Cargando, por favor espere...

Coyuntura geopolítica: Biden arremete contra China, ¿y México?
El argumento de por qué varios países no fueron invitados a la Cumbre de la Democracia, fue que no son países democráticos; el motivo real es que sus gobiernos se han negado a plegarse a los intereses estadounidenses.
Cargando...

Los días nueve y 10 de diciembre, el presidente de Estados Unidos (EE. UU.), Joseph Biden, encabezó la Cumbre por la Democracia, una reunión que convocó a representantes de varios países para supuestamente fortalecer el desarrollo de la democracia en el mundo. No todos los países asistieron, sino únicamente los que fueron invitados por el gobierno estadounidense. China, Rusia, Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, entre otros, no fueron invitados. El argumento esgrimido fue que no son países democráticos, pero el motivo real o de fondo no es que sean ajenos a este sistema político, sino que sus gobiernos se han negado a plegarse a los intereses estadounidenses. Después de cuatro años de la administración Trump, Biden busca “lavar la cara a EE. UU”. frente a sus aliados internacionales y reclama para sí el papel de “líder del mundo libre”.

Paralelamente, Biden ha endurecido su presión contra China porque boicotea los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán en Beijing en 2022. El seis de diciembre, Washington declaró que no enviará una delegación de deportistas en protesta ante las supuestas violaciones a los derechos humanos que el Estado chino comete contra la población uigur de la provincia de Xinjiang. Al boicot estadounidense se sumaron Canadá, Reino Unido y Australia, que no enviarán delegaciones oficiales a la Olimpiada. El argumento para el boicot son los derechos humanos, aunque está documentado que éstos solo le importan al gobierno de EE. UU. cuando se trata de países que no responden a sus intereses imperialistas.

Otro tema conflictivo en la relación China-EE. UU. es la situación de Taiwán: la Isla es reivindicada por China como perteneciente a su territorio, mientras que el partido gobernante en Taiwán busca formalizar su independencia. Desde que Richard Nixon y Mao Zedong se entrevistaron en Beijing, en 1972, y reanudaron las relaciones diplomáticas entre los dos países, EE. UU. desconoció a Taiwán y se comprometió a aplicar la política de “una sola China”. La relación entre Beijing y Taiwán es difícil desde 1949; pero la tendencia a resolver pacíficamente las diferencias cambió drásticamente con la llegada de Biden al poder. El presidente estadounidense apoya públicamente a los independentistas de Taiwán; y en octubre pasado se confirmó la presencia de militares estadounidenses en suelo taiwanés, lo que obstaculiza los esfuerzos por impedir un conflicto militar en la región.

Cabe recordar que, en septiembre pasado, EE. UU., Australia y Reino Unido firmaron un tratado de seguridad militar (AUKUS), por medio del cual Australia adquirió submarinos nucleares que podría utilizar en conflictos armados, un pacto evidentemente orientado a presionar a China en el terreno militar. En septiembre, Biden actuó como anfitrión de la primera reunión presencial del Diálogo Cuadrilateral de Seguridad, mejor conocido como QUAD: los jefes de Estado de Japón, India, Australia y EE. UU. se reunieron en Washington para reactivar el mecanismo y reafirmar su alianza estratégica.

Además de estas medidas de fuerza, la administración Biden continúa la política de sanciones económicas contra China e insta a las empresas estadounidenses a abandonar el gigante asiático. Todas estas medidas, iniciadas bajo la administración de Trump, y acentuadas por Biden, han resultado insuficientes para frenar a China. En 2020 fue la única economía del mundo que creció y, según informó la consultora McKinsey en noviembre, China ya superó a EE. UU. como el país más rico del planeta.

Ante el aumento de presiones diplomáticas, militares y económicas contra China, es necesario que los países interesados en preservar la estabilidad internacional se pronuncien contra los excesos cometidos por EE. UU. y sus aliados. El gobierno de México se ha sumado al bando estadounidense y llamó a los países de América Latina a aceptar las órdenes de Washington para conformar un bloque continental que detenga a China. Éste fue el planteamiento emitido por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ante los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en julio y, posteriormente, ante Biden y Trudeau en noviembre.

