Cargando, por favor espere...

Nuevo mundo y conquista, de Francisco de Terrazas (II de II)
En su poema épico Nuevo mundo y conquista, Francisco de Terrazas da voz a la inconformidad de los criollos, descendientes de los conquistadores de la Nueva España, como él mismo fuera.
Cargando...

En su poema épico Nuevo mundo y conquista, Francisco de Terrazas da voz a la inconformidad de los criollos, descendientes de los conquistadores de la Nueva España, como él mismo fuera. Los dos primeros fragmentos conservados de esta epopeya dan cuenta, como hemos visto, de su admiración frente a las hazañas y el valor de los soldados de Hernán Cortés, que derrotaran a “tantos rendidos reyes”, agregaran un nuevo territorio al viejo mundo, vencieran a ejércitos formados por millones de hombres y postraran a sus “falsos dioses”, que exigían “sacrificio de humanos corazones”. La invasión, la masacre, la destrucción del milenario mundo mesoamericano y el coloniaje desde los ojos de los vencedores.

En el tercer fragmento (de los 21 que han llegado hasta nosotros), el cronista prosigue su enumeración de los hechos relevantes de la época posterior a la conquista; aborda el tema de la extracción de metales preciosos del subsuelo americano para enviarlos a la metrópoli; y la esclavitud de los pueblos conquistados que sobrevino “tras el ‘felice’ fin de aquella guerra”; pero el poeta se cuida de condenar la explotación hasta la muerte de pueblos enteros, pues no es “éste el lugar de decidirse” si es buena o mala esta esclavitud, permitida en otros tiempos, y que terminó por prohibirse en el nuevo mundo; Terrazas sugiere que el Capitán Cortés pudo no saber lo que estaba ocurriendo.

Tras el felice fin de aquella guerra

a Cuba fue con escogida gente;

en breve tiempo vio toda la tierra

pacífica servir seguramente,

más como el fundamento que se yerra

hace salir errado lo siguiente,

para las minas de oro que hallaron

esclavos a hacerse comenzaron.

La causa de esto no es a mí juzgarla

ni aun éste es el lugar de decidirse

si pudo la razon justificarla

y en otra ha sido justo el impedirse;

sé que después de bien examinarla

vino con gran rigor a prohibirse;

aunque el remedio a tiempo se enviase

que a reparar las islas no bastase.

Prosigue Francisco de Terrazas su narración de lo acaecido a las majestuosas sociedades prehispánicas después de la conquista; el despoblamiento de las ciudades por el hambre y las epidemias llegadas del viejo mundo; el trasiego de esclavos para continuar la explotación en minas y plantaciones; las incursiones de los valientes soldados españoles (de quienes da nombres y apellidos), cuyo empleo había cambiado al de vulgares traficantes de esclavos, capturado entre las poblaciones inermes del continente.

Antes fue decayendo de tal suerte

en breve tiempo aquel dichoso estado,

que de los indios con estrago y muerte

un número infinito fue acabado,

y como nadie de oro se convierte

al rústico provecho del ganado,

para labrar las minas fue la traza

hacer de ciertos hombres simple Gaza.

Junto a Honduras una mansa gente

las islas de Guanajos habitaba,

humilde y simple, que muy fácilmente

por fuerza o por engaños se tomaba,

y como empresa que era conveniente

a la labor del oro que aflojaba

tres vecinos de Cuba la emprendieron

y con Diego Velázquez se avinieron.

Sin embargo, la “fácil” empresa de trasegar “mansos” hombres para obligarlos a producir riquezas, en más de una ocasión se complicó; y el poeta no puede menos que mencionar las rebeliones de esclavos a bordo de las embarcaciones de los traficantes.

Nadie a decir ahora me compela

los trances de fortuna que pasaron,

la presa de Naucol, la carabela

con que los indios presos se le alzaron,

que en fin por donde nadie dio la vela

al viento y del forzados arribaron

a tierra nunca vista ni sabida,

que fue para su daño conocida.


Escrito por Tania Zapata Ortega

COLUMNISTA


Noticia anterior
El irlandés

Notas relacionadas

La obra aplica de “forma magistral” el método de análisis marxista-leninista, que permite al autor pronosticar los eventos que se desarrollaron en años posteriores, en los que los principales países imperialistas del mundo buscan mantener su hegemonía.

Es una investigación periodística que describe cómo un grupo de espías del Partido nazi de Alemania se infiltró en el sistema político mexicano para aprovechar las simpatías de Adolfo Hitler.

En el soneto "A don Pedro Alvizu Campos", denuncia la represión y los abusos contra su pueblo, la persecución y la tiranía yanqui y lo llama a impulsar a los rebeldes con su inmortal ejemplo.

La cinta de Terrence Malick está basada en hechos reales y nos narra el ejemplo de un hombre que termina siendo ejecutado en la Alemania nazi por sus ideas y su posición frente a la guerra.

Es imposible separar al arte de la realidad o del pensamiento del autor. Entre el arte y la ideología hay una relación mutua.

Los autores coinciden en definir al fascismo como una ideología política reaccionaria, dictatorial, militarista, imperialista, estatista, anti-individualista y asociada al pensamiento deísta.

Las actividades del Festival Internacional de la Orquídea continuarán hasta el próximo viernes, desde las 10:00 a 20:00 horas. También se podrá disfrutar de un gran programa artístico, gastronómico y cultural.

Plaza Llamas fustiga a los políticos oportunistas de su tiempo, precursores de los actuales dirigentes partidarios. Han pasado 139 años desde su muerte, quien participara activamente en la lucha previa a la promulgación de la Constitución de 1857.

Es difícil imaginar una sociedad mejor sin una buena actividad artística, que, junto a la educación, son condiciones básicas para que la mujer y el hombre quieran transformar la caduca sociedad en que vivimos y fundar una nueva.

La Feria Nacional del Mole es una de las más importantes de la CDMX. Se estima que este año participen más de dos mil familias de la demarcación con la preparación del mole.

La cinta, del realizador chileno Ciro Guerra, es una parábola que refleja lo que es el eurocentrismo. La historia se basa en la novela homónima del escritor sudafricano (premio Nobel) J. M. Coetzee.

Fue un destacado poeta del Romanticismo británico que creció en una familia aristocrática. Con 18 años publicó su primer libro de poemas, "Horas de ocio", pero su sátira "Bardos ingleses y críticos escoceses" lo dio a conocer en el mundo intelectual.

El poeta y periodista fue siempre un hombre de izquierda, antiimperialista, militante por la paz, enemigo de los criminales experimentos nucleares estadounidenses en el desierto de Nevada, en el Atolón de Bikini y en el sur del Océano Pacifico.

En Los demonios y los días, el poeta habla de su soledad, de la agobiante rutina que enfrenta y en la que se reconoce igual a tantos hombres que, compartiendo el cielo, las calles, el transporte, jamás llegan a conocerse.

En 2013, Snowden decidió robar la información del PRISM para darla a conocer al mundo.

Edición impresa

Editorial

El poder y el triunfo


Lo más preocupante es que ahora será mucho más fácil para la Presidenta lograr la aprobación de las propuestas de modificación a la Constitución.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1137