Cargando, por favor espere...

Qué significa atacar a la cultura
La cultura para el “pueblo bueno” son las verbenas y los chamanes y la cultura de la “minoría rapaz” son las sinfonías y los teatros elegantes.
Cargando...

Está claro que el programa político de la autonombrada Cuarta Transformación (4T) no tiene a la cultura entre sus prioridades, pero entre eso y el ataque frontal hay una enorme diferencia. Una cosa es ignorar la existencia de alguien y otra confrontarlo y agredirlo.

Esta última imagen ilustra la política del gobierno actual. No solo se ignoran los problemas del sector cultural, sino que, con acciones premeditadas, se le crean nuevos y profundizan los viejos. De hecho, llamar política cultural a estas acciones es impreciso. Una política de Estado se define precisamente por la claridad de sus metas, proyectos y estrategias; la forma orgánica como un programa da rumbo general a un sector del aparato público. Lo que hoy vemos, en cambio, no son sino las ocurrencias unipersonales de un hombre con un horizonte intelectual increíblemente pobre; ocurrencias que desandan en unos meses el camino que ha costado décadas a las instituciones culturales públicas.

¿Qué significa atacar a la cultura? ¿Por qué el Presidente se empeña en confrontar a las instituciones culturales?

Hay varias razones, unas pragmáticas y superficiales, y otras ideológicas más profundas.

Entre las primeras debe contarse, como central, la robusta operación de clientelismo electoral que vuelca el dinero de las arcas públicas en los programas populares creados por el Presidente. Todo lo demás es sacrificable y, en primer lugar, la cultura.

También objeto de este ataque, los grupos que tradicionalmente son plataforma de discursos críticos al poder (académicos, investigadores, intelectuales), a los que se busca neutralizar como foco latente de oposición, porque arrastran a algunos millones de profesionistas y estudiantes de las llamadas clases medias.

Pero las razones ideológicas son más peligrosas. Hay, en efecto, una crítica a la política de la 4T que tiene su origen en los círculos intelectuales más reaccionarios del país. Esta crítica sacraliza la cultura como producto máximo de las clases ilustradas y la define por principio como inaccesible para las “masas ignorantes”. Claro que este discurso impresentable aparece disfrazado; se nutre de frases rimbombantes y declamaciones abstractas sobre el papel de la cultura en la sociedad, sin mencionar que la inmensa mayoría de la sociedad mexicana está compuesta por sectores populares, para los cuales la oferta cultural educativa ha permanecido siempre inaccesible.

Pero la crítica presidencial a esta postura no es menos perturbadora. De hecho, la concepción obradorista del papel de la cultura es todavía más pobre, porque esencialmente coincide con el carácter elitista de la cultura en general y con las expresiones artísticas en particular. La afirmación de que no se necesitan ingenieros para construir pozos petroleros se traduce, en el plano cultural, como la sentencia de que no se necesitan pintores y poetas para fortalecer la cultura. La cultura para el “pueblo bueno” son las verbenas y los chamanes y la cultura de la “minoría rapaz” son las sinfonías y los teatros elegantes. De este supuesto y su abismal ignorancia, el Presidente parte para decir que la cultura tiene que ver con los pueblos indígenas y por eso se empeña en destruir el maltrecho aparato cultural público.

Esta convicción, en realidad, es una expresión particular de la concepción obradorista sobre las masas populares. “Pueblo bueno” es un eufemismo que, en su esencia, significa pueblo ignorante, ingenuo, incapaz “como los animalitos”. Ningún papel activo para ellos; ninguna oportunidad para que tomen en sus propias manos sus reivindicaciones sociales; ninguna plataforma para que se organicen con independencia política. Su papel es callar y obedecer, aplaudir y agradecer a su milagroso salvador.

El discurso de la 4T en torno a la cultura entremezcla elementos de las posturas más retrógradas con la vanidad individual de un hombre muy ignorante. Así deben leerse los persistentes ataques a las instituciones culturales que, al mismo tiempo, señalan a la 4T como un proyecto político profundamente conservador.


Escrito por Aquiles Lázaro

Columnista de cultura


Notas relacionadas

El Museo Nacional de Antropología (MNA) reabrirá al público a partir del martes 9 de marzo, con aforo reducido, horario especial y medidas de seguridad sanitaria.

En resumen: las estaciones del metro moscovita y las demás reflejan el avance cultural y científico del pueblo soviético, en cuyo periodo histórico se demostró al mundo entero que una mejor sociedad es posible.

La cinta presenta una situación ficticia: en Rusia existe inestabilidad social y política; un grupo rebelde ultranacionalista quiere tomar el control de los misiles nucleares que posee Rusia y lanzarlos contra EE. UU.

Antolorgía de poetisas del 27, de Emilio Miró, es un importante esfuerzo para revalorar la obra de cinco poetisas españolas de la “Generación del 27”, entre ellas, Concha Méndez y Rosa Chacel.

Maximiliano remata la historia de las Dos Noches ante su amiga María con un final feliz y triste al mismo tiempo porque después de seis años se encuentra con Lorenza, esposa de un general del gobierno de Napoleón Bonaparte.

Conservan todavía una fuerte influencia en la producción cultural contemporánea y cumplen con la finalidad de quitar a la URSS el mérito que le corresponde por derrotar al nazismo, con el que siguen comparándolo.

Los arqueólogos han hallado 68 mausoleos de la civilización de la ciudad de Buto, que fue capital del Bajo Egipto (norte) antes de la unificación con el reino del sur.

El implacable rigor crítico de Zavala fue aplicado no solo en las semblanzas de los 25 personajes más relevantes del periodo histórico 1812-1832, sino también a su retrato, quizás el más crudo y brutal de todos...

“A través del arte y la cultura Antorcha  desea formar al hombre nuevo, más combativo y solidario con las causas  justas".

En el desarrollo de su teoría del arte, su estética, los modernistas aluden al arte comunista como esclavizador y contrario a la libertad del creador.

Buñuel nos brinda un filme que esconde la corrosiva crítica a la moral burguesa y a los prejuicios de una sociedad profundamente injusta.

Las guerras y su consecuente impulso de la industria armamentística se producen como principal interés de los ricos; para ellos, siempre importarán más las ganancias que tener una sociedad en paz.

Presenta Gabriel Hernández sus dos últimos libros; “plantea hechos reales, el autor hizo mucho trabajo social y no se puede desligar”: Héctor Anuar Mafud.

Sus obras conforman una profunda crítica a la hipocresía, el egoísmo, la vanidad y la falta escrúpulos que promueve la sociedad capitalista, naciente en el siglo XVII.

Las reflexiones filosóficas son la base del conocimiento científico. La ciencia no se entiende completamente sin la filosofía y, por otro lado, la filosofía requiere de la ciencia y de los científicos.

Edición impresa

Editorial

Crisis alimentaria, bomba de tiempo


La existencia de esta bomba ha sido detectada y advertida por especialistas.

Las más leídas

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1138