Cargando, por favor espere...

Malabares dialécticos
“Toda especie de cosas –explica Engels– tiene su modo propio de ser negada (…)”: “en la dialéctica, negar no significa simplemente decir no, o declarar inexistente una cosa, o destruirla de cualquier modo”.
Cargando...

Creyendo haberse situado por encima de los extremos de la materia y el espíritu, los representantes de cierta “multilateralidad” filosófica se figuran haber alcanzado un punto de vista que no es ni idealista ni materialista, supuestamente dialéctico. Sin embargo, semejante “multilateralidad”, por más justa que parezca, no significa otra cosa que adoptar el principio “de un lado, del otro lado”. De esta suerte se llega a la trivialidad ecléctica o misticismo de que todo está en conexión con todo, de que “todo es uno y lo mismo”. Por asuntos como éste, a menudo se ha creído que la dialéctica representa una apología del absurdo.

A esto se debe que el “sí es no y no es sí” dialéctico haya sido visto tantas veces como un obstáculo para tener una idea clara de la naturaleza y de la vida social, mientras que la fórmula opuesta, el “sí es sí y no es no”, haya sido valorada como la única que permite establecer una relación sobria con la realidad. Según esto, la abstracción “o una cosa u otra” produce una concepción clara y exacta de los cambios producidos en la realidad natural y social; las “bellezas dialécticas”, en cambio, no introducen más que confusión en las nociones definidas mediante una especie de juego de palabras o mero recurso literario, que consiste en dar una vuelta de tuerca al significado habitual o corriente de los términos empleando, simple y sencillamente, una expresión en su sentido opuesto.

Desde este punto de vista, la dialéctica no es más que “una suerte de malabares con palabras opuestas”, cuya única y triste misión consiste en retorcer el significado habitual y socialmente aceptado de los distintos vocablos. Sobre tal idea se ha impuesto la concepción de que la dialéctica no es más que una “sofística de la ambigüedad”, “en la cual el razonamiento va y viene, en el cual falta el fondo, y en el cual esta insuficiencia se disfraza por medio de la impresión de sutileza que produce este razonamiento”. Así, muchas veces se asume que una demostración preclara de dialéctica consiste en no utilizar las palabras como se “debe”, por ejemplo, llamarle “abstracto” a lo que la mayoría llama “concreto” y, viceversa, llamarle “concreto” a lo que la mayoría denomina “abstracto”.

De aquí que demasiado frecuentemente los partidarios de la abstracción “o una cosa u otra” arguyan que el “sí es no y no es sí dialéctico” establece la ambigüedad absurda en torno a que “todo es uno y lo mismo”. Si la dialéctica plantea que “todo lo acabado se caracteriza por ponerse a sí mismo de lado”, “que lo propio de todo acabado es la negación de sí mismo, la capacidad de transformase en su contrario”, a ver ¿por qué una manzana no se puede transformar en un sombrero? –objetan los sagaces detractores de la fórmula dialéctica “sí es no y no es sí”–.

Con perspicacias como éstas se ha pretendido demostrar que la dialéctica no sirve de nada y que si algo logra es instituir un nefasto eclecticismo o misticismo teórico que destruye la exactitud o claridad de los conceptos tradicionales, esto sucede porque, aun aceptando que “lo propio de todo acabado es la capacidad de transformarse en su contrario”, los cambios a los que está sometido un contenido dado (v. gr., una manzana) no lo pueden convertir, a pesar de todo, en un ser de distinta especie (v. gr., un sombrero). Por tanto, el “sí es no y no es sí” dialéctico significa todo y nada a la vez. Mas la dialéctica ha cubierto esta clase de objeciones perspicaces.

A las honduras de pensamiento de este tipo ha respondido que la transformación de un fenómeno en otro “solo puede llegar a ser real mediante lo que encierra en sí como posibilidad” o, en otras palabras, que las transformaciones del ser se producen “tan solo con ayuda de la naturaleza peculiar de cada fenómeno”. “Toda especie de cosas –explica Engels– tiene su modo propio de ser negada (…)”: “en la dialéctica, negar no significa simplemente decir no, o declarar inexistente una cosa, o destruirla de cualquier modo”.

