Cargando, por favor espere...

"Mejores que nosotros" (I de II)
La idea de presentarnos robots no solo con aspecto humano, sino con manifestaciones conductuales que los hacen semejantes a los seres humanos, se repite en Mejores que nosotros, del realizador ruso Andrey Junkovsky.
Cargando...

El título más adecuado para esta serie rusa de 16 capítulos sería Mejores que los humanos, pues la idea central es que los robots pueden ser mejores que los humanos; y no se refiere al hecho de que los robots –y en general las máquinas– pueden ser más precisos, rápidos y resistentes que los hombres en la realización de trabajos que requieren gran esfuerzo o fortaleza física, tareas médicas, científicas, etc.; Marx, por ejemplo, en una parte de su obra más importante, El Capital, describe cómo, ya a mediados del Siglo XIX, en los países donde la industria había alcanzado gran desarrollo, había máquinas que podían dar golpes equivalentes a varios miles de kilos para moldear, aplanar, troquelar, etc., metales duros como el acero. Pero estas mismas máquinas también podían tocar el objeto de producción con la suavidad de una pluma de ave. Sin embargo, en la serie Mejores que nosotros, las cualidades de los androides a que se refiere son aspectos de la existencia humana que hasta el momento son exclusivas de los seres racionales que poblamos el planeta Tierra. Pero, ante el avance de la ciencia y tecnología, surge la cuestión de si al producir androides éstos pueden tener sentimientos y si se pueden aplicar desde su programación para mejorar su desempeño.

En el cine, la lista de robots humanoides es larga. La primera vez que en el cine se utilizó un personaje androide fue en Metrópolis (1927) de Fritz Lang, en la que el realizador presentó la figura de una mujer mecánica creada por un científico loco; esta mujer se infiltra en la clase obrera adoptando la figura de María, la líder de los obreros que se habían rebelado violentamente contra el orden social. desde aquella primera aparición de los androides, se pudo observar que este tipo de personajes, por su semejanza con los humanos, crean cierta fascinación en los cineespectadores.

Esa misma atracción han tenido los personajes de ciencia ficción del realizador británico Ridley Scott, como los androides de Blade Runner (1982), conocidos como “replicantes”, que en una sociedad futurista y distópica se convierten en peligrosos enemigos de la humanidad (es el caso de los “replicantes” modelo Nexus 6). Uno de los más peligrosos especímenes del Nexus 6 es Roy Batty (Rutger Hauer), quien tiene contados sus días de existencia, pues los Nexus 6 han sido fabricados para realizar las tareas más difíciles en planetas inhóspitos, pero solo tienen cuatro años de vida útil. En secuencias memorables, Roy busca a quien lo inventó y le pide que prolongue su existencia; al negarse el inventor a satisfacer su demanda, lo asesina. Antes morir, Roy se va deteriorando muy rápidamente y, en medio de una pertinaz lluvia, se sienta y relata con elocuencia los grandes momentos de su vida y concluye: “todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”.

Esa misma idea de presentarnos robots no solo con aspecto humano, sino con manifestaciones conductuales que los hacen semejantes a los seres humanos, se repite en Mejores que nosotros (inició su rodaje en 2018) del realizador ruso Andrey Junkovsky. Sin embargo, en esta serie, las características humanoides tienen un soporte más argumentado. Por ejemplo, en la sociedad futura que ahí se describe, los robots son fabricados con características humanas, pero son fácilmente distinguibles de los humanos por su aspecto, por la forma de sus movimientos, por su mirada, etc.; además, no son robots Made in USA, sino fabricados en Rusia; y los más avanzados se fabrican en China.


Escrito por Cousteau

COLUMNISTA


Noticia anterior
África
Noticia siguiente
Sociedad Anónima 1097

Notas relacionadas

Hoy publicamos tres poemas feministas: ¿Qué diría?, un grito de rebeldía contra los convencionalismos sociales; Tú me quieres blanca, sobre el hombre y la mujer; e Irremediablemente, donde la poetisa se rebela a todo encarcelamiento de su espíritu.

Aunque es esencial conocer el pasado para comprender el presente; es necesario saber cómo construir y asimilar ese conocimiento para el análisis concreto de la realidad. Esta segunda forma de valorar la importancia histórica de la obra de Lenin es la que intentaré esbozar.

Las canciones cuyos textos son una apología abierta de la violencia o de la sexualidad son, en realidad, el resultado de un fenómeno que sucede en la estructura de la sociedad. Explico.

En la última entrega de obras, el Presidente Enrique Peña Nieto visitó el Archivo General de la Nación (AGN)

“El arte y la cultura deben servir como llamado para que los pueblos de México y del mundo logren su verdadera independencia y liberación”, afirmó el vocero nacional del MAN, Homero Aguirre Enríquez.

El poeta, periodista y promotor cultural Roberto Jorge Santoro, fue detenido por elementos del Ejército Argentino. No se le volvería a ver con vida y hasta hoy se desconoce su paradero.

En septiembre pasado alumnos de la licenciatura de gastronomía de la UCAP ganaron el concurso Escultura de Chocolate, como parte de la Exposición Pealpan 2023, que cada año se organiza en la capital potosina.

su primer libro de poemas, Desolación (1922), está inspirado en el suicidio de Romelio Ureta, su primer y gran amor, a quien conociera a los 17 años.

En la “entrevista” de Vicente Quitarte a don Belisario Domínguez no solo saltan a la palestra histórica sus hechos políticos y profesionales, sino también algunos de los que lo mandaron secuestrar, cortarle la lengua y asesinarlo.

A los jóvenes les falta un modelo de ser humano diferente, noble y rebelde, que les sirva de ejemplo para la construcción de una patria justa.

La cinta danesa, contrario a su título, en realidad narra la vida de un hombre profundamente desafortunado. Nos retrata hasta dónde un espíritu rebelde puede conservar su independencia, pero a un costo muy elevado.

Seudónimo de Isidore Lucien Ducasse, nació en Montevideo, Uruguay. Su obra "Los Cantos de Maldoror" es un canto a la violencia y la destrucción presentada a través de escenas apocalípticas.

El número de visitantes permitido será de mil 500 personas por día, cifra que corresponde al 30 por ciento del aforo.

La edición número 22 de esta justa teatral vuelve a realizarse de manera presencial en los escenarios, tras la pandemia; única en su tipo, es referente de encuentros culturales y artísticos.

Las actividades intelectuales y políticas de su autor fueron públicas y de tal magnitud que gran parte de lo que cuenta está relacionado con varios de los episodios históricos más relevantes del país en la primera mitad del Siglo XX

Edición impresa

Editorial

Guerrero, entidad fuera de control


La rabia y la indignación, así como la exigencia de justicia y acción rápida de las autoridades correspondientes son resultado de la actitud omisa del gobierno del estado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1129