Cargando, por favor espere...

¿Se puede decretar el fin del neoliberalismo?
¿A qué se refiere el Presidente cuando afirma que se acabó el neoliberalismo? ¿A que México se sustraerá de la economía mundial, donde lo que domina es el libre mercado?
Cargando...

El Presidente de México recientemente decretó “el fin de la época neoliberal”. Pero ¿es posible terminar con el neoliberalismo por decreto? No se puede, porque el desmontaje del citado modelo económico no deviene de un acto volitivo, sino de un proceso político que implica la participación de una serie de factores determinados por la realidad económica y social.

El neoliberalismo –economía de mercado o de libre competencia, rara vez llamado capitalismo neoliberal– sostiene que el bienestar del individuo consiste en no restringir el libre desarrollo de sus capacidades empresariales en un marco institucional caracterizado por el derecho a la propiedad privada y al libre mercado, donde el papel del Estado es garantizar el desarrollo de estas prácticas.

El neoliberalismo se gestó en el seno del Estado de bienestar. Surgió como una necesidad de supervivencia del sistema capitalista. Ya no es un secreto que la economía capitalista, por su lógica de máxima ganancia, su dinámica de producción y distribución de la riqueza, genera constantemente crisis que la obligan a mutar para sobrevivir: entre 1930 y 1970 implementó el Estado de bienestar y de 1970 hasta nuestros días ha aplicado el neoliberalismo. Durante la vigencia del Estado de bienestar, las condiciones de vida de la clase trabajadora mejoraron mediante el incremento de sus ingresos, derechos laborales, una mayor oferta de servicios de salud, educación, etcétera.

Recurrió a este modelo esencialmente por dos razones: 1) La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) pesaba como espada de Damocles sobre las cabezas de las grandes potencias occidentales y 2) porque solo incrementando la capacidad de compra de las clases trabajadoras podía echarse a andar de nuevo la economía mundial; ésta fue la “genial” solución de Keynes a la crisis de los años 30. Pero este modelo económico llegó a su agotamiento en la década de los años 70 del siglo pasado.

Ya en este periodo, la primera ministra de Inglaterra, Margaret Thatcher y el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, pusieron en marcha una “crítica” hacia el “excesivo papel del Estado en la economía y le atribuyeron la responsabilidad del pobre crecimiento económico ¿Era culpable el Estado? No. Una vez terminada la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial, terminó el periodo de crecimiento económico; si el capitalismo no invierte sus ganancias en un nuevo proceso productivo, muere; y en la década de los 70 el mercado se agotó porque los recursos son finitos. Entonces sus dirigentes se plantearon la pregunta: ¿Hacia dónde ir? Básicamente, decidieron dar un giro hacia la globalización –el libre tránsito del capital en el mundo, pues faltaba abrir los mercados en el Medio y el Lejano Oriente y en los países socialistas–; quitar poder al Estado sobre la economía, disminuir salarios y abandonar la política del pleno empleo. Ésos fueron y siguen siendo los ejes del neoliberalismo.

En México, la justificación para cambiar el modelo fue la crisis de la deuda en la década de los años 80, causada por la protección que el Estado brindaba a la industria. Se implementó así la política de venta de empresas públicas hasta llegar a las recién concretadas reformas estructurales –en el sexenio pasado–, al salario real que está estancado y a una economía donde el Estado no dirige ésta y solo es garante del marco constitucional.

Es cierto que después de 1970 la economía mundial logró salir a flote –a la mexicana no le fue bien– pero terminó por colapsar en 2008; y todavía hay indicadores que hablan de que no han pasado sus efectos, pues muestran un lánguido crecimiento y se pronostican más reducciones.

¿A qué se refiere el Presidente cuando afirma que se acabó el neoliberalismo? ¿A que México se sustraerá de la economía mundial, donde lo que domina es el libre mercado? ¿Tiene el gobierno en turno una política económica orientada a la creación de un mercado interno vigoroso en México, de la que hasta ahora se desconozcan las principales líneas de acción? ¿El salario real de México –sí, el salario real, no el mínimo– es el que el trabajador mexicano necesita? ¿Hay una política de pleno empleo de la que no estemos enterados?

¿Se acaba con el neoliberalismo por decreto? No, definitivamente no. Queda claro que hay más circo que una realidad en la afirmación del señor Presidente. Para acabar con el neoliberalismo hace falta una fuerza social organizada y con capacidad política para plantear un plan económico serio, donde lo primordial sea la satisfacción plena de las necesidades sociales y no la máxima ganancia.


Escrito por Rogelio GarcÍa Macedonio

COLUMNISTA


Notas relacionadas

La resolución señala que la “subordinación política del pueblo puertorriqueño” impide la toma de decisiones soberanas respecto a la crisis humanitaria tras resultante los huracanes Irma y María. Afirma que la JCF “recrudece la situación colonial”.

Las ciencias, en menor o mayor grado, han sido influenciadas por la ideología del sistema económico dominante. La matemática y la física, a pesar de su rigurosidad y cientificidad, no han sido la excepción.

En 1634, un bulbo de tulipán común costaba alrededor de un florín; en 1635 subió a 2.2 florines y en 1637 llegó a costar 60 florines.

El origen de la palabra “tupamaro” procede del nombre del legendario caudillo indígena peruano Túpac Amaru II, quien en 1780 se sublevó contra el imperio español

Cuando los órganos de la justicia de la sociedad burguesa condenan a los criminales, actúan contra seres humanos que han trasgredido el orden establecido

No hay duda de que para los pensadores de la antigüedad, el origen de la miseria humana radicaba en la propiedad injustamente distribuida entre los hombres. Sin embargo, la causa de la propiedad escapaba a su razonamiento.

Condorcet formuló las propuestas sociales más avanzadas de su época, entre las que destacaron la defensa de los derechos humanos, el voto a la mujer; la educación universal, laica, gratuita y obligatoria; la eliminación de la esclavitud.

Los arqueólogos han demostrado que hace 700 mil años, mucho antes de la evolución a Homo sapiens, nuestros primeros ancestros humanos poseían capacidades primitivas para juzgar proporciones relativas.

La gira de Turetsky es una respuesta de “descontrariedad internacional” ante el panorama de conflicto entre Rusia y Occidente, que ha generado un clima de

¿Qué es lo que respira y no tiene alma? ¿Por qué unas palomas que se posaron en las ramas altas de un árbol dijeron a las que se treparon abajo: si una de vosotras subiera, las dobláramos y si una de nosotras bajara, las igualáramos?

Durante la marcha, los jóvenes portaron pancartas con mensajes como: “Ser estudiantes es más peligroso que ser asaltante”.

Esta disminución ha derivado en la falta de financiamiento de varios proyectos, y, de hecho, aún no se ve el panorama completo de las consecuencias que traerá consigo la desaparición de fideicomisos del Conacyt.

Un grupo de casi 200 personas se manifestó a las afueras del AICM debido a que se vieron defraudados por una persona que les ofreció trabajo en Canadá.

Guardadas las diferencias sociopolíticas, se confirma que en tiempos de pandemia y crisis económica los electores, desesperados, optan por la ilusión de seguridad conservadora contra la incertidumbre asociada a las izquierdas, siempre divididas.

Se podría decir que cada vez que la biología da un paso, la filosofía le acompaña.