Ignacio Mier: "tlacoyogate", contratos millonarios y amistad con pedófilos y criminales

Uno de los precandidatos más fuertes a la gubernatura de Puebla se ve envuelto en un nuevo escándalo: Latinus reveló que una de sus empresas (Diario Cambio) obtuvo contratos millonarios de gobiernos provenientes de su propio partido.

Karen Santos

2021-11-06
Puebla, Puebla

El coordinador de la fracción parlamentaria del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier Velasco, ha sido involucrado en la defensa de un presunto violador, fotografiado con una diputada suplente, proveedora de armas y su diario digital Cambio ha firmado millonarios contratos de publicidad con el gobierno estatal de Puebla.

El hombre fuerte del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en el Palacio de San Lázaro y uno de los precandidatos más fuertes a la gubernatura de Puebla, sigue dando de qué hablar y, en fecha reciente, el portal Latinus reveló que una de las empresas de Nacho Mier, Multisistemas de Noticias Cambio, mejor conocida como Diario Cambio, obtuvo, entre 2018 y 2021, contratos millonarios de gobiernos provenientes de su propio partido.

Una investigación de la periodista Tania Rosas reveló que, desde que Mier asumió el liderazgo de Morena en la Cámara de Diputados (federal), aumentaron notoriamente los contratos de publicidad de Diario Cambio hacia el Congreso de Puebla, del gobierno estatal y varios municipios de la entidad, la mayoría morenistas. Por ello, dicho periódico, antes impreso y ahora digital, se halla en el top ten de los sitios noticiosos de Puebla, según la medición Alexa-Amazón.

Mier es socio de Diario Cambio desde 2009. De acuerdo con el Registro Público del Comercio en 2018, Mier poseía el 34 por ciento de las acciones, con valor equivalente a dos millones 267 mil 800 pesos. Entre 2008 y 2015 fue presidente del consejo directivo de esa empresa.

Pese a que el mandatario Miguel Barbosa Huerta afirma que en su gobierno se acabaron las adjudicaciones directas, en marzo de 2020 su Secretaría de Administración firmó con Cambio, sin licitación previa, un contrato por un millón 165 mil 800 pesos para la impresión de carteles “sobre medidas de prevención en salud e higiene para los diversos inmuebles a cargo del Gobierno del Estado”.

En la gubernatura interina de Guillermo Pacheco Pulido, en 2019 este medio firmó con la Secretaría de Turismo un contrato por 214 mil pesos para promover “los principales atractivos turísticos, a través de spots y cápsulas del Estado de Puebla”. En ese mismo año, el Congreso del Estado, con mayoría morenista, adjudicó contratos publicitarios a Cambio por 762 mil pesos.

El Ayuntamiento de San Pedro Cholula, presidido por el morenista Luis Alberto Arriaga Lila, tenía convenios por 20 mil pesos mensuales y la alcaldesa de San Martín Texmelucan, la morenista Norma Layón, le adjudicó, de junio a diciembre de 2019, un contrato por 199 mil 999 pesos 94 centavos, de marzo a diciembre de 2020; un segundo por 116 mil pesos y otro, 261 mil pesos de enero a septiembre de 2021.

En la lista de clientes de Cambio figuran el gobierno panista de Atlixco, el Instituto Electoral del Estado de Puebla (IEE) y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP); esta última contrató los servicios de Diario Cambio por una suma de 900 mil pesos.

Estos contratos aportaron al publicista Mier alrededor de 10 millones de pesos (mdp) a través de la Empresa Multisistemas de Noticias Cambio, que también opera como plataforma política de Morena, del Presidente y del propio Mier como político y adalid de la “Cuarta Transformación” (4T).

Estos convenios violan flagrantemente la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público Estatal y Municipal de Puebla, que en su Artículo 77° establece que los gobiernos “se abstendrán de recibir propuestas o celebrar contrato alguno en las materias a que se refiere esta Ley, en su caso, con las personas siguientes: Aquéllas en que el servidor público que intervenga en cualquier etapa de los procedimientos de adjudicación y contratación, tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquéllas de las que pueda resultar algún beneficio para él, su cónyuge o sus parientes consanguíneos (…) que desempeñen un empleo, cargo o comisión en el servicio público”.

Los expertos en legislación fiscal coinciden en que resulta fundamental que las instituciones públicas y de gobierno revisen constante y profundamente sus operaciones financieras y administrativas para evitar conflictos de interés o tráficos de influencia en la suscripción de contratos entre funcionarios públicos y empresas privadas.

 

Un administrador de reputaciones

“Pues si no vendo tlacoyos… mi negocio es administrar la reputación de los políticos y es un negocio válido”. Ésta fue la frase que hizo famoso a Arturo Rueda Sánchez, el director y accionista de Diario Cambio.

