Las elecciones 2021: Democracia o Tiranía. Participar para transformar

Crear una transformación real debe constatarse en los hechos, en el paso del estilo indigno, inhumano y lacerante de los pobres, a una calidad de vida que dignifique en lo concreto su existencia humana.

P. Lic. Edgar J. Cruz Arauz

2021-05-31
Ciudad de México

El próximo domingo viviremos un momento histórico en nuestro país, por dos razones fundamentales: a) ese 6 de junio tendremos la elección más grande en la historia moderna de nuestra nación y de América Latina, por el número de cargos que se renovarán. A nivel federal se elegirá la Cámara de Diputados, 300 diputaciones por voto de los ciudadanos y 200 diputaciones por representación proporcional. A nivel local, se votará para 15 gobernaturas, 30 congresos locales y las alcaldías en 30 estados; b) es la razón más trascendental, nos jugamos el destino del régimen político del país, optamos por la democracia aún incipiente y llamada a mejorarse, o, seleccionamos la dictadura bajo la figura de un autócrata, incapaz de autocrítica y menos aún, de aceptar con tranquilidad reflexiva de sabio una crítica que transforme la realidad dolorosa y lacerantes de millones de mexicanos.

México corre el peligro de elegir a un tirano lleno de resentimientos, que convierte su odio en venganza contra cualquiera que no lo secunde, a un déspota que culpa al pasado de todo y se victimiza ante el fracaso craso e indefendible de su parálisis gubernamental, un dictador que destruye sin construir, que no le importa pasar por encima de la ley y de las instituciones autónomas que ofrecen certidumbre a nuestra democracia. Lo antes expresado, le da un sentido inigualable a la participación de todos en los comicios del 6 de junio.

En este contexto, es muy importante que tengamos en cuenta el repudio abierto y, sin ambigüedades que hacemos, contra una opción que hace de la simulación, la manipulación y la mentira su oferta política, sin resultados palpables y con una debacle en todos los ámbitos del desarrollo de nuestro país, basta observar que en lo que va del sexenio suman ya 85,507 homicidios dolosos (La guerra de números, T- ResearchMX). La violencia está desatada, literalmente fuera de control y, las fuerzas armadas ridiculizadas, sin capacidad de detener el terror que nos invade, sin inteligencia ni estrategia para ofrecer paz y estabilidad económica y social al país, pero de algo sí estamos seguros, los abrazos no contendrán la violencia generada por las ambiciones de riqueza y poder.

La ignorancia, la incompetencia, la falta de estrategia, y la insensibilidad que nos gobiernan son asesinas, han creado luto y mucho dolor en miles de familias mexicanas, las 223,455 muertes según la Secretaría de Salud a causa de la COVID al 29 de mayo son desmentido por el Institute for Health Metrics and Evaluation, de la Universidad de Washington, que refiere que nuestro país es el 3er lugar con el mayor número de decesos en el mundo a causa de la pandemia con 617,127 muertes. A esto hay que añadirle los 1,600 niños que ha perdido la vida por falta de tratamiento oncológico por razones de la austeridad republicana, o de las cientos de mujeres que a causa de la desigualdad social y la nula sensibilidad presidencial han hecho que el cáncer se haya convertido en la 3ª causa de muerte de las mujeres mexicanas (ColMex, Cáncer y desigualdades sociales en México, Feb 2021). Es patética, inhumana, cínica y bestial la política que destruye un débil sistema de salud, sin antes tener la certeza de haber creado algo mejor, y peor aún, que la excusa sea responsabilizar al pasado corrupto de la propia incompetencia, inoperatividad e indolencia.

Es indignante que, la mezquindad de un tirano utilice a los pobres, de por sí lacerados por la desigualdad, el hambre y la falta de empleo como eslogan para sus fines egoístas de poder y enriquecimiento individual, y no se les ayude al proceso de integración al crecimiento y desarrollo nacional. Crear una transformación real debe constatarse en los hechos, en el paso del estilo indigno, inhumano y lacerante de los pobres, a una calidad de vida que dignifique en lo concreto su existencia humana. Y no utilizarlos como presa electoral que se compra por una ilusoria y miserable cantidad que les condena a vivir de rodillas, sin un justo desarrollo de sus habilidades y destrezas que les permita ser parte del crecimiento sustentable del país. Sin acceso a la educación, a la cultura, al deporte, a la sana recreación, a un justo descanso, a seguridad social, a empleo y habitación digna, no se puede decir que son primero los pobres, y sí se puede afirmar que se les está utilizando de forma mezquina y atroz.

Lo antes dicho, de ningún modo justifica o valida el comportamiento corrupto de gobiernos del pasado, ni mucho menos defiende intereses individuales o de grupo, antes bien, reprobamos toda conducta que busque intereses individualista y mezquinos, y valoramos realmente, la decisión de aquellos que creen que es posible la construcción de un mundo mejor, donde reine el bien común que beneficie a las grande mayorías que viven golpeadas de manera inmisericorde por la pobreza y hoy, por la enfermedad, el dolor y la muerte, y en tiempo electoral, por la mentira y la manipulación de su esperanza.

Al pueblo pobre se le educa y se le organiza, se le ofrecen herramientas para aprender a discernir y construir en la justicia y la equidad, Una Sociedad con Más Sentido Humano, en donde todos aprenden a vivir la autenticidad de una Lucha Fraterna que construye oportunidades de desarrollo para todos y en el espíritu comunitario de manera valiente y decidida se es capaz de levantarse de la sumisión que esclaviza y crear una colonia, un municipio, una ciudad en la que cada mujer y cada hombre se sumen al desarrollo que no se detiene hasta alcanzar la estatura marcada por su dignidad y valor incalculables.

Un movimiento auténtico con verdaderos aires renovadores hace que el pobre, el excluido, el lacerado, el marginado se eduque, para ser protagonista de un cambio que debe operarse mediante su participación, que unido a otros tantos hermanos crean revolución auténtica, cambio y transformación con sus hechos, con sus obras de beneficio común, por eso, es de vital importancia observar los hechos que cualifican la autenticidad de un Movimiento que es Luz y alumbra la oscuridad de los más pobres con su testimonio de Unidad, Fraternidad y Lucha desinteresada.

El Oriente Mexiquense cuenta con mexicanos valientes y creativos, educados y comprometidos que han surgido del pueblo, que luchan a favor del pueblo y están dispuestos a seguir ofreciendo su vida a favor de los pobres y, gobernar para crear las condiciones de infraestructura en todos los niveles y ámbitos que permitan el acceso al desarrollo integral de todo ser humano. Mujeres y hombres que poseen un verdadero proyecto de nación que beneficia a todos, Ixtapaluca cuenta a la cabeza con Maricela Serrano, Yessica, Enrique, Kevia; Chimalhuacán con Jesús Tolentino, Rosalba y otros compañeros más, Chalco tiene la juventud y entereza de Dalila Rodríguez, mujeres y hombres que han surgido del pueblo y han sido educados para servir al pueblo, ellos son conocidos por sus obras y los grandes beneficios conseguidos a favor del pueblo, no son producto del oportunismo o la deslealtad. Su visión trascendente mira a la Construcción de una Verdadera Sociedad con Más Sentido Humano, porque la Lucha es de todos, somos llamados a participar para transformar. Sí a la democracia, no a la tiranía. Sí a defender el progreso del pueblo con compromiso creativo e inteligente, científico, crítico, espiritual y humano.