Cargando, por favor espere...

 “El señor de las moscas” de William G. Golding
En “El señor de las moscas”, Golding retrata al ser humano en su estado primitivo y salvaje; pero no a aquel de la comunidad primitiva.
Cargando...

“—Quizá… quizá haya una fiera…

—Tú, Simón, ¿tú crees eso?

—Lo que quiero decir es que… a lo mejor nosotros somos la fiera.”

 

Ambientada en Inglaterra durante el periodo de entreguerras, esta novela cuenta la historia de un grupo de estudiantes cuyo avión se estrella en una isla desierta. Después de descubrir que los pocos adultos que los acompañaban han muerto o están desaparecidos, deciden organizarse socialmente para sobrevivir mientras alguien llega al rescate.

Sin embargo, lo que al principio parece cosa sencilla, con el paso de los días se comienza a transformar en una especie de sociedad primitiva, pero influenciada por las convenciones sociales occidentales. Las esperanzas por ser rescatados comienzan a perderse, algunos parecen haber encontrado en la vida salvaje el pináculo de su existencia y el relativo orden inicial empieza a degenerar en el extremo salvajismo.

En “El señor de las moscas”, Golding retrata al ser humano en su estado primitivo y salvaje; pero no a aquel de la comunidad primitiva, que buscaba y trabajaba por el bien común, sino al que se mueve ya por el instinto de conservación de “su” poder, de “sus” tierras y de “su” control sobre el resto del grupo social. Y este retrato se vuelve aún más descarnado, más cruel, porque se refleja a través de la psique de unos niños que no rebasan los 14 años.

No obstante, lo anterior se contrapone con la propia visión que Golding tenía al respecto, pues él pensaba que la maldad y la corrupción eran algo intrínseco al hombre, y que no se originaban de las formaciones económico-sociales ni de lo que él consideraba “estructuras abstractas”. Por eso, en su obra, mientras unos deciden seguir el camino de la civilidad, el respeto y el mantenimiento de las estructuras sociales ya conocidas (entre las más simples: el pedir la palabra para hablar) otros deciden “corromperse” y abusar del poder que les otorga la edad, la posición dentro del grupo o la fuerza, es decir, deciden abusar y someter a sus semejantes.

Debo decir, sin embargo, que no concuerdo con esa visión de Golding. Los seres humanos somos individuos gregarios que, por lo mismo, nos formamos dentro de un marco social, no actuamos de manera independiente a nuestra realidad; tan es así que, cuando un niño nace, no distingue entre bien y mal, entre mío y nuestro, entre rico y pobre, todos estos conceptos los aprende, y los aplica más adelante, en la sociedad.

Por eso, aunque Golding no haya querido darle ese cariz a su obra, no hay duda de que esta novela deja al descubierto la visión eminentemente individualista del capitalismo, pues es posible que los muchachos se desvíen en esa dirección porque en ese tipo de sistema es en el que han vivido siempre; y es tan clara la imagen, tan evidente, que es difícil negarlo. “El señor de las moscas” es una novela imprescindible que, sin duda, dará una nueva visión social a quien la lea.


Escrito por Editorial Esténtor

Libros


Notas relacionadas

Opinó de sí mismo “que no servía para nada más que la poesía”.

El arte es, en principio, creación social.

La profecía de Guatimoc, de Ignacio Rodríguez Galván, es uno de los grandes monumentos literarios que exaltan la historia patria.

La nueva realidad estaba lista para la fotografía y también los ojos del poeta. El paisaje, ése gran tópico en la poesía de todos los tiempos, ya es otro.

En 1907 fue reconocido como “príncipe de los poetas brasileños” por sus cuentos y crónicas.

La cinta ganó el premio Oscar al mejor guion; sin embargo, su realizador Oliver Stone, conocido por criticar al gobierno de EE. UU., se arrepintió del guion porque presenta una visión exagerada y hasta ofensiva para el pueblo turco.

Este evento no gubernamental tiene una capacidad de convocatoria sorprendente, pues en sus foros actúan lo mismo figuras reconocidas en todo el país que artistas o deportistas populares que sorprenden a propios y extraños por su gran talento.

La obra es el 2° tomo de la colección del mismo nombre. Ahí el autor explica a los mexicanos las problemáticas sociales concretas, utilizando un método de análisis que pocas veces se ve entre los analistas: el materialismo dialéctico.

Entre los siglos XV y XVI floreció en España una poesía lírica popular a la que no es posible asignar límites en el tiempo

El Festival Internacional Cervantino en su edición 48 tendrá lugar del 14 al 18 de octubre.

Couttolenc se especializa en mezcla de sonido cinematográfico y dentro de su trabajo se encuentran producciones Luz Silenciosa, Güeros, La Jaula de Oro, entre otros.

Fue una poetisa austriaca considerada una de las mejores escritoras alemanas del Siglo XX. En sus poemas buscaba construir “un mundo nuevo con un lenguaje nuevo”.

Solo puede comprender verdaderamente la historia quien la hace combativamente. José Carlos Mariátegui estaba convencido de que la facultad de interpretar la historia se identifica con la capacidad de hacerla.

La tonada de la sierva enemiga es una extraordinaria creación poética en la que el poeta da voz a una “trabajadora doméstica” que rompe a cantar, primero en voz muy baja; luego, a voz en cuello su rencor ancestral.

El actual orden de cosas no cambiará mientras el pueblo siga ideológicamente subyugado, mientras muchos sigan aturdidos por la droga (ésa que ahora Morena ofrece como “derecho de drogarse”, para olvidar la realidad y rendirse ante ella).

Edición impresa

Editorial

Guerrero, entidad fuera de control


La rabia y la indignación, así como la exigencia de justicia y acción rápida de las autoridades correspondientes son resultado de la actitud omisa del gobierno del estado.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1129