Cargando, por favor espere...

Algunas razones suicidas de la presión académica
Hacer que nuestras universidades actúen como empresas excluye la alegría del aprendizaje, la utilidad social de la investigación y la enseñanza.
Cargando...

El 15 de diciembre, el El Universal publicó un artículo del economista Carlos Alejandro Loyola, que intituló Yo culpo al ITAM, en el que el autor, egresado del Instituto Tecnológico Autónomo de México, escribe sobre una joven estudiante de derecho que, en días previos, se había suicidado por presiones académicas. El escrito reúne un exhaustivo testimonio de acusaciones sobre acosos sexuales, misoginia, actitudes altaneras de algunos docentes y directivos hacia sus alumnos, con las que tienen la manifiesta intención de hacerlos sentir ignorantes. Profesores graduados en prestigiosas universidades extranjeras que establecen un régimen absurdamente rigorista en sus clases para “darse a respetar”. Loyola argumenta que muchos de los que enumera son egresados de esa misma universidad y concluye que este clima antipedagógico es característico del ITAM.

El hecho, en mi opinión, no es privativo de este centro universitario. Se sabe que, en varias escuelas prestigiadas de nivel superior, existe profesorado con tales actitudes. Es probable que, en el ITAM, el problema sea más pronunciado, porque se trata de una escuela privada de cuotas altas que, por lo mismo, también es una empresa; y el servicio educativo representa un negocio donde resulta imperioso que los maestros sean exigentes a la hora de evaluar la calidad. 

Hacer que nuestras universidades actúen como empresas excluye la alegría del aprendizaje, la utilidad social de la investigación y la enseñanza; intencionalmente o no, son simuladores del estrés normal en el mercado laboral. Aquí cabe la explicación, aducida por algunos defensores, de este rudo método de enseñar a los estudiantes: el maltrato representa, apenas, un atisbo de lo esperado en el sector privado, donde sueñas trabajar. No mienten. La empresa difícilmente es considerada. Para nadie es un secreto que, debido a la obsesión de las empresas por los buenos resultados, el clima de estrés laboral es inevitable. Y se sabe que una vida llena presiones conlleva a desórdenes en la salud mental.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2030 la depresión será la principal causa de discapacidad en el mundo. Además, especialistas en el tema afirman que el estrés será aun más agobiante, generará mayor incertidumbre social, económica y política y, por lo mismo, aumentarán las frustraciones laborales como factores cada vez más comunes de depresión y suicidio. Y, ciertamente, las universidades, especialmente las concebidas como empresas mercantiles, son las más propensas a generar este tipo de problemas, pues pocas veces muestran un verdadero interés por atender tales padecimientos en sus usuarios (estudiantes).

En septiembre de este año, el diario británico The Guardian publicó, precisamente sobre este asunto, un dossier, al que tituló La forma en que se manejan las universidades nos está enfermando. Irene Stone, una experta en el tema escribe: “Las universidades son solo un reflejo de lo que sucede en toda la sociedad. La presión está cambiando sobre cómo trabajamos: ahora no solo tenemos un trabajo, hacemos malabares con tres. Todo puede causar mucha ansiedad y estrés”. Otro estudioso identifica las presiones del mercado laboral, el aumento de la deuda estudiantil y una cultura dirigida por objetivos, que contribuyen a un fuerte aumento de la ansiedad y la depresión entre los jóvenes. Las universidades privadas padecen internamente la competencia de la libre empresa. Espolear a los jóvenes para que sean competitivos representa una necesidad cierta; este carácter competitivo a ultranza, lógicamente, conlleva a un individualismo atroz y éste, a la postre, a un sentimiento profundo de aislamiento.

 ¿Hay razones para mirar la vida como una carrera de obstáculos, donde los otros competidores te arrebatan tus metas si ganan? Sí. En nuestra sociedad, las oportunidades son cada vez más escasas. Ridícula paradoja. El capitalismo ha logrado incrementar la riqueza de forma global; nunca la humanidad había conseguido el inmenso arsenal de mercancías y bienes que hoy posee. Sin embargo, el acceso de la población a su disfrute es cada vez más complicado.