Debido a sus condiciones geográficas y económicas, a México le resulta complicado asumir una posición de soberanía total con respecto a los designios del imperialismo estadounidense; sin embargo, siempre han existido márgenes de negociación que pueden ser aprovechados para detener la escalada guerrerista de EE. UU. contra China. Al no hacerlo así y sumarse felizmente a la campaña estadounidense, AMLO contribuye al posible estallido de un conflicto militar; y en esa medida arriesga la seguridad de México. Es necesario que el Gobierno Federal modifique su posición y considere la coyuntura geopolítica global por el bien de los mexicanos.


Escrito por Carlos Ehécatl

COLUMNISTA


Notas relacionadas

"Mientras la guerra se acerca a su fase crítica", el "arsenal de la democracia" de Washington "se está agotando", afirmó Hal Brands, columnista de Bloomberg.

Desde hace 63 años, EE. UU. incita, financia, entrena y facilita medios a la “disidencia inocente” en Cuba para minar su gobernabilidad, economía y tejido social, y reeditar su opresivo colonialismo en la pequeña isla.

Con esta filtración, pierden EE. UU. y el Pentágono; demuestra que aun con los mejores esquemas y políticas de seguridad cibernética, es altamente vulnerable frente a una filtración de estas características, explica el experto.

Hasta el momento las autoridades de la Franja de Gaza han contabilizado 31 mil 45 palestinos asesinados por la milicia israelí sólo a partir del pasado 7 de octubre. Sin embargo, a este número se suman los 415 de Cisjordania y Jerusalén a manos de Israel.

China le ganó la guerra de la 5G a EE.UU., y ha exhibido de nueva cuenta que el modelo económico capitalista gringo está rebasado en más de un sentido.

Según los soldados israelíes, éstos se sintieron "amenazados" por la presencia del grupo de palestinos que se disponía a recibir ayuda humanitaria en Gaza.

“No siempre tenemos que ser el Tío Sam, el policía que salva al mundo, sobre todo cuando pasa con dinero prestado… con una deuda de 30 billones, EE. UU. no puede permitirse ser el policía del mundo”, advirtió Rand Paul, Senador de EE. UU.

Los judíos del mundo deben hacer conciencia de que el imperialismo los está usando de parapeto para sus propósitos expoliadores. Si no se detiene su voracidad insaciable, seguirán siendo sus hijos los que entreguen sus vidas en Gaza.

El desencuentro político-financiero entre el Congreso y el gobierno de Donald John Trump ha ocasionado el cierre parcial (shutdown) de la administración pública de Estados Unidos (EE. UU.).

Hoy, todas las naciones del orbe tienen sólo dos opciones: o alinearse con las fuerzas del socialismo que representan la salvación de la humanidad o ir a un capitalismo decadente que busca la ganancia, la ganancia y la ganancia, a costa de la vida misma del planeta.

De acuerdo con la información, un robot halló restos de la nave a 500 metros del histórico barco.

En este número destacamos varias denuncias realizadas por los asistentes al Foro Mundial Multipolar en torno a las atrocidades cometidas por Occidente; así como el uso de mentiras en los medios, para engañar al mundo entero.

Luego de tres días de deliberación del caso, por unanimidad, los jurados declararon inocente al actor de 58 años, Johnny Depp, en un juicio mediático que se considera el más visto de la historia.

La nueva transición global que presenciamos apunta hacia China como el nuevo actor hegemónico. EE. UU. ya no es el centro del dinamismo económico, además, la democracia liberal sufre fuertes cuestionamientos.

El ministro de Defensa de Finlandia, Antti Hakkanen, afirmó que "muchos están sobreestimando que Occidente esté ganando, que Ucrania esté ganando", a pesar de haber firmado un nuevo acuerdo de defensa con EE.UU.

Edición impresa

Editorial

“Occidente” detrás de las agresiones de Israel


El objetivo imperialista no es la paz en Medio Oriente sino, por el contrario, la enemistad, la confrontación y la guerra.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1130