Cargando, por favor espere...

Daniel Ortega, el dictador
Desde hace algunos meses, los poderosos medios occidentales desataron una campaña masiva para situar a Nicaragua en el centro del debate público.
Cargando...

Desde hace algunos meses, los poderosos medios occidentales desataron una campaña masiva para situar a Nicaragua en el centro del debate público. En Nueva York, Ciudad de México, Bogotá y Buenos Aires se lanzan al unísono acusaciones contra “ la pareja imperial de Nicaragua, que no entiende que el pueblo nicaragüense ya no los quiere en el poder y en lugar de eso ha terminado con la vida de más de 300 mártires de la libertad ”. Daniel Ortega ha revivido el viejo fantasma del dictador e incluso se dice a coro que se ha vuelto más sanguinario y repudiado que el abominable Anastasio Somoza. Situación tan calamitosa solo acepta una solución: es indispensable que los amantes de la libertad y los guardianes de la democracia intervengan en la sufriente república centroamericana para que paren el baño de sangre.

Ante este discurso, hoy tan difundido, es preciso revisar quién es Daniel Ortega y cuál ha sido su participación en la vida política de la Nicaragua contemporánea.

Ortega se afilió a las fuerzas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 1963, cuando tenía escasos 18 años. Por su destacada participación en las filas del sandinismo, la dictadura lo persiguió y lo hizo pasar siete años en la cárcel, de donde salió libre solo por un exitoso canje de rehenes que se efectuó entre el somozismo y el FSLN. Libre ya, volvió a la vanguardia sandinista y se convirtió en el principal referente de los rebeldes en 1979 cuando, derrotado militarmente, Anastasio Somoza abandonó el país. Como miembro dirigente del FSLN Daniel Ortega liberó a Nicaragua de una de las dictaduras más sanguinarias y longevas de América Latina.

La Revolución Sandinista, ya en el poder, tuvo que enfrentarse a condiciones casi imposibles de superar. Inmediatamente después de instaurarse el gobierno revolucionario, Estados Unidos (EE. UU.)  envió un ejército de mercenarios a Nicaragua para librar una guerra frontal contra Daniel Ortega y derrocar a la revolución triunfante. Lo último que quería EE. UU. era tener una segunda Cuba. A pesar del acoso prolongado, que al final ganaron los sandinistas, el gobierno logró abatir el analfabetismo y comenzó a dar los primeros pasos en la construcción de un país socialista. La influencia de Cuba, así como las banderas marxistas del sandinismo, fueron las marcas de este periodo. En 1985 se realizaron las primeras votaciones realmente democráticas de Nicaragua, mismas que ganó Daniel Ortega con el 63 por ciento de los sufragios, lo que lo volvió presidente entre 1985 y 1990. En 1990, tras un gobierno desgastado por la guerra de la Contra, se realizaron nuevas votaciones; esta vez no venció el sandinismo, sino la opositora Violeta Barrios de Chamorro. Respetuoso de la voluntad popular, Daniel Ortega entregó el cargo. La elección de 1985, y su salida de la presidencia en 1990, más que señalarlo como autoritario o dictador, lo ofrecen como un hombre de profunda convicción democrática.

Durante 16 años, de 1990 a 2006, el sandinismo se dedicó a ganarse la confianza del pueblo nicaragüense, lo que nuevamente llevó a Daniel Ortega a ser elegido presidente en 2007. Los resultados de su gobierno, que mejoraron las condiciones de vida de las clases populares, y la boyante economía nacional, lograron que en 2012 Ortega fuera nuevamente electo mandatario de la república centroamericana para el periodo 2012-2017. El arrollador triunfo de 2012, con el 63 por ciento de los votos, fue un reflejo de los aciertos del gobierno en el periodo anterior. Con la clave para conseguir simultáneamente un notable crecimiento económico y una importante disminución de la pobreza, la gran mayoría del pueblo (el 72 por ciento de los electores) volvió a confiar en su gobierno, el gobierno popular del FSLN. Así, pues, el hecho de que Daniel Ortega haya sido elegido durante tres periodos consecutivos, y con un triunfo tan contundente, habla de un gobernante capaz de resolver los principales problemas económicos y sociales de las grandes mayorías nicaragüenses. En otras palabras, si Ortega es presidente no es por su capacidad para imponerse dictatorialmente sobre el pueblo, sino porque la gente lo ha colocado en ese lugar porque confía en él y porque ha dado resultados concretos.

