Cargando, por favor espere...

El Hanal-Pixán, un poema gastronómico (I de II)
El poeta se muestra escéptico acerca de si los muertos vuelven o no cada año, aprovecha para condenar la decadencia artística de su época.
Cargando...

El otoño ha llegado puntual en 2020. Nos halla resistiendo los efectos de la crisis económica, la violencia y la inseguridad rampantes, la mortífera pandemia y la antipopular política del gobierno en turno. Miles de hogares se cubrieron de luto por las víctimas mortales de la ineptitud oficial. El Día de Muertos, este año, no podía quedar fuera de nuestras páginas.

Fiesta grande para el pueblo mexicano, los elementos prehispánicos y del “viejo mundo” se fusionan a lo largo del territorio nacional para dar paso a una explosión de color, sabores e imágenes que saturan los sentidos. Cada región conserva celosamente los elementos simbólicos, tradicionales, de la celebración. Flores, incienso, velas, comida, vasijas y ornamentos, son el vehículo externo para crear un estado de ánimo en que el pensamiento mágico parece contactar con las ánimas del Purgatorio que, según la conseja, tienen permiso para volver a este mundo cada año.

Los elementos visibles del Día de Muertos han sido con frecuencia objeto de una reelaboración ideológica. Es el caso del Romance del poeta Luis Rosado Vega titulado El Hanal-Pixán (“comida de las almas”), simpático retrato de la tradicional fiesta pagano-cristiana que entre el 1º y el 2 de noviembre se realiza en Yucatán. El poeta se muestra escéptico acerca de si los muertos vuelven o no cada año, aprovecha para condenar la decadencia artística de su época y adelanta que antes que volver, preferiría quedarse en el paraíso o incluso en el infierno.

No sé si los muertos vuelven

del que llaman “más allá”,

pero si vuelven cometen

la mayor barbaridad.

Yo muerto me quedaría

más allá del más allá,

y aunque Dios me lo mandara

no regresaba jamás

a este pícaro mundillo

en donde es fuerza topar

en cada paso que damos

con cien tontos y hasta más,

quinientos beocios, mil lelos,

y pare usted de contar,

¿volver al mundo?... ¡qué diantre!,

para volver a mirar

óleos cubistas que pintan

los que no saben pintar

y escuchar mil antiversos

¿también cubistas?... ¡qué va!

Mejor estar en el Cielo

para aprender a cantar

en los celestiales coros,

eso estará menos mal,

o si me toca el Infierno

aprender a preparar

las pailas en que se fríen

quienes al Infierno van,

y aun servir de guarda-espalda

al compadre Satanás,

todo eso está bien,

al cabo es más fácil de aguantar,

pero ¿volver a la Tierra?

¡Jesús, qué barbaridad!

Para recibir a las almas de los muertos que vienen cada año, las familias de la región preparan un banquete; si vienen o no, qué más da, dice el poeta… lo importante es que coman en esta única oportunidad anual; si solamente cenan una vez al año, ya se entiende por qué los muertos están siempre en los puros huesos.

No sé si los muertos vuelven

del famoso más allá,

aunque es dable que sí vuelvan

por lo que es fácil mirar,

pues miramos que anualmente

grandes banquetes les dan

en cementerios y casas

de esta muy noble ciudad

de Mérida y que en los pueblos

puede que les sirvan más,

lo cual no es raro ni absurdo

sino que es tradicional

desde que vino a este mundo

nuestra pobre humanidad,

pues desde los más remotos

pueblos de la antigüedad,

desde la edad de la piedra

y la edad del pedernal,

hasta los civilizados

pueblos de la actualidad

que gozan de las delicias

del grafófono y el jazz

que son supermaravillas

de nuestra presente edad,

fue costumbre inalterable

a los muertos obsequiar

con los platillos más típicos

de su mundana heredad;

¿que si los muertos regresan,

pero hombre, eso qué más dá?,

lo interesante es que coman,

que coman hasta no más,

lo que yo encuentro de malo

en tal costumbre ritual,

es que solo cada año

se les dé comida tal;

quizá por eso estén siempre

en estado y calidad

de míseros esqueletos,

–¡Jesús, qué pena me dan!–

pues ¿quién resiste esa dieta

de solo una cena anual?...


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Luego de la victoria porteña, compuso el poema titulado El triunfo argentino.

Varios inmuebles fueron arrasados por el fuego, entre ellos al menos dos plantas de la Biblioteca Jagger, refugio de valiosas colecciones de libros antiguos y manuscritos.

“Vivimos engañados, manipulados y nos hacen creer en verdades absolutas, esto de alguna manera está matando las capacidades de pensar de la humanidad

La edición de este año de la FIL tiene como invitado a la India, participan unas 2 mil 800 editoriales y tiene prevista la asistencia de más de 800 mil personas durante los diez días de la feria.

De acuerdo con los historiadores rusos Lev Petróvich Shibasov y Zinaida Fiódorovna Shibasova, la civilización de Egipto comenzó su esplendor económico y cultural a partir del siglo XX antes de nuestra era y con ella nació la geometría.

La Revolución de Xinhai de 1911 fue uno de los acontecimientos más trascendentes de la historia política china; terminó con un sistema imperial de dos milenios y dio origen al sistema republicano.

En este encuentro en el que todos convivieron como una gran familia, los hermanos Mixtecos bailaron y disfrutaron al ritmo de la música de cuerda.

En 1970 renunció a la candidatura para la presidencia de Chile en favor de Salvador Allende.

Fue el poeta romántico más aclamado en la Europa del S. XIX, gracias a la publicación de más de 20 poemarios y a sus actividades como periodista, ensayista, creador de novelas cortas de folletín y una militancia liberal, republicana y socialista utópica.

La cuestión palpitante, una de sus obras, tuvo un gran impacto social y el escándalo originado llevó a su marido a pedirle que cesara de escribir, lo que provoco la ruptura del matrimonio en 1884. En Francia, conoció la moderna novela rusa.

Desde los tamales sonorenses, yucatecos y los tradicionales hasta veganos podrás encontrar en una de las celebraciones gastronómicas más grandes de la Ciudad de México: la Fiesta del tamal, Cacao y Atole.

En su poema épico Nuevo mundo y conquista, Francisco de Terrazas da voz a la inconformidad de los criollos, descendientes de los conquistadores de la Nueva España, como él mismo fuera.

Esta metáfora llevaba consigo la importancia de que el periódico Iskra alcanzara la mayor parte del territorio ruso, que llevara la perspectiva que el partido tenía sobre cierto problema porque con esa chispa que llegaba era posible comenzar a construir la revolución.

De acuerdo con los grandes pensadores, el objeto real de la vida humana no está limitado a los bienes materiales, pues éstos solo conforman el aspecto “bestial” de la existencia y hay algo más allá de las necesidades de pan y vestido.

Este volumen es una colección de poemas que don Juan Ruiz escribió como un tratado de amor bueno (servir a Dios) y una condena al amor loco o malo (carnal o profano).