Cargando, por favor espere...

Botticelli y su canto a la fertilidad 
La escena está enmarcada por un bosque frondoso, mantiene un significado familiar y apacible
Cargando...

La escena está enmarcada por un bosque frondoso, mantiene un significado familiar y apacible, pero a su vez connota un lugar de sombras, aunque evidentemente no es un lugar caótico, ni tiene por tema la desorientación; muy al contrario: reina la armonía de acuerdo con cada uno de sus componentes. Pero no olvidemos que es una escena ensombrecida, que el bosque la circunscribe con recios árboles y que, pese a esto, la luz se filtra por un escenario trasero en el que se ve el cielo. Así, la escena completa está cubierta y a la vez tenuemente iluminada. 

La intensidad con que pisan el suelo revela el ritmo del cuadro: quienes están del lado derecho inclinan el pie hacia la punta; es decir, tienden a pisar el suelo y esta acción culmina con un personaje frontal que se asienta con firmeza: Flora. En cambio, los personajes del lado izquierdo tienden a levantar el vuelo y sus figuras están suspenso. Se trata de un ritmo que desciende y asciende y que logra modularse en las dos mitades del cuadro, confiriendo movilidad a la escena sobre un fondo inmóvil. 

Dentro del movimiento del cuadro se encuentra Venus, Afrodita, situada en el centro, imponiendo orden, armonía y ritmo. Su porte muestra una matrona romana más que una diosa del amor. Es Venus cubierta de velos, con toga y sandalias, no con vestidos desplegados; con un atuendo recogido que la protege de la intemperie; el arbusto que tiene por aureola en lugar de resplandecerla, irradia de una sombra que parece dignificar su figura. Venus es el personaje central de la escena y da sentido a ésta; mas se halla discretamente en un segundo plano, deja que se destaquen figuras más avasalladoras como la de Flora, que tiene los pies firmes sobre el suelo y esparce flores, o incluso por las Gracias, que se ubican en la parte delantera izquierda y despiertan la atención con sus danzas, sutiles miradas, suspensiones y enroscamientos. 

Aunque el pie izquierdo de Venus esté ligeramente suspendido en el aire, esta Venus es terrestre, asentada en la naturaleza. Nos hallamos ante su dimensión sensible y productiva; de fertilidad, de primavera. Advertimos, entonces, una correlación con Armonía, la figura mitológica que asume las características de sus padres, Marte y Venus, al moderar el salvajismo del padre y la pasión impulsiva de la madre; como si en su unión, la violencia y la pasión hicieran un acorde armónico y de allí, justamente, resultara Armonía. 

De este modo, vemos a una Venus mundana, imitando al amor profano, presentándose como suele hacerlo: discreta y acopiada. Hay orden y armonía en el cuadro, y eso es lo que transpira. Es una conjunción bien realizada entre las partes y el todo; la composición en su conjunto se mantiene por la justa proporción de sus elementos y Venus marca dicho ritmo. 

Todo el cuadro es una alegoría de la belleza; Botticelli hace una buena copia de la belleza espiritual en su perspectiva mundana. Es un escenario completamente modificado en comparación con su Nacimiento de Venus, en el que la belleza no está completamente constituida ni en su esplendor, ni en su despliegue; allí está la belleza in statu nascendi, soleada por la vida primigenia. En ese sentido, la Alegoría de la primavera es un emblema del amor productivo, de la belleza en su dimensión terrena floreciente; toda la escena es un canto a la fertilidad. 


Escrito por Betzy Bravo

colaboradora


Notas relacionadas

Obtuvo numerosos premios nacionales, entre los que destacan el Gran Premio Nacional de Literatura en dos ocasiones, el Premio Nacional de Poesía, la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores y varios galardones municipales.

Se trata de una hábil alegoría política con la que Dürrenmatt denuncia las guerras imperialistas de Occidente en sus áreas de mayor influencia en otras regiones del planeta, como ocurrió en el Sureste Asiático.

Considerado uno de los iniciadores del expresionismo en lengua alemana, su poesía se centra en la descomposición del individuo por la sociedad moderna, la angustia, la locura, la vejez, el suicidio, la muerte, la ruina y la enfermedad.

Parásitos es una crítica al parasitismo social, pero no al de los de arriba, sino al supuesto “parasitismo” de los de abajo.

Es considerada la primera poeta vanguardista en la literatura Latinoamericana. Su Obra poética completa, se conoció dos décadas después de su muerte, pese a que el conjunto de su poesía se hallaba dispersa en distintos lugares.

La Ciudad de México, Nuevo León y Puebla concentraron el 64.0 por ciento del total de visitantes.

El ensayo afirma que el hijo de Juana La Loca y Felipe El Hermoso gobernó el entonces imperio territorial más grande del mundo con base en la creencia de que su poder y normas de gobernabilidad habían sido puestas en sus manos por “orden de Dios”.

Logró destacar en un medio literario predominantemente masculino, su poesía aboga por reinvindicar a la mujer de su época.

Un síntoma muy claro de que el capitalismo está llegando a una crisis que puede ser más profunda que la ocurrida en 1929, con el llamado “Crack” y la “Gran depresión” de los años 30 en la mayor parte de los países capitalistas del orbe, es la crisis del g

El evento será el 30 de julio a las 17:00 horas en el Palacio Municipal de Atlixco, donde se exhibirán vestimenta y accesorios elaborados bajo las técnicas artesanales de joyería, chaquira y palma.

El sueño más grande de G. Leibniz fue el de establecer un lenguaje universal y racional, creía que era posible descomponer todos los conceptos en un pequeño número de elementos simples y no contradictorios.

Así se bautizó a Ignacio Ramírez, admirador de los clásicos, y cuyo talento poético siempre estuvo al servicio de la Reforma y en contra de las injusticias de todo tipo padecidas en carne propia debido a su origen humilde.

En la cinta parece prevalecer la idea de que los seres humanos somos producto del darwinismo social, es decir, que al igual que en la naturaleza, en la sociedad sobreviven solamente los más fuertes.

"Libre y cautiva", poemario considerado la obra más lograda de la panameña, "Canción en elegía (A una perra fiel)", homenaje a su mascota, y "Casi diálogo con mi perro viejo", son algunos de sus poemas.

Con el poema "La bailadora de rumba" se inaugura la poesía negra, esa poderosa corriente en la que pronto destacarían Guillén, José Zacarías Tallet y Emilio Ballagas.

Edición impresa

Editorial

Guerrero, entidad fuera de control


La rabia y la indignación, así como la exigencia de justicia y acción rápida de las autoridades correspondientes son resultado de la actitud omisa del gobierno del estado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1128