 Además, “no solo tengo que negar, sino que tengo que superar luego la negación”; ¿cómo?: “según la naturaleza especial de cada caso particular”. A esto cabe agregar que “no es contradictorio más que lo que es idéntico y no es idéntico más que lo que es contradictorio”. Una manzana no puede, en efecto, convertirse en un sombrero, pero la naturaleza peculiar de la manzana nunca sugiere que se puede transformar en un sombrero: estos dos acabados “no son contradictorios y no forman una unidad”.

En realidad, la dialéctica no se acoge al principio ecléctico “de un lado, del otro lado”, ni representa una sofística de la ambigüedad que se limita a retorcer el significado habitual de las palabras empleándolas en su sentido opuesto para provocar una impresión sutil. Quien así “se las gasta”, dándoselas de dialéctico, se limita a no usar las palabras como se “debe”, llamándole “mal” a lo que la mayoría llama “bien”, etc., disfrazando la insuficiencia de su razonamiento con ese recurso literario, yendo y viniendo de un lado a otro hasta llegar a la conclusión rimbombante de que “todo es uno y lo mismo”, de que “todo está en conexión con todo”. ¿Quién dijo que “precisamente allí donde faltan las ideas se presenta una palabra en punto y en sazón”?


Escrito por Miguel Alejandro Pérez

Colaborar


Notas relacionadas

Más de 80,000 personas han sido reportadas como desaparecidas en México desde 2006, cifra que creció significativamente en la última década.

La semana pasada dije que lo único realmente nuevo en la actual andanada de ataques en contra del Movimiento Antorchista es que no parece haber preocupación por ocultar la mano presidencial detrás de la misma, sino todo lo contrario.

No basta, pues, con instruir al estudiante, dotándole de conocimientos concretos y habilidades; es necesario educar, esto es, cambiar su concepción del mundo, su forma de ver y vivir la vida.

Los presidentes  de 121 municipios del país  exigieron al presidente Andrés Manuel López Obrador reasigne recursos para atender  a los Pueblos Mágicos

La producción industrial de antibióticos, su consumo masivo y su desecho en el medio ambiente, suelo o reservorios de agua, han desencadenado un problema de contaminación a escala mundial y la resistencia de varias especies de bacterias a los antibiótico

La prevaricación y falta de honradez de los funcionarios públicos, no es una corrupción o descomposición de los mismos, sino un fruto de “ libre empresa”, de la injusta distribución de la riqueza social y de las oportunidades vitales que conlleva.

La inversión Fija Bruta, que representa los gastos realizados en Maquinaria y equipo de origen nacional e importado, así como los de Construcción

La aportación que dejo el jurista Mariano Otero es trascendental para los ciudadanos, pues le dio una concepción a la Constitución como el documento fundamental para la libertad y garantías de los mexicanos

Ciudad de México.- El Inegi modificó al alza su manual de percepciones de sueldos y salarios, el cual entró en vigor la semana pasada, a contracorriente de la política de austeridad del próximo gobierno que encabezará Andrés Manuel López Obrador.

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se  pronunció a favor de la Guardia Nacional con un mando civil.

"Grité para que me ayudaran; mi familia quedó sepultada", contó Abraham Moreno Ortiz, quien perdió a seis integrantes de su familia por el deslave de un cerro en la colonia "Brisas del Sedeño", en la ciudad de Xalapa.

Ante la crisis económica y el COVID-19 en el campo se están echando a perder las cosechas, se vislumbran más problemas cuando los mercados se abran.

De acuerdo con el Inegi, la informalidad laboral prevalece en el trabajo doméstico remunerado, con el 95 por ciento de las personas laborando sin contrato por escrito.

Cuidad de México.-  En el contexto del décimo aniversario de la utonomía constitucional del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y la creación del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica (SNIEG), refrenda compromiso.

Grisolía estaba ingresado desde hacía unos días en el Hospital Clínico de Valencia, tras agravarse su salud y donde estaba siendo tratado contra la covid.