Expulsión de médicos, primer ataque de Bolsonaro a Cuba

8,500 médicos cubanos que laboraban en Brasil retornarán a la isla a consecuencia de la posición del gobierno electo de Brasil

Ehécatl Lázaro

2018-11-26
Ciudad de México

En días pasados se difundió la noticia de que 8,500 médicos cubanos que laboraban en Brasil retornarán a la isla a consecuencia de la posición que el gobierno electo ha asumido con respecto al programa Más Médicos. Dicho programa fue creado por el gobierno de Dilma Rousseff en 2013, con el objetivo de que las regiones más marginadas de Brasil pudieran recibir atención médica de calidad; hasta esas comunidades llegarían a vivir y a ofrecer sus servicios los médicos extranjeros que decidieran participar. Estas poblaciones alejadas y con bajos niveles de vida, a donde incluso los médicos brasileños prefieren no ir, son atendidas gracias al programa creado por Rousseff. A mediados de este año, participaban en el programa 18,240 personas, de las cuales, 8,500 eran cubanas. Hoy, ese contingente, que representa casi a la mitad de los participantes, se retira.

Desde que estaba en campaña, Jair Bolsonaro siempre expresó su abierto rechazo a este programa social; hoy, ya como presidente electo, sus ataques surten sus primeros efectos. Al exigirle al gobierno cubano condiciones que este no podía cumplir como requisito para la permanencia de sus médicos en Brasil, de hecho, Bolsonaro expulsó a los cubanos. Arguyendo que Cuba esclaviza a sus médicos, y que en general viola sus derechos humanos, Bolsonaro terminó la relación que el gigante sudamericano mantenía con la isla. Este movimiento obedece, fundamentalmente, a los principios anticomunistas del futuro presidente, así como a su afán de acercarse a uno de sus héroes: Trump.

Para Cuba, el retorno de los médicos significa una enorme pérdida económica, pues los ingresos que el gobierno obtiene por este concepto superan incluso a los que se obtienen de la exportación de azúcar, ron y tabaco. Se trata de un tema de primer orden para la economía cubana. Sin duda, esta “exportación de médicos” es una estrategia que ha asumido el gobierno cubano para mantener su economía a flote, como respuesta al inhumano bloqueo económico que desde hace décadas le impide a Cuba impulsar su desarrollo. ¿Cómo resolver este problema, que en esta ocasión se manifiesta con el retorno de os médicos, pero que de fondo tiene el cerco al que está sometida Cuba? La mejor salida es flexibilizar la economía, siguiendo la trayectoria trazada por China, pero siempre con el Estado como eje rector de la vida económica y social, y con el Partido Comunista como guardián de los principios comunistas, baluarte imprescindible para no perder el control del proceso. De esto se dieron cuenta ya Fidel y Raúl, y ahora, con Miguel Díaz Canel, seguramente se observarán cambios importantes. Esperemos los resultados.