Cargando, por favor espere...

Gabo y Fidel: el paisaje de una amistad (III de III)
El reportaje de Ángel Esteban y Stéphani Panichelli rescata algunos de los hechos y anécdotas más interesantes vividas por Gabo y Fidel
Cargando...

  • Los secretos más íntimos de Gabo y Fidel

El reportaje de Ángel Esteban y Stéphani Panichelli rescata algunos de los hechos y anécdotas más interesantes vividas por Gabo y Fidel en lo individual y en comunidad. En el caso de García Márquez, una de las más reveladoras ocurrió en 1965, cuando viajaba en automóvil hacia Acapulco con su esposa Mercedes y de pronto, exaltado, expresó: “¡Encontré el tono!” y sin más dio vuelta entera al volante y regresó a México. A partir de ese mismo día se encerró en su casa durante 14 meses seguidos para escribir una de las novelas más deslumbrantes de la lengua española: Cien años de soledad (1967). Ese tono, acaso cifrado también en una imagen plástica, estaba liado a las bulliciosas y exuberantes historias que un niño elaboró con el descubrimiento del hielo en una cálida aldea selvática de la Colombia caribeña. 

Otros secretos íntimos del gran autor colombiano fueron sus incurables problemas con la ortografía, cuyas reglas propuso simplificar durante un congreso internacional de la Real Academia Española celebrado en Zacatecas en 1997; su tendencia obsesiva a corregir sus textos que, en algunos casos, lo obligaron a gastar 500 hojas para redactar un cuento de 11 páginas y 11 borradores para una de sus novelas más cortas, Crónica de una muerte anunciada (1981); y a reiterar su gran admiración por Jorge Luis Borges, de quien exaltaba su agudo sentido del humor que, según él, alcanzó su mayor expresión cuando “elogió” al dictador chileno Augusto Pinochet en 1976, suceso que supuestamente le costó la pérdida del Premio Nobel de Literatura.

Su presunta “fascinación por el poder” –manifiesta, según sus críticos, en El otoño del patriarca (1975) y El general en su laberinto (1989) y en su amistad con Fidel–  jamás fue motivo de incomodidad en García Márquez, porque tal “acusación” no se formuló a ninguno de sus predecesores –Ramón del Valle Inclán, Miguel Ángel Asturias y Augusto Roa Bastos, entre otros– y porque su admiración por Castro Ruz se sustentaba, como ya se mencionó, en afinidades intelectuales e ideológicas. Por ello, cuando en distintas ocasiones se le preguntó por qué era amigo y “asesor honorario” de un “dictador”, sus respuestas fueron: porque “es una de las personas que más quiero en el mundo… porque es mi amigo” y porque “las elecciones no son la única forma de ser demócrata”.

En Gabo y Fidel se rescata un hecho por demás significativo, previamente reseñado por Teodoro Perkof: en una reunión amistosa celebrada en la casa habanera de Gabo durante la Navidad de 1997, donde se hallaban otros funcionarios del gobierno cubano, hizo algunas críticas al funcionamiento del sistema político-económico local y, cuando éstos le preguntaron qué había querido decir, Fidel intervino: “Lo que Gabo quiere decir es que ni a él ni a mí nos gusta la revolución que hemos hecho… Hubo un gran silencio”.


Escrito por Ángel Trejo Raygadas

Periodista cultural


Noticia anterior
La diosa de los partos
Noticia siguiente
Vicente Huidobro

Notas relacionadas

A pesar de esa orientación existencialista, el filme de Paul Schrader está lejos de ser una obra cinematográfica que pueda considerarse nula, o como una película del montón.

El gobierno mexicano, en las actuales circunstancias, se niega a oír el clamor popular ante la hambruna inminente.

El poema Idilio Salvaje es su mejor trabajo, fue reconocido nacional e internacionalmente

Quizás su periodo más fructífero fue en la “época del cine de oro mexicano”, donde tuvo fuerte impulso de las instituciones gubernamentales, la academia, el estatus que estaba construyendo la industria fílmica de EEUU y la sociedad mexicana.

Por su origen humilde y el contexto de la Revolución, fue una artista muy comprometida con el destino del pueblo mexicano: militó desde muy joven en el PCM; fue lideresa del grupo feminista Las Pavorosas.

En los últimos 12 meses, 48% de los mexicanos acudieron al menos a un evento cultural. De este porcentaje, el 42% vio una película o fue al cine; en contraste, sólo el 7% asistió a un espectáculo de danza.

Desde los tamales sonorenses, yucatecos y los tradicionales hasta veganos podrás encontrar en una de las celebraciones gastronómicas más grandes de la Ciudad de México: la Fiesta del tamal, Cacao y Atole.

El ejemplo de Carl es lo que motiva a Bud a buscar recomponer las cosas, dándole una sopa de su propio chocolate a Gekko.

Por su ideología socialista, la Academia Sueca rechazó su candidatura al Premio Nobel. De entonces a la fecha, la obra de Pautosvski se llenó de polvo. Hoy, Editorial Esténtor publica su novela Relatos del norte, en un intento por rescatar su obra.

Con su pintura Los Poulot, retrato de una pareja pequeño-burguesa, el artista hizo evidente su predilección por los hijos del sufrimiento y las víctimas de injusticias.

Los arqueólogos han hallado 68 mausoleos de la civilización de la ciudad de Buto, que fue capital del Bajo Egipto (norte) antes de la unificación con el reino del sur.

Plagada de sátira y burla, su obra se centra en el "El Testamento" (1461), considerada la ampliación de "El Legado" (1456), a las que se suma "La balada de los ahorcados" (1463); la primera y la última reflejan su preocupación por la pena de muerte.

Esta película nunca se propuso ser de crítica social; sin embargo, se ve retratada la sociedad más violenta, la que más ha generado vicios, bajas pasiones y ambiciones desmedidas.

Las religiones provocan división y luchas: Igmar Igmarsson

Lifschitz toma como ejemplo a la estética para demostrar que una revolución como la que Marx propone lleva consigo una concepción nueva de la sociedad.

Edición impresa

Editorial

Nuevo esquema pensionario, despedida de la 4T


Nuestro Reporte Especial ofrece esta semana el resultado de su consulta sobre el esquema pensionario recientemente aprobado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1133