Cargando, por favor espere...

La industria del cine en México: basura muy bien pagada
En los últimos años, las películas de superhéroes se han convertido en temas de tendencia en las redes sociales.
Cargando...

En los últimos años, las películas de superhéroes se han convertido en temas de tendencia en las redes sociales. Cada que se estrena una película del “mundo Marvel”, por ejemplo, se genera notable euforia en Facebook, Twitter y WhatsApp: todos quieren ser los primeros en ver la película, en subir memes, spoilers, etc., con tal de mostrar al mundo que forman parte del fenómeno. Esto es nuevo. Hasta hace unos años, las películas solo se anunciaban en la televisión, la radio, espectaculares, periódicos, revistas y grandes carteles, a pesar de lo cual dicha propaganda era limitada. Hoy, cuando las redes sociales prácticamente se han universalizado, no hay un solo usuario que ignore que una nueva película está a punto de estrenarse. Todo este movimiento refleja un cambio en los patrones culturales de la sociedad mexicana. Pero ¿cuál es el correlato económico de este fenómeno cultural?

Es verdad que en los últimos tiempos las plataformas con contenido cinematográfico, como Netflix, han ganado terreno en un escenario que se encontraba copado por el cine y la televisión; pero todo parece indicar que lo que ha retrocedido en sus posiciones no es la pantalla grande, sino la chica. Al contrario de lo que pasa con la televisión, cuyos ratings han caído sensiblemente, la industria del cine no deja de crecer. De acuerdo con un estudio presentado en marzo por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine), en la última década ésta creció el 8.4 por ciento en promedio, lo que contrasta con el crecimiento general de la economía del país, que fue de solo el 2.1 por ciento anual. ¿Los grandes ganadores? Cinépolis y Cinemex.

El duopolio ha desplazado a casi todos las demás empresas del país. Según una entrevista concedida en 2017 por Alejandro Ramírez, director de Cinépolis, su empresa era la cuarta cadena de exhibición en el mundo, la segunda en venta de boletos y operaba más de 652 salas de cine a las que asistieron 338.4 millones de espectadores aquel año. Es la compañía más grande de América Latina en su ramo. Pero éstas solo son las cifras de Cinépolis; faltan las de Cinemex. Según el informe de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) 2018, se disparó en demasía el número de asistentes a las salas de cine mexicanas. En 2010 asistieron a éstas 10.5 millones de personas; en 2013 la cifra subió a 28.7 millones; en 2016 fueron 31.6 millones de asistentes y en 2017 llegaron a 34.8 millones.

Es, pues, un negocio boyante. La fortuna de Alejandro Ramírez se multiplicó fabulosamente y lo llevó a la presidencia del Consejo Mexicano de Negocios en el periodo 2016-2019. Una de las principales razones por la que la exhibición de largometrajes en salas reporta amplios márgenes de ganancias son los elevados precios de entrada. Una nota publicada en 2015 por el portal Sin embargo, basada en la información de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2015, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), calcula que una familia mexicana, integrada por cuatro miembros deberá trabajar al menos ocho horas con un ingreso de salario mínimo para poder pagar las entradas y disfrutar una película de dos horas en una sala de cine. Pero a pesar de esto, ésta sigue siendo una de las formas de entretenimiento a la que más recurren los mexicanos, de familia acomodada y también los que no lo son.

Pero ¿qué contenidos se pagan? Según los “resultados definitivos” de los últimos cuatro años publicados por Canacine, las películas más taquilleras fueron: Avengers: era de Ultrón, en 2015; Capitán América: Civil War, en 2016; Coco, en 2017 y Avengers Infinity War, en 2018. Este último filme generó mil 141 millones de pesos en taquilla y lo vieron 21.5 millones de personas. Éstas son las películas que consumen muchos mexicanos: tramas que no ofrecen nada nuevo, sobrecargadas de efectos especiales, que invitan a pensar en mundos inexistentes y que están totalmente alejados de los problemas socioeconómicos y políticos que padecen los mexicanos.

La industria del cine en México, al menos en lo que se refiere a los filmes que se exhiben en salas, en la televisión y en la Internet, produce basura muy bien pagada. La sociedad mexicana sigue hinchando las bolsas de los grandes empresarios a cambio de películas que, desde su nacimiento, vienen castradas de todo contenido artístico y, eso sí, preñadas de la ideología dominante del imperialismo estadounidense. Pero todo esto tiene sin cuidado a la gran mayoría. Cuando se estrene la siguiente película de superhéroes, volveremos a ver la fiebre patológica de los mexicanos: gastar millones de pesos en la compra de basura cultural, para seguir engrandeciendo a los señores del capital.


Escrito por Gladis Eunice Mejía Solís

COLUMNISTA


Notas relacionadas

La aportación que dejo el jurista Mariano Otero es trascendental para los ciudadanos, pues le dio una concepción a la Constitución como el documento fundamental para la libertad y garantías de los mexicanos

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del INEGI, evidenció que los ciudadanos que viven en entidades y municipios gobernados por Morena perciben mayor índice de inseguridad.

En el cuento El hombre de la multitud, de Poe, la gente de negocios tiene algo de demoniaco, rasgo similar al que Marx utiliza para referirse a las personas de esta clase social y que denomina “fantasmas del viejo mundo”.

Carlos Marx, sin duda el pensador más relevante del siglo XIX, incursionó en la economía política, la sociología y la historia

El principal enemigo de la clase trabajadora mexicana tiene nombre. Ya lo decía Vladimir Illich Uliánov, Lenin, en 1903: “(...) Los demagogos son los peores enemigos de la clase obrera".

La llegada al poder de un maestro rural de las profundidades de Cajamarca es una señal inequívoca de los cambios sociales y políticos que se están efectuando en Perú.

No desestimemos los hechos crasos que nos demuestran que nos estamos encaminando a un régimen dictatorial en donde los que gobiernan están seguros de que “no son iguales” y en donde, en nombre y representación de ellos, ejerce el poder una sola persona.

De acuerdo al Indicador de Confianza Empresarial de las Manufacturas, en   enero de este año, el sector de la construcción descendió 1.1 puntos

¿No es un derecho ciudadano reclamar que no se reprima, que no se amenace, que no se insulte ni discrimine por hacer uso de los derechos que otorga la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos?

En términos anuales, el IGAE registró una caída real de  menos 0.6 por ciento en el mes de referencia

AMLO aseguró que su gobierno disminuiría las desigualdades sociales. Sin embargo, la pobreza se ha incrementado. Lo mismo sucede en materia de salud, seguridad y de la causante de todos los males, según él, la corrupción.

Kinsey apunta hacia la existencia de un proceso de limitación de las actividades mercenarias, pero lo cierto es que su afirmación solo reproduce lo que dicen las potencias imperialistas que usan a esos grupos.

Los estragos que han sufrido los texcocanos en manos de sucesivos gobiernos morenistas son un botón de muestra de lo que el Edomex tendrá que afrontar si la candidata Delfina Gómez llega a ser favorecida por los votantes.

Este 30 de agosto, se prevé el retorno de 33 millones de niños a las aulas, a pesar de registrarse desde hace varias semanas, más contagios de Covid-19 y su variante Delta, que en las primeras dos olas anteriores.

Conlleva una grave injusticia y una flagrante violación a los derechos constitucionales básicos, confundir el intermediarismo oportunista con los derechos de organización, petición y manifestación pública de los ciudadanos