Cargando, por favor espere...

Candelario Obeso, el precursor de la poesía negrista (I de II)
Pasión, fidelidad, amor filial, abnegación maternal y rechazo a la discriminación en una sociedad excluyente, son algunos temas que se abordan en el poemario "Cantos populares de mi tierra".
Cargando...

Hijo natural de un hacendado y una lavandera negra, la infancia del poeta, dramaturgo y traductor colombiano Candelario Obeso (1849-1884) transcurrió en medio de la precariedad en su natal Mompox, dos años antes de la abolición de la esclavitud en su país (1851); la pobreza y el racismo influirían sin duda en su obra, inscrita en el Romanticismo, y que se planta como un grito en el panorama literario de su patria para cantar los dolores y desdichas de su raza, reproduciendo el habla de los bogas (remeros) y de los campesinos de la ribera del río Magdalena, a través de temas, ritmos y vocablos de los negros, a quienes convierte en personajes centrales, abriendo paso a toda una corriente que continuarían grandes poetas del Siglo XX.

Luego de publicar diversas traducciones y poemas propios en el diario El Rocío y en los suplementos literarios de diversos periódicos colombianos, en 1877 dio a la imprenta el poemario por el que hoy se le conoce como precursor de la poesía negra, negrista, mulata o indomulata: Cantos populares de mi tierra; adelantada a su tiempo, esta breve pero impactante obra, compuesta por 16 poemas, no provocó sino indiferencia en una sociedad que no estaba preparada para la novedad y el profundo amor con que retrata los sentimientos, las penurias y el habla de los afrodescendientes colombianos. Pasión, fidelidad, amor filial, abnegación maternal y rechazo a la discriminación en una sociedad excluyente, son algunos temas que se abordan en este poemario, que antecede por varias décadas a las vanguardias latinoamericanas, en las que el tema de la negritud cobraría gran impulso.

Dedicada al señor Constancio Franco Vargas –historiador, periodista y dramaturgo colombiano del Siglo XIX–, su Canción del pescador (Cancion der pejcaro) es un bellísimo testimonio de los sufrimientos y los afanes de todo un pueblo, descritos con aparente sencillez, pero que tocan las alturas de la lírica universal. Detrás de la imitación dialectal asoma inconfundible la academia en la rítmica construcción de los tercetos de pie quebrado: poesía popular y culta en perfecto equilibrio a bordo de un bote que se desliza por el Magdalena al ritmo cadencioso que le imprime el boga.

 

Ahí viene la luna, ahí viene

Con su lumbre i clarirá;

Ella viene i yo me voi

A pejcá….

Trite vira e la der probe,

cuando er rico goza en pá,

er probe en er monte sura

o en la ma.

Er rico poco se efuécza,

i nunca le farta ná,

toro lo tiene onde mora

póc remá.

Er probe no ejcanza nunca

pa porecse alimentá;

hoi carece de pejcao,

luego é sá.

¡No sé yo la causa re eto,

yo no sé sino aguantá,

eta conricion tan dura

i ejgraciá!

Ahí viene la luna, ahí viene

a rácme su clarirá;

su lú consuele la penas

re mi amá!

Ahí viene la luna, ahí viene

con su lumbre y claridad;

ella viene y yo me voy

A pescar…

Triste vida es la del pobre,

cuando el rico goza en paz,

el pobre en el monte suda

o en la mar.

El rico poco se esfuerza

y nunca le falta nada,

todo tiene donde mora

por demás.

El pobre no descansa nunca

para poderse alimentar;

hoy carece de pescado,

luego de sal.

¡No sé yo la causa de esto,

yo no sé sino aguantar

esta condición tan dura

y desgraciada!

Ahí viene la luna, ahí viene

a darme su claridad…

¡Su luz consuele las penas

De mi amada! 


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Noticia anterior
La mujer en la URSS
Noticia siguiente
Microorganismos de terror

Notas relacionadas

No es casual que los historiadores ni siquiera mencionan a Espartaco, lo cual no es un “olvido”, sino la clara expresión de manipulación para evitar que la clase oprimida conozca a uno de los más destacados dirigentes del pueblo trabajador.

Se trata de una abstracción analítica en la que debemos separar tres elementos, y en la que la palabra arte y sus derivaciones se embrollan unas contra otras.

La cinta es una comedia de humor hilarante que desnuda la realidad del mundo actual. Hoy, la humanidad no sufre la caída de un cometa destructor, pero sí padece una pandemia que es también una catástrofe.

Arqueólogos subacuáticos griegos encontraron nuevos tesoros entre los restos de un barco que naufragó en el siglo I a.C cerca de la isla de Anticitera, el descubrimiento considerado el primer “ordenador” de la historia.

Bajo la premisa “Leer es Crecer”, se lleva a cabo desde el 15 y hasta el próximo 25 de febrero la edición 32 de la Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH) en el Parque Histórico Militar Morro-Cabaña.

Plagiar, lucrar y apropiarse de los saberes y la creatividad indígena resulta benéfico para los grupos hegemónicos que se desempeñan en sectores artísticos, deportivos y de la moda.

Su extensa obra comprende estudios sobre pintura

Su poesía no solo reivindica al hombre negro por motivos puramente raciales, sino defiende la igualdad de todos los seres humanos y denuncia la desigualdad económica en América Latina.

Manchester junto al mar es un retrato de la crueldad en que viven muchos seres humanos, a quienes las condiciones y circunstancias sociales hunden en una gran soledad y en un ambiente de enorme sordidez anímica y moral.

Gracias a la poesía de Horiguchi, el tema de la sexualidad dejó de ser lúgubre y clandestino como se había manejado hasta entonces en la literatura japonesa.

Toda su vida produjo material escrito: crónicas, crítica musical, teatro, cuentos, novelas y poesía. Tuvo varias deudas por ser dadivoso y derrochador.

Con el poema "La bailadora de rumba" se inaugura la poesía negra, esa poderosa corriente en la que pronto destacarían Guillén, José Zacarías Tallet y Emilio Ballagas.

Millones de seres humanos, al parecer, por haber sido excluidos de la vida llena de riqueza, de la vida desahogada y sin deudas, se identifican con los personajes de El juego del calamar (he ahí está la clave del éxito de la serie surcoreana).

“Expuso el fenómeno amoroso quizás con el propósito de explicar sus tendencias masoquistas”; y aporta como prueba de lo dicho

Habrá quien sostenga que toda cultura se compone de procesos inevitables hacia el sincretismo; que así ha sido siempre y que no hay en ello nada de malo. No estoy de acuerdo.