Este breve recorrido en la historia reciente de Nicaragua pinta de cuerpo completo a Daniel Ortega. No es el dictador cruel, sanguinario y sediento de poder que los medios occidentales intentan grabar en nuestras mentes; por el contrario, es el hombre que en la historia reciente ha hecho más por la democracia nicaragüense y por los pobres de su país. Ésta es la figura que los poderosos buscan enlodar para después derrocarla. No debemos permitirlo. Los poderosos tienen a sus grandes héroes. Y nosotros a los nuestros ¡No olvidar!


Escrito por Redacción


Notas relacionadas

Hace tiempo que la presión imperialista obligó al gobierno mexicano a modificar su legislación laboral para adoptar los lineamientos de sus organismos internacionales

La falta de politización y la apabullante campaña ideológica llevaron a los votantes a ignorar el sentido común y a cerrar oídos ante quienes denunciamos que los políticos con que se nutrió ese partido

Entre “accidentes” en el Metro, negligencia de las autoridades, aumento de la canasta básica, inseguridad, corrupción y feminicidios, es como Sheinbaum brindará su III informe de Gobierno.

Los camilleros y enfermeros de las ambulancias que recogen a víctimas de accidentes viales, acciones de violencia, enfermedades repentinas e infectadas por Covid-19, integran la primera línea de defensa contra el ataque actual de la pandemia.

El dinero que perciben más de 1.4 millones de poblanos es insuficiente para comprar la canasta básica; los obliga a vivir con hambre, ya que los salarios son muy bajos, el desempleo aumenta y el trabajo informal se extiende.

A lo largo de su historia, el arte mexicano ha tenido episodios en los que se observa una conexión profunda, casi orgánica, entre la creación artística y la práctica revolucionaria.

Esto significa que cada día serán 32 mil 786 nuevas personas en pobreza o mil 366 por hora.

Ante la falta de planeación se alerta que la ciudad de Tabasco se puede colapsar por la falta de vialidades y viviendas por lo que llegan a vivir por la construcción de la refinería.

Los mayores de 65, del número total que tenían empleo en febrero de 2020, ya para el sexto mes de este año tienen la mayor pérdida en el trabajo formal de 7.5%, al bajar al 92.5%.

Arribaron al lugar cientos de católicos quienes ingresaban uno por uno en una fila que se extendía hasta la plaza Sebastián Lerdo de Tejada a la altura de la calle Rafael Lucio en el centro de Xalapa.

Luego de que la empresa CanSino realizara un estudio de su biológico contra covid-19, ésta concluyó que es necesario que, luego de haberse aplicado la primera dosis de la vacuna, se aplique la segunda seis meses después.

Desde 1984, cuando los indígenas de Huitzilan se liberaron de los grupos caciquiles, la diferencia entre este pueblo con municipios, es muy clara, tanto en su desarrollo rural como en el integral.

No hay indicios de que en el corto plazo vaya a cumplir con erradicar la corrupción, la pobreza, la inseguridad y el neoliberalismo, aunque el Presidente de la República lo haya declarado inexistente en México.

Testimonios de familiares de personas no aparecidas eriza la piel de miedo e indignación; según cifras oficiales, las víctimas son más de 97 mil, aunque las extraoficiales reportan más de 200 mil desaparecidos.

Desde su toma de posesión el 1º de diciembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) actúa como un juez implacable que inquiere