Cargando, por favor espere...

Manuel José Othón
El poema Idilio Salvaje es su mejor trabajo, fue reconocido nacional e internacionalmente
Cargando...

MANUEL JOSÉ OTHÓN. Nació el 14 de junio de 1858 en San Luis Potosí, fue poeta, cuentista y dramaturgo. A los 13 años comenzó a escribir poemas y a los 21 los publicó en una compilación que tituló Poesías. Fue miembro de la Academia de la Lengua. Sus poemas y sus cuentos se publicaron en El Búcaro, El Pensamiento, La Esmeralda, La Voz de San Luis, El Estandarte, El Contemporáneo, El Correo de San Luis, El Renacimiento y El Mundo Ilustrado. La temática de sus poemas habla de la naturaleza y su relación con el hombre, entre sus obras se destacan los poemarios Himno de los bosques y La noche rústica de Walpurguis. Para muchos, el poema Idilio Salvaje es su mejor trabajo, fue reconocido nacional e internacionalmente. Falleció el 28 de noviembre de 1906, a los 48 años.

Elegía

A la memoria del maestro Rafael Ángel de la Peña (*)

De mis oscuras soledades vengo

y tornaré a mis tristes soledades

a brega altiva, tras camino luengo;

que me allego tan solo a las ciudades

con vacilante planta y errabunda,

del tiempo antiguo a refrescar saudades.

Yo soy la voz que canta en la profunda

soledad de los montes ignorada,

que el sol calcina y el turbión inunda.

Ignoro de mi rústica morada

qué tiene, que viniendo de mí mismo,

vengo de la región más apartada;

y endulzo el amargor de mi ostracismo

en miel de los helénicos panales

y en la sangrienta flor del cristianismo.

Surten de allá tan lejos los raudales

de un río, en cuya límpida corriente

inundasteis las testas inmortales.

Al labio virginal de aquella fuente,

vuestras palmas, al viento, de callada,

susurran blanda y amorosamente;

y el susurrar semeja y la cascada,

al caer sobre el oro de la arena,

diálogos de Teresa y de Granada.

Diálogos en la noche más serena

del tiempo, interminable y luminosa,

de augusta paz y de misterios llena,

en que el genio beatífico reposa

a la luz de los campos siderales,

de azul teñidos, y de nieve, y rosa;

trono para cubrir los pedestales

que el cincel de los siglos ha labrado

al alma de los muertos inmortales...

De otros, que fueron ya, se encuentra al lado,

ardiendo en fe y en caridad y ciencia

y al bien y a la verdad aparejado,

como cuando cruzó por la existencia,

en su envoltura terrenal, que ahora

trasciende aún, cual ánfora de esencia,

el varón de cabeza pensadora

y penetrante ingenio soberano

que el paso de los tiempos avalora.

Empuñó libro y lábaro su mano;

creyente, sabio, artista. Fue en la vida

esteta heleno y gladiador cristiano.

En su alba cabellera florecida

fulguraban los últimos reflejos

con que acompaña el sol su despedida,

y vienen de muy lejos, de muy lejos,

las cimas a alumbrar donde perdura

el triste glauco de los bosques viejos.

Se destaca su pálida figura

sobre el marco social enrojecido,

como un jirón de agonizante albura,

 

y de ardiente aureola circüido,

en puridad le revelaba el verbo

sus profundos misterios al oído.

Siempre dominador y nunca siervo

del lenguaje, probó pacientemente

los dulces goces del trabajo acerbo.

Fue el varón fortunado de alta frente,

nunca sentado en la manchada silla

de pecadora y fementida gente;

que crece en altivez cuando se humilla,

incrustando, con ánimo sereno,

la frente en Dios y en tierra de rodilla,

y desprecia el relámpago y el trueno

con la inefable dicha de ser sabio

y el orgullo sagrado de ser bueno...

Ante él calló la envidia y el agravio,

y en la mundana y dolorosa guerra

no queja alguna murmuró su labio,

y al fin en el amor los ojos cierra;

pues ¿dónde hay más amor que el de la muerte

ni más materno amor que el de la tierra?...

Duerme y sueña, señor: tu cuerpo inerte,

cuando del sueño augusto en que reposa

a la inmortal resurrección despierte,

verá que se irgue, al lado de su fosa,

de héroes, santos y reyes gestadores

la no muerta falange luminosa.

Coronistas, poetas y doctores,

departirán contigo en la divina

fabla, de que sois únicos señores...

