Cargando, por favor espere...

El cine mexicano sin los fideicomisos
La ley establece explícitamente el compromiso del Estado de fomentar e impulsar la creación artística.
Cargando...

La reciente eliminación de 109 fideicomisos golpea, entre muchas actividades dedicadas a la creatividad científica y artística, la cinematografía de nuestro país; pues entre los instrumentos desaparecidos se encuentra el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine).

Cada vez que alguien, en una charla, comenta lo malo que es el cine mexicano actual, tengo un as bajo la manga: le pido que mencione a cinco directores mexicanos vivos. Los mejor informados no pasan de la tríada comercializada de Hollywood: Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu.

Pocas manifestaciones artísticas tienen la peculiaridad –afortunada o desgraciada– de ser una fuente inagotable de explotación comercial masiva. El cine es una de ellas. Su influjo popular es tan aplastante que, por lo general, siempre hay un círculo de superhéroes, historias de terror y melodramas que se repite con solo algunas variaciones. El cine mexicano comercial es especialmente lamentable respecto a este vicio.

Sin embargo, vale la pena recordar que el cine es una expresión artística, un canal de la creación que tiene, como todas las artes, un desarrollo histórico, corrientes estéticas y figuras magistrales. Y que, como todas las expresiones artísticas, ha heredado a la cultura humana un legado invaluable. Desde esta perspectiva, el cine de arte tiene una función social equiparable a la de la literatura y la pintura.

En principio es falso que el cine mexicano contemporáneo sea malo; quien afirme lo contrario cimenta su juicio, casi siempre, en un foso profundo de ignorancia. La realidad es que el perfil actual del cine artístico mexicano no solo es rico por la diversidad de sus lenguajes, sino que exhibe, casi sin excepción, muchos de los problemas sociales más lacerantes de nuestra difícil realidad.

Y, de hecho, ésa es la función auténtica del arte, la única trascendente. Se equivoca quien asocia el entretenimiento y el esparcimiento cultural con la inactividad del pensamiento. La distracción no tiene que ser necesariamente pereza del aparato intelectual, y es constructiva solo cuando enriquece la forma de observar al mundo y sus problemas. Éste es el valor educativo del cine.

Las producciones fílmicas mexicanas estaban ya de por sí en una situación sumamente desventajosa, entre la espada y la pared. Por un lado, la dependencia económico-cultural hacia Estados Unidos (EE. UU.), la cual inunda el mercado nacional con producciones millonarias de valor educativo nulo. De este círculo vicioso participan, naturalmente, los capitales nacionales dedicados, por ejemplo, a la distribución y la exhibición. En el otro lado, el que cobra relevancia a propósito de la desaparición del Fidecine, había una atención gubernamental especialmente deficiente.

Quien diga que la creación artística no debe depender de subsidios gubernamentales debe recordar que, bajo nuestro modelo cultural, la ley establece explícitamente el compromiso del Estado de fomentar e impulsar la creación artística. Si bien el subsidio gubernamental directo no es la única manera para lograr esto, tampoco se ha hecho lo suficiente con las políticas públicas para explorar otras rutas de financiamiento, entre ellas la creación de circuitos económicamente rentables.

Eliminar este tipo de estímulos representa, en todos los aspectos, un enorme retroceso. Basta destacar uno de los más peligrosos: la desaparición del Fidecine no es más que la profundización del modelo neoliberal, solo que ahora aplicado a la cultura. Paso a paso, el Estado abandona su responsabilidad social de impulsar la creación artística del país.


Escrito por Aquiles Lázaro

Columnista de cultura


Notas relacionadas

La cultura tendrá que seguirse rascando con sus propias uñas, como lo ha hecho durante los últimos dos años.

El papel de la mujer en fechas como el Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres no son evaluadas con objetividad ni se difunden como merecen. Aquí rescatamos los grandes logros de la Revolución Rusa en favor de la mujer.

La poesía de Emilio Prados comenzó a reflejar la creciente politización de la vida cultural española

Una de las formas más claras que tenemos de comprender la particularidad teórica del enfoque marxista de la realidad es a partir de la estética

En esta breve compilación del autor hay otras muestras de su gran habilidad para dar “carnalidad” o “realidad” a sus parábolas y paradojas mediante el uso de mitos y figuras mitológicas.

El próximo miércoles 24 de febrero reabrirán nuevamente al público la Zona Arqueológica de Teotihuacán bajo estrictos protocolos de salud.

Las vanguardias irrumpían en las letras hispanoamericanas con su ruptura de las normas y con su reto a la tradición.

Pero a las masas empobrecidas del mundo de nada les sirve que algún político recite de memoria autores y obras.

Así como un deportista ama su actividad, lo encuentra entretenido, le gusta y goza, de igual manera un matemático, con sus objetos de estudio, ama intrínsecamente la disciplina, muchas veces sin esperar utilidad.

Además de tener 64 mil alemanes residentes en México, los nazis alardeaban de que para abrir un “frente sur” en la frontera norte disponían de 11 mil jóvenes mexicanos entrenados para tal efecto.

El reportaje de la televisora alemana DW "La guerra sucia en Yemen", de los periodistas franceses Guillaume Desquié y Nicolas Jaillard, revela que en Yemen ha existido una agresión sistemática de EE. UU. y algunos de sus gobiernos títeres.

En la obra, el autor incluye evaluaciones interesantes sobre la idiosincrasia, costumbres y tradiciones de la población de su país en esa centuria, en la anterior (XVI), en la del Siglo XVII y aun a inicios del XVIII.

Se inicia una nueva época para el desarrollo de la matemática con una nueva visión naturalista de influencia platónica, que tendrá notables repercusiones en el desarrollo humano.

Las clases trabajadoras aprenden de la historia y el cambio que por necesidad vendrá.

Hoy publicamos tres poemas feministas: ¿Qué diría?, un grito de rebeldía contra los convencionalismos sociales; Tú me quieres blanca, sobre el hombre y la mujer; e Irremediablemente, donde la poetisa se rebela a todo encarcelamiento de su espíritu.