Cargando, por favor espere...

Dulce María Loynaz
Viajó por Sudamérica y Europa, participó en congresos y colaboró como corresponsal en algunos diarios cubanos, entre ellos El País y Excelsior; recibió el Premio Miguel de Cervantes en 1992.
Cargando...

Cheché

(Muchacha que hace flores artificiales).
Dedico estos veros a la señorita
Mercedes Sardañas, heroina anónima.
A ella devotamente

 

Cheché es delgada y ágil. Va entrada en el otoño.
Tiene los ojos mansos y la boca sin besos...
Yo la he reconocido en la paz de una tarde
como el Hada –ya mustia– de mi libro de cuentos.

 

Cheché es maravillosa y cordial;
vuela sin alas por calles y talleres.
En invierno hace brotar claveles y rosas y azucenas
con un poco de goma y unas varas de lienzo...

 

Esta Cheché hace flores artificiales.
Ella es la abastecedora de escuelas y conventos...
¡La primavera la hace florecer como a tierra virgen!...
Y la deshoja y la sacude en pétalos...

 

Ella tiene la altura de los lirios pascuales en sus manos;
y tiene que pasar por sus dedos la mística corona
para la niña de Primera Comunión, enviada desde el cielo...

 

Cheché no llora nunca.
Ni necesita cantos en su trabajo largo, silencioso, ligero...
Es seria sin ser agria;
es útil sin ser tosca;
es tierna sin blanduras
y es buena sin saberlo...

 

Yo no sé de árbol fuerte más fuerte que su alma...
Ni de violeta humilde comparable a su gesto.
Ni sé de ojos de niño más puros que sus ojos,
ni de música grata aún más que su silencio...

 

Ella es la Primavera Menor,
la Segadora de prados irreales, de jardines inciertos...
¡Ella es como un rosal vivo!... Como un rosal:
¡Cuando ya hasta las flores su aroma van perdiendo,
yo he encontrado en las flores de Cheché la fragancia de los antiguos mayos,
de los cerrados huertos!...
Más que un clavel me huele a clavel su inocente clavel de trapo...
¡Y más que otras tierras
yo creo que serviría para sembrar una esperanza
la poca tierra humilde y noble de su pecho!...

 

Poema sin nombre

He de amoldarme a ti como el río a su cauce,

como el mar a su playa, como la espada a su vaina.

He de correr en ti,

he de cantar en ti,

he de guardarme en ti ya para siempre.

Fuera de ti ha de sobrarme el mundo

 

como le sobra al río el aire, al mar la tierra,

a la espada la mesa del convite.

Dentro de ti no ha de faltarme

blandura de limo para mi corriente,

perfil de viento para mis olas,

ceñidura y reposo para mi acero.

Dentro de ti está todo; fuera de ti no hay nada.

Todo lo que eres tú está en su puesto;

todo lo que no seas tú me ha de ser vano.

En ti quepo, estoy hecha a tu medida;

pero si fuera en mí donde algo falta, me crezco...

Si fuera en mí donde algo sobra, lo corto.

 

Selva

Selva de mi silencio,

apretada de olor, fría de menta.

 

Selva de mi silencio, en ti se mellan

todas las hachas; se despuntan

todas las flechas;

se quiebran

todos los vientos.

 

Selva de mi silencio, ceniza de la voz

sin boca, ya sin eco; crispadura de yemas

que acechan el sol,

tras la espera

maraña verde... ¿qué nieblas

se te revuelven en un remolino?

¿Qué ala pasa cerca

que no se vea

succionada en el negro remolino?

 

(La selva se cierra

sobre el ala que pasa y que rueda).

 

Selva de mi silencio,

verde sin primavera,

tú tienes la tristeza

vegetal y el instinto vertical

del árbol. En ti empiezan

todas las noches de la tierra;

en ti concluyen todos los caminos.

 

Selva apretada de olor, fría de menta.

 

Selva con tu casita de azúcar

y su lobo vestido de abuela;

trenzadura de hoja y de piedra,

masa hinchada, sembrada, crecida toda

para aplastar aquella,

tan pequeña,

palabra de amor…

 

DIVAGACIÓN

Si yo no hubiera sido…, ¿qué sería

en mi lugar? ¿Más lirios o más rosas?

O chorros de agua o gris de serranía

o pedazos de niebla o mudas rocas.

De alguna de esas cosas –la más fría–

me viene el corazón que las añora.

Si yo no hubiera sido, el alma mía

repartida pondría en cada cosa

una chispa de amor…

 

Nubes habría

–las que por mí estuvieran– más que otras

nubes, lentas… (¡La nube que podría

haber sido!)

 

¿En el sitio, en la hora

de qué árbol estoy, de qué armonía

más asequible y útil? Esta sombra

tan lejana parece que no es mía…

Me siento extraña en mi ropaje; y rota

en las aguas, en la monotonía

del viento sobre el mar, en la paz honda

del campo, en el sopor del mediodía…

 

¡Quién me volviera a la raíz remota

sin luz, sin fin, sin término y sin vía!…

 

Dulce María Loynaz

Nació en La Habana, Cuba, el 10 de diciembre de 1902. Escribió poesía desde muy joven y con 16 años, en 1919, publicó sus primeros poemas en varios periódicos nacionales. En 1927 se doctoró en Derecho Civil en la universidad de esta misma ciudad ejerciendo abogacía hasta 1961, dedicándose paralelamente a la literatura.

