la dominación cultural extranjera, que le permitió convertirse en un verdadero productor de arte de calidad; sus películas, sus canciones, sus actores, intérpretes y compositores aún se recuerdan en el mundo como los grandes representantes de un México que prometía esplendor y gloria.

Pero eso ha pasado ya. Hoy, completamente dominados por la música estadounidense y los ritmos extranjeros, los mexicanos hemos olvidado a nuestros grandes representantes de la música mexicana y, con ellos, hemos relegado nuestra propia historia; los boleros, las canciones rancheras y las canciones románticas, la trova y el corrido son ahora “música para viejitos” o “música aburrida y poco moderna”; nos hemos ensordecido con la música de tamborazos y baterías, con los sonidos del DJ y con las canciones pop que muestran mujeres y hombres desnudos. Ya no saboreamos, ya no paladeamos los buenos ritmos y nos dejamos obnubilar los sentidos con música que apela a nuestros más primitivos y animales instintos.

Sin embargo, el autor –estudioso científico de la realidad y, como resultado, visionario de hacia dónde debemos caminar para elevarnos verdaderamente como seres humanos integrales– no se queda en la explicación de las causas y el problema que acosa a la música (y al arte en general) hoy en día, invita al pueblo mexicano no solo a que recupere a sus grandes artistas sino, primordialmente, a que los vuelva a cantar, a que retome los valores de los compositores de antaño. Es una invitación necesaria porque, junto con la masificación de la música como mercancía, el ser humano se ha convertido en un ente pasivo, se le ha educado solamente para escuchar la música, ya no para cantarla, ya no para sentirla, ni para vivirla ni comprenderla, solamente para escuchar y lanzar su dinero a las grandes producciones de espectáculos que se montan con los artistas pop del momento.

La música popular mexicana es, en síntesis, un homenaje a nuestros grandes compositores y cantantes, además de un esfuerzo que invita al lector a compenetrarse de y a volver a cantar la música mexicana, la música que hizo historia por su belleza, con la intención de recuperarla para el pueblo. Asimismo, es un llamado a que impulsemos el desarrollo de la cultura en México, que actualmente se encuentra estancada, para que evolucione y vuelva a dar frutos tan ricos como los de antaño.


Escrito por Libia Carvajal

Colaboradora


Notas relacionadas

El evento será el 30 de julio a las 17:00 horas en el Palacio Municipal de Atlixco, donde se exhibirán vestimenta y accesorios elaborados bajo las técnicas artesanales de joyería, chaquira y palma.

El Festival Internacional Cervantino en su edición 48 tendrá lugar del 14 al 18 de octubre.

El Concurso de Declamación está hecha por niños y dedicada a los niños, a través de la melodía de bellas poesías como “El violín de Yanko”, “Tu risa”, “Del trópico”, “Vera violeta”, entre otras. 

En este ensayo, el poeta recuerda a su colega y amigo Manuel Acuña, quien se suicidó cuando sólo tenía 24 años, gozaba de gran fama como autor de versos y estaba a punto de graduarse como médico.

Hasta el momento han egresado de ese plantel 45 generaciones de estudiantes.

En este poema el autor narra la historia de alguien que ha encarcelado en jaulas de oro a un par de ruiseñores; disfrutaba de su bello canto, pero sólo al amanecer. Furioso por no poder oír a las aves durante el día, ordenó a sus criados que los dejaran ciegos.

Algo de capital importancia en los juicios de Nuremberg era demostrar cómo los nazis planearon y ejecutaron un plan de lavado de cerebros de los habitantes alemanes. Era necesario controlar las mentes de los germanos.

En este encuentro en el que todos convivieron como una gran familia, los hermanos Mixtecos bailaron y disfrutaron al ritmo de la música de cuerda.

“Las imágenes poéticas presentes en su literatura transfiguran la realidad ordinaria en un asombroso universo"

Las obras artísticas creadas para el consumo de la alta burguesía y las clases medias ilustradas (en subastas o salones de elite) son expresiones de arte encapsulado cuyo goce es muy limitado porque no aspira a la universalidad.

Los versos de Les Châtiments, de Víctor Hugo, que Díaz Mirón elige como epígrafe al poema, dan idea de lo que representa, en términos de ruptura con la tradición.

El documental presenta lo ocurrido en 1945, al término de la Segunda Guerra Mundial, cuando los jerarcas nazis sobrevivientes fueron llevados a juicio

La originalidad de su estilo consistió en unir el rico cromatismo con imágenes modernistas, dándole un sentido optimista de la vida.

La vida de van Gogh, sus sueños y obras están en exhibición en el Palacio Metropolitano, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Es imposible separar al arte de la realidad o del pensamiento del autor. Entre el arte y la ideología hay una relación mutua.

Edición impresa

Editorial

Guerrero, entidad fuera de control


La rabia y la indignación, así como la exigencia de justicia y acción rápida de las autoridades correspondientes son resultado de la actitud omisa del gobierno del estado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1129