Cargando, por favor espere...

Una terrible canción de cuna prehispánica (II de II)
Los hombres combaten cerca de ahí; pero ella también ha entrado en una guerra y por eso es merecedora de pintar su rostro.
Cargando...

Templar el carácter del futuro guerrero mexica era una de las principales preocupaciones de los encargados de su formación inicial; es indiscutible el rol de la mujer en esta etapa, antes de que el niño fuera entregado al complejo sistema educativo que eruditos y antropólogos han descrito y en el que se formaban los hombres destinados al sacerdocio, a la guerra o a desempeñar artes u oficios de gran importancia para la sociedad.

En el Canto de cuna atribuido a Nonohuitzin de Nextenco pueden diferenciarse varios momentos en los que la figura femenina expresa la relación con el infante, al que trata de arrullar en medio del fragor de una batalla. Los hombres combaten cerca de ahí; pero ella también ha entrado en una guerra y por eso es merecedora de pintar su rostro; protege a la criatura a quien todavía no le corresponde presenciar los horrores del enfrentamiento.

Con flores de escudo afeité mi rostro,

con la batalla está humeando mi cintura,

como deseaban los que nos hicieron frente.

Cual flores de guerra se estima mi pintura facial.

Los hombres, oh hermano, oh niñito,

los hombres se convocan.

–¡Ahuizoton, sal!– Ay, tú no saliste.

Todavía no le corresponde al recién nacido acudir a la guerra. En los siguientes versos, el rol femenino corresponde al de la joven hermana mayor de un varón, a quien se le ha encomendado su cuidado.

No salgas, hermanito mío.

Cuando escucho el canto, yo, doncella,

tomo en mis brazos a mi hermanito para llevarlo.

Iremos a ver a Ahuizotl allá donde se cubrió de flores,

el Árbol Florido, y se van a entretejer guirnaldas de flores,

y el canto se desgrana para Ahuizoton.

La madre aparece enseguida, pero es evidente que, siendo su criatura, se subordina al hijo por hallarse éste investido con un rango superior. Es la madre de un noble cumpliendo su rol de hacer que su “niño florido” crezca para bien de la sociedad.

Pienso en ti, mi criatura, oh rey Ahuizotl,

¿no has obrado así acaso, corazón mío?

¿He de olvidar lo mismo tus cantos que tus palabras?

¿No has obrado así, acaso, corazón mío?

Atado niño mío, llevado a cuestas,

que yo te haga bailar, que hayas venido en bien,

florido niño.

Ya los bellos brotes de flores abrirán la corola,

que hayas venido en bien, florido niño,

viene a darte placer el hijo del deseo.

“Varoncito”, llama al niño en la siguiente estrofa; y también “abuelito”, “hermanito” y “compañerito”, rasgo sorprendente por la transversalidad generacional del rol maternal: no importa la consanguinidad ni la ascendencia, todas las mujeres tienen la función de arrullar a los varones menores.

A casa al fin hemos llegado, varoncito mío, abuelito mío,

en mi hamaca has de ser colgado, en nuestra cama,

por Tamoanchan, por la Tierra Florida irás a vagar,

oh, compañerito.

Me pinto el rostro de afeites, oh hermanito mío,

¿cómo me ves, abuelito, hijo del deseo?

Sartales de flores teje mi pintura.

Blancas flores perfumadas entrelazan mis manos de doncella,

para abrazar con ellas a mi criatura,

al niño del deseo.


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Notas relacionadas

Su obra poética ha sido traducida al inglés, francés, italiano, polaco y macedonio. Fue una investigadora activa en sus 62 años de vida; su obra abarca sobre todo poesía, análisis e investigación de autores como Alfonso Reyes.

Para el Coronel retirado Richard Black, la guerra de Ucrania está poniendo en riesgo la vida de todos los habitantes de Estados Unidos (EE. UU.) y de Europa Occidental.

Presentamos a nuestros lectores tres poemas que abordan el tema amoroso desde la visión de este originalísimo bardo colombiano: "Cancioncilla", "Más breve" y "Pues si el amor huyó, pues si el amor se fue".

Con su pintura Los Poulot, retrato de una pareja pequeño-burguesa, el artista hizo evidente su predilección por los hijos del sufrimiento y las víctimas de injusticias.

La superpotencia está en decadencia y Michael Moore la hace evidente en su documental-comedia Invadiendo el mundo.

Así comienza Edgar Allan Poe (1809-1849) su magistral cuento La máscara de la Muerte Roja (1842), amarga, dura crítica a la opulencia y al egoísmo de la clase del dinero.

Una sociedad que no cuenta con el goce estético, emprende el camino de la deshumanización, luego viene la indiferencia al dolor ajeno y hasta el aplauso a las injusticias.

El Instituto Macuilxóchitl intenta formar hombres y mujeres con un perfil profesional competente; pero, al propio tiempo, con la sensibilidad para contribuir en la educación del pueblo necesitado de México.

La película nos describe los avatares de un regimiento de fusileros que enfrentan a batallones alemanes, los cuales se dirigían a Stalingrado en 1942.

Babylon no es una simple “comedia épica”, es también un drama que exhibe a la industria del cine como una actividad laboral cargada de peligros, sobrexplotación y humillaciones que terminan en tragedia real.

La serie Freud bien pudo haberse titulado Fleur.

Leopoldo Ramos fue uno de los primeros literatos de ideología socialista en su país, gran propulsor del anarcosindicalismo y del movimiento obrero, alzando la voz contra la total ausencia de derechos laborales.

La cinta "Masacre en el estadio" (2019) de los realizadores B.J. Perlmutt y Jeff y Michael Zimbalist, exhibe las circunstancias en que fue asesinado el compositor, cantante y director de teatro chileno Víctor Jara.

Mary y Marta de Phillip Noycen (2013) es una cinta que narra la identificación vital de dos mujeres, una inglesa y una norteamericana; su identificación ocurre porque ambas perdieron a sus respectivos hijos en Mozambique a causa de la malaria.

Una figura del cine gringo que tuvo éxito a finales de la década de los 50 y comienzos de los 60 del siglo pasado fue Marilyn Monroe.

Edición impresa

Editorial

El Gobierno y la clase empresarial


En este país, como en todos aquellos en que existe explotación capitalista, el Estado se halla al servicio de la clase dominante.

Las más leídas

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1139