En la década de los 30, su casa de La Habana comienza a convertirse en centro de la vida cultural de la ciudad, acogiendo en las llamadas “juevinasˮ a diversos intelectuales y artistas, como Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Gabriela Mistral o Alejo Carpentier. En 1937 publicó el poema Canto a la mujer estéril en la Revista Bimestre Cubana; al año siguiente, Versos, que había comenzado a escribir en 1920. Posteriormente, viajó por Sudamérica y Europa, participó en congresos y colaboró como corresponsal en algunos diarios cubanos, entre ellos El País y Excelsior. En 1951 es elegida miembro de la Academia Nacional de Artes y Letras de Cuba, y ese mismo año es nombrada Hija Adoptiva por el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz (Canarias). Ingresa en la Academia Cubana de la Lengua en 1959 y, nueve años más tarde, en la Real Academia Española.

Tras varios años de retiro, publicó obras como Poesías escogidas (1984), Bestiarium (1991) y Fe de vida (1994); recibió el Premio Miguel de Cervantes en 1992. Al año siguiente le concedieron la Orden Isabel La Católica y el Premio Federico García Lorca.

Su última aparición pública tuvo lugar en abril de 1997, cuando la Embajada de España en Cuba le rindió un homenaje en su casa. Falleció ese mismo mes, el 27 de abril de 1997.

Su obra ha sido traducida al francés, italiano, inglés, serbio, noruego y forma parte de la poesía intimista femenina Sudamericana.


Escrito por Redacción


Notas relacionadas

Junípero Serra, fraile franciscano, destacó como eficiente promotor de la religión católica en la entonces llamada Alta California, labor que realizó en los pueblos indígenas de esa región septentrional, y que Sabater exalta como “humanitaria y civilizado

Poetisa, prosista, dramaturga, ensayista y maestra española, considerada una de las voces más significativas de la generación poética del 27. Fundadora de la primera Universidad Popular de Cartagena.

"Second Life" (2003) fue el primer intento por crear un “metaverso”, una recreación virtual, pero sin la popularidad esperada, entonces, ¿por qué el concepto y la idea de un metaverso es algo relevante hoy?

Su obra no no tiene hoy la difusión que merece; sobre ella se cierne esa conjura del silencio que siempre ha intentado acallar a quienes contradicen el ideario y la tradición dominantes.

En sus escritos demuestra la importancia del análisis del arte en la transformación del mundo y la necesidad de crear ideas estéticas contrarias a la ideología dominante.

Para sobrevivir al hambre, el desempleo, el alza de tributos y epidemias, los más pobres de la segunda mitad del S. XVII de los países más desarrollados de Europa tuvieron que buscar otros medios de vida, afirma el historiador británico.

Es una versión novelada del movimiento de Independencia de México en 1810. La propuesta del autor es crítica y hasta burlona cuando explota las acciones anecdóticas y desafortunadas de los principales actores de ese episodio histórico.

Limantour describe a su “gran Presidente” como un hombre egoísta, desconfiado y receloso de todo personaje que pudiera superarlo o contrastarlo, como le ocurrió con Ramón Corral.

El Museo de Arquitectura de Madera muestra la amplia variedad de los edificios elaborados con este material por el pueblo ruso.

Momo es una niña huérfana que aparece de la nada en un antiguo anfiteatro en una ciudad italiana, lo único que sabe es su nombre y que tiene 100 años.

La obra reseña cómo el Ejército Rojo y el pueblo ruso derrotaron a los ejércitos que el gobierno de Adolfo Hitler ordenó en 1941-1942 para destruir el primer ensayo de socialismo en Occidente.

Su ideario quedó plasmado en periódicos de su tiempo, como La Luz de los Libres, La Idea y El Constitucional, publicaciones que, a decir del poeta Juan de Dios Peza, su amigo cercano, “en su mayor parte, eran las hojas volantes que encendían el fuego de l

Su poesía "El poeta y su llama" es un grito contra la bestialidad de los regímenes totalitarios, que no pueden tolerar la luz de la poesía alumbrando el camino de los pueblos en su lucha.

En voz de un socialista ruso exiliado en París, Blasco Ibáñez afirma que el emperador de Alemania Guillermo II consideraba a la guerra como “la primera función de un pueblo y la más noble de las ocupaciones”.

El sentimiento de satisfacción no siempre expresa un bienestar en la vida de la gente, sino muchas veces se trata de una conformidad provocada por la fuerza de la costumbre, que incluso genera satisfacción en medio de la pobreza.

Edición impresa

Editorial

La farmacia más grande del mundo


A cinco meses de inaugurada, la Megafarmacia sólo es grande en extensión: el gobierno compró, por una millonada, un almacén ubicado sobre 42 hectáreas.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad anónima 1135