Empecemos en que el acceso a la educación superior está restringido. En México, casi todas las universidades estatales rechazan a más del 50 por ciento de sus aspirantes; la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) rechaza al 90 por ciento. Empeñarse en entrar a la universidad obedece, en muchos casos, a la necesidad de hallar mayores posibilidades de empleo. Pero esto tampoco es una certeza: uno de cada dos desempleados en México pertenece al segmento de la población con mayor educación. Estudiar solo es el principio de una vida de competencia. Es preciso anotar que tal escasez de oportunidades para la realización económica y espiritual tiene un nexo fuerte con el despilfarro y la alta concentración de la riqueza en una poderosa élite mundial; o sea, no solo destroza la vida de mucha gente en términos económicos, sino también los aniquila espiritualmente.


Escrito por Marco Antonio Aquiáhuatl Rivera

COLUMNISTA


Notas relacionadas

En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, dicho sector ha sido uno de los más marginados por este sistema, ya que tiene tres veces más probabilidades de vivir en pobreza extrema y sufrir desnutrición, entre otros abusos.

Contradiciendo la verborrea presidencial, el trabajo se ha precarizado. Los trabajadores mexicanos padecen niveles extremadamente altos de estrés laboral, el cual se manifiesta, entre otros factores. en ansiedad y depresión.

Habitantes de al menos tres municipios de Tabasco que resultaron damnificados por las inundaciones generadas por las fuertes lluvias como consecuencia del frente frio número 9, denunciaron la indiferencia del gobernador Adán Augusto López Hernández.

El desempleo  bajó apenas 3.3 por ciento en noviembre, según reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)

Contrario a lo dicho por el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, quien afirmó que la entidad fue la que más redujo la pobreza, el Inegi estableció que Oaxaca registró la tasa más alta de informalidad en el país, con el 80.7%.

En el cuento El hombre de la multitud, de Poe, la gente de negocios tiene algo de demoniaco, rasgo similar al que Marx utiliza para referirse a las personas de esta clase social y que denomina “fantasmas del viejo mundo”.

Hoy, en México, hay más pobres: cuatro millones más en relación con 2018. Hoy son 55.7 millones de pobres, según el Coneval, en pobreza extrema se hallan 10.8 millones; y las personas con insuficiencia alimentaria son 28.6 millones.

Elementos de la Coordinación General de Protección Civil y Gestión Integral del Riesgo de la entidad señalaron que, hasta el momento, se reportan 10 personas desaparecidas a consecuencia del desgajamiento del cerro.

En este periodo crucial de la pandemia en México, el presidente continúa desestimando el uso del cubrebocas, pues se le ha visto en lugares públicos sin usarlo (cuando es obligatorio); varios funcionarios cercanos a él tampoco lo utilizan.

El INEGI dio a conocer también que, en el mes analizado, el desempleo informal representó el 27.4 por ciento, cifra menor, de apenas 0.3 por ciento en comparación con abril del año pasado, cuando alcanzó el 28.2 por ciento.

Los mexicanos viven hoy una crisis económica peor que la generada por la gran depresión de 1929 en EE. UU. y otras regiones del mundo. Michoacán se halla entre los tres estados mexicanos con más expulsados a territorio extranjero.

Además de que sea oscuro, amargo y quita el sueño, el café ofrece un excelente ejemplo para ilustrar algunas propiedades termodinámicas de la materia.

Pero, ¿en qué consistía exactamente esa corrupción? En que los recursos se entregaban a organizaciones “intermediarias” autobautizadas como “sociales”, “de la sociedad civil”, “de lucha contra la pobreza” y otros predicados similares, todos falsos

El precio del  kilo de jamón registró un aumento de 52 pesos; fue el producto que más se ha encarecido, por lo que resulta mucho más caro un desayuno que incluya este producto. 

Esta línea se llama así porque sigue el cauce del río de Moscú que cruza toda la ciudad. Sus estaciones más llamativas fueron construidas a finales de los años 30 y durante la década de los 40.

Edición impresa

Editorial

El Gobierno y la clase empresarial


En este país, como en todos aquellos en que existe explotación capitalista, el Estado se halla al servicio de la clase dominante.

Síguenos en Facebook


Poesía

Sociedad anónima

Sociedad Anónima 1139