¡Oh romance inmortal! Sangre latina

tus venas abrasó con fuego ardiente

que transfundió en la historia y la ilumina,

y nunca morirá, mientras aliente

un cerebro que piense en lo que vuela,

y un corazón que sufra en lo que siente.

¡Cuánto envidio a los muertos cuya estela

marca en los mares el camino luengo

que dejara su nave de áurea vela!

Y con estas envidias que yo tengo,

abandono el rumor de las ciudades.

De mis desiertas soledades vengo

y torno a mis oscuras soledades.

 

            México D.F. 24 de octubre de 1906.

 

Invitación al poeta

                        A José Peón y Contreras

 

Coge la lira de oro y abandona

el tabardo, descálzate la espuela,

deja las armas, que para esta vela

no has menester ni daga ni tizona.

Si tu voz melancólica no entona

ya sus himnos de amor, conmigo vuela

a esta región que asombra y que consuela;

pero antes ciñe tu inmortal corona.

Tú, que de Pan comprendes el lenguaje,

ven de un drama admirable a ser testigo.

Ya el campo eleva su canción salvaje;

Venus se prende el luminoso broche…

Sube al agrió peñón, y oirás conmigo

lo que dicen las cosas en la noche.

Envío

En tus aras quemé mi último incienso

y deshojé mis postrimeras rosas.

Do se alzaban los templos de mis diosas

ya solo queda el arenal inmenso.

Quise entrar en tu alma, y ¡qué descenso!

¡Qué andar por entre ruinas y entre fosas!

¡A fuerza de pensar en tales cosas

me duele el pensamiento cuando pienso!

¡Pasó!... ¿Qué resta ya de tanto y tanto

deliquio? En ti ni la moral dolencia,

ni el dejo impuro, ni el sabor del llanto.

Y en mí, ¡qué hondo y tremendo cataclismo!

¡Qué sombra y qué pavor en la conciencia

y qué horrible disgusto de mí mismo!

 


Escrito por Redacción


Notas relacionadas

Se trata de una hábil alegoría política con la que Dürrenmatt denuncia las guerras imperialistas de Occidente en sus áreas de mayor influencia en otras regiones del planeta, como ocurrió en el Sureste Asiático.

El aforo máximo diario seguirá siendo de 30 por ciento, y continuarán aplicándose las medidas sanitarias preventivas.

Hermann Mellville y su Moby Dick

La relevancia de la obra está en el diagnóstico de la errónea, incluso absurda, percepción de AMLO sobre los grandes problemas nacionales que, junto con sus políticas públicas, ha traído lamentables efectos para la mayoría de los mexicanos.

Esta novela es eminentemente realista, poco afecta a rendir culto a la aún vigente tradición político-religiosa-monárquica de la Gran Bretaña.

La música académica busca por sí misma la calidad; la popular, no, aunque puede conseguirla, por ser expresión inmediata de la alegría, tristeza, temor… de un sinfín de sensaciones y sentimientos.

D’anunzzio, sin proponérselo tal vez, plasma un retrato nítido de la moral de las clases opresoras y el gran genio de Visconti supo traducirlo al cine de forma magistral.

La cultura tendrá que seguirse rascando con sus propias uñas, como lo ha hecho durante los últimos dos años.

El 12 de noviembre se cumplen 367 años del natalicio de Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, niña prodigio.

Su prolífica creación lírica y dramática, casi toda escrita en verso, apareció publicada en vida de su autor y gozó del reconocimiento del público no sólo en su ciudad natal sino en la capital del país.

Es uno de los referentes fundamentales de la vanguardia latinoamericana.

¡Oh amigos, no esos tonos! Entonemos otros más agradables y llenos de alegría. ¡Alegría, alegría!; así inicia, con parte de la "Oda a la Alegría", el cuarto movimiento de la Novena Sinfonía de Ludwig va Beethoven.

"El Chico" es una importante contribución al arte del cine porque lo que revela de su creador. Sin duda, cuando Chaplin define la cinta en su inicio como ‘Una película con una sonrisa y, puede, alguna lágrima’, tiene su credo artístico, y vital, en mente.

"Vestigios" es el primer libro de poesía de Gerardo Almaraz. Es un poemario crudo, en desarrollo; convierte la dura vida del mexicano en poemas descarnados que desnudan fríamente nuestra realidad.

El programa “Los jóvenes unen al barrio”, del INJUVE, graduó con éxito a 16 jóvenes del Ciclo de Talleres para la Formación de Productores Audiovisuales Comunitarios”.