Fue en 2015, durante un periodo de elecciones, cuando se difundió un video en el que Rueda pide al entonces candidato a diputado priista Jorge Charbel Estefan Chidiac la suma de 10 mdp para no publicar un video que supuestamente lo perjudicaría. “Es el contexto y el momento, es momento y oportunidad… es la fuerza del mercado y yo soy la mano invisible; soy Adam Smith”.

Rueda le pide que lo vea “como una inversión” y como un detalle que con el tiempo le agradecerá, porque el video que tenía en su poder desde tres semanas no se había publicado. Había hecho esto por “amistad” y para darle una “oportunidad”. Rueda indicó a Estefan Chidiac que un grupo del gobierno le había dado el video y pagado 2.5 mdp para que lo publicara; y que le darían una cantidad igual una vez difundido.

Por ello y para no perjudicarlo, le pidió 10 mdp, los cuales Estefan podía entregar con “facilidad”, primero mediante un depósito de seis mdp “a una constructora, te facturamos”, y cuatro mdp después. El candidato respondió que pensaba “en algo así como medio millón”. Rueda le responde:

“No seas mamador, cabrón, pues si no vendo tlacoyos. Estefan, cabrón, no vendo tlacoyos”. Estefan Chidiac demandó al periodista, pero no avanzó, sino que se quedó en el olvido, al amparo de las administraciones estatales. “Acabo de recibir la comunicación del Ministerio Público donde afirman que no hizo extorsión porque no estaba estresado ni tenso”, advirtió en 2016. Desde 2019, Diario Cambio tuvo nuevo protector.

Pero al tlacoyogate siguieron otros escándalos. En 2017, Puebla se conmocionó por el feminicidio de Mara Castilla, estudiante de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), presuntamente a manos de un conductor de la platadorma Cabify. Sin embargo, Rueda vio en este lamentable hecho una forma de demostrar su machismo y en su programa Juego de Troles, añadió:

“La muerte de Mara es la mitad responsabilidad de Mara y la mitad responsabilidad del taxista… Solo hay dos hipótesis de cómo acabó la chica en el motel: una, Mara pierde el conocimiento de lo bebida que iba. O dos, se pone de acuerdo con él (el taxista) para ir al motel… es una desgracia lo que ocurre, pero tampoco podemos pasar por alto el descuido de ella”.

Los dichos de Rueda causaron el enojo de buena parte de la población, sobre todo de los alumnos de la Escuela Libre de Derecho de Puebla (ELDP), donde impartía clases. En un debate en el Aula Magna de la UPAEP, los alumnos, indignados, gritaron: ¡Fuera Rueda! ¡Fuera Rueda!

Ese mismo día, los alumnos publicaron una carta con la que pidieron la renuncia del periodista porque “su forma de pensar atenta contra el ideal de justicia y los valores que nuestra Alma mater siempre ha propagado. Sus declaraciones son absolutamente indignantes e hirientes para todas las mujeres que integran la comunidad libre y no tienen lugar en una sociedad que se considera equitativa o justa. Con su imagen misógina, Arturo Rueda desprestigia la excelencia y reputación de esta universidad”.

Días después, la universidad difundió que Rueda solicitó su separación del cargo “para poder atender asuntos de índole profesional”, misma que fue aprobada por el Consejo Técnico.

Otra denuncia contra Rueda fue presentada, en 2019, por la expresidenta del municipio de San Andrés Cholula, la morenista Karina Pérez Popoca, quien anunció que iniciaría acciones legales contra Diario Cambio por presentar documentos apócrifos para dañar su imagen pública y ciudadana.

Uno de los textos publicados hace referencia a un supuesto pago de la presidenta municipal Karina Pérez Popoca a su asesor Adán Xicale. Un año después, el 18 de junio de 2020, en un live de redes sociales, Rueda arremetió contra Karina y señaló que era una persona acomplejada, hizo alusión al color de piel y la llamó indígena. Días después, Pérez Popoca presentó una queja ante la Comisión de Derechos Humanos de Puebla (CDHP).

En mayo de 2021, el senador morenista Alejandro Armenta denunció que “Cambio no es un medio de comunicación, es un instrumento de poder”, lo cual afirmó que en realidad es instrumento de mercadotecnia: “Sabemos que hay encuestas hechas para la estrategia y otras propagandísticas como las que maneja Cambio”… También afirmó que “el director de Cambio es un delincuente que extorsiona a los políticos”.

 

Mier: nepotismo y malos amigosˮ

Ignacio Mier ha sabido acomodar a su familia en los cargos públicos. Este año logró que su hijo, Ignacio Mier Bañuelos, llegara a la alcaldía de Tecamachalco; en su momento, la exalcaldesa, también morenista, Marisol Cruz García, denunció que la candidatura de Mier Bañuelos era una imposición de Mier padre y recordó que, en 2018, el junior había sido postulado para el mismo puesto por los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD).

 “Se trata del hijo de un dirigente de la bancada nacional quien, se presume, está influyendo en las decisiones, repitiendo esas viejas prácticas clientelares, contra las cuales nosotros luchamos en Morena”.

Pero no solo Nachito está en la política, pues logró colocar a su hija Daniela en el primer lugar de la lista plurinominal de Morena al Congreso de Puebla. Este hecho provocó expresiones de inconformidad en la clase política poblana, porque Morena dejó de lado a otras figuras políticas con mayor nombre y experiencia que Daniela Mier. Y pese al mandato del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que inicialmente ordenó su cambio en la lista, Morena mantuvo su designación.

El legislador ha logrado consolidar otro de sus negocios: En febrero pasado, Mier creó la empresa Consumiera Producciones Agrícolas, especializada en la producción y comercialización de productos agrícolas y agroindustriales, en la que el principal accionista es su hijo, Ignacio Mier Bañuelos, alcalde de Tecamachalco, municipio donde opera la compañía. Otro socio de esta compañía es su sobrino Arturo Moisés Villaverde Mier, suplente del actual diputado federal morenista Miguel Carrillo, quien fue funcionario de Barbosa.

Además de su descarado nepotismo, Mier se ha caracterizado por sus “malas amistades”. Cuando le preguntaron sobre las acusaciones de pedofilia contra Saúl Huerta Corona, respondió que “no lo hizo en su función como diputado federal”, sino a título personal y que además “… de cosas personales no puedo opinar”.

Y cuando surgieron los reclamos de la gente, Mier se retractó y reconoció que su declaración había sido un error, porque la hizo a unas horas de la detención de Huerta Corona y no disponía de información sobre los hechos y sus detalles. “… Pido una disculpa pública porque, en ese momento, de haber tenido la información, yo hubiese salido a declarar que repruebo completamente”.

Después se le acusó de frenar internamente el desafuero del exdiputado poblano, aunque públicamente declaraba que sí le sería “retirado el fuero… por parte de los diputados del Partido Verde y Morena, vamos a ir por retirarlo, esperamos que exista conciencia social y acabar con la impunidad y le sea retirado a los dos diputados”.

El 23 de septiembre fue detenida Sandra Nelly Cadena Santos, diputada local suplente por el Distrito 15 de Morena y el Partido del Trabajo (PT), y su pareja el expolicía Federal de Caminos, Jesús P., en un operativo realizado en Tecamachalco por posesión de armas.

La suplente de María Ruth Zárate Domínguez presumía estrecha amistad con la familia Mier y, en redes sociales, posteó fotos con el diputado federal en periodo de campaña. Entre las armas encontradas a la diputada morenista de Puebla, Sandra Nelly y a su esposo, había un Barret, fusil usado por cárteles del narcotráfico y dispara balas calibre 0.50, capaces de penetrar blindajes.

Días después, el coordinador de los diputados federales de Morena se deslindó de la diputada suplente y aclaró que esa fotografía se la había sacado casualmente con la imputada “… de repente me puse guapo y todos querían una foto conmigo”. Además atribuyó dicha publicación a un posible “fuego amigo” para “destaparlo” como precandidato al gobierno de Puebla, cosa que él no procura porque “al que se destapa le da pulmonía. Por si piensan que ya ando ahí queriendo algo por mi tierra, no, no me destapo”.

Pero quien sí lo “destapó” fue el mismo gobernador Miguel Barbosa, quien en una de sus mañaneras lo citó junto al senador Alejandro Armenta como interesados en la candidatura de su partido. Barbosa Huerta aconsejó a los dos que “limpien sus expedientes, separen a los malos amigos, a los socios malos, tienen ligas políticas del pasado inmediato en Puebla y van a estar sometidos a la evaluación pública”.

Además, cuestionó su trabajo por el estado: “El diputado Mier ya tiene tres años y va para la segunda legislatura. El senador Armenta ya tiene tres años de su primera legislatura y va para su segunda legislatura del Senado y no ha habido forma de que ayuden al estado. El paquete es muy grande, muy muy grande para traer recursos a Puebla. No lo han hecho en tres años; eh, ceros”.

Según el dibujo del gobernador, “sus expedientes” y el poco trabajo que ha hecho en favor de los poblanos, harán que para Mier sea difícil satisfacer sus ambiciones de llegar a Casa Aguayo.