Reportaje: Educación a distancia, otro obstáculo que dejó el Covid-19

Ixmiquilpan, municipio de Hidalgo, es una de las localidades más grandes e importantes de la región y también una de las más afectadas por la pandemia, que dejó a relucir las grandes desigualdades de las familias.

Nancy Aranda

2021-09-02
Ciudad de México

La llegada de la pandemia por Covid-19 en marzo de 2020 nos vino a mostrar sin duda un escenario completamente nuevo en el que no sólo tuvimos que enfrentar una enfermedad desconocida y su rápida propagación, sino que también hizo más visibles las carencias y flaquezas de nuestro sistema político, económico, social, sanitario y educativo.

Y es que en México la educación ha sido calificada a través de diversos estudios y observaciones realizadas por diferentes organismos como es la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), uno de los de mayor relevancia, el cual ha mencionado que el sistema educativo se distingue por ser insuficiente y desigual.

Otros más destacan afirmaciones como que en el país no sólo se presenta insuficiencia en la oferta educativa, sino que también es insuficiente el personal docente, la actualización de programas y planes de estudio, la infraestructura y servicios en las escuelas, así como los materiales.

Se destacan, de igual manera, las brechas sociales y regionales en las que el acceso, aprendizaje y derecho a la educación es menor en los grupos vulnerables de la sociedad, pues sus oportunidades son mucho menores que las de aquellos con mayor nivel económico.

 

Ante pandemia, cierre de escuelas

El año pasado, a escasos tres meses de que se iniciara el 2020, hizo su aparición el Sars-CoV-2, enfermedad de la que poco se sabía pero que poco a poco comenzó a tomar el protagonismo cuando colapsó al sistema de salud, saturando los hospitales y clínicas de pacientes positivos al virus, causando varias muertes a su paso y provocando que todos los reflectores voltearan hacia sus efectos, peligrosidad y rapidez con que se estaba expandiendo.

Fue entonces cuando las autoridades del Gobierno Federal, en consenso con funcionarios y representantes de las Secretarías de Salud (SS) y de Educación Pública (SEP), decidieron cerrar las puertas de las 233 mil escuelas (según datos de la SEP) públicas y privadas de todo el país.

Lo anterior, siendo conscientes del probable riesgo que representaba mantener a los niños y jóvenes dentro de las aulas, conviviendo ante un latente y muy posible contagio del Sars-Cov-2.

De estas 233 mil escuelas, cerca de 7 mil 421 se encuentran distribuidas en todo el estado de Hidalgo, una de las regiones donde el rezago educativo, como consecuencia de la extrema pobreza y falta de acceso a servicios básicos como electricidad e internet, coloca a sus municipios en una difícil tarea frente a la nueva normalidad.

 

Educación a distancia, nuevo obstáculo

Ixmiquilpan, municipio de Hidalgo, es una de las localidades más grandes e importantes de la región, con una población actual, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de 98 mil 654 personas, de las cuales 26 mil 682 se encuentran en etapa académica (preescolar, primaria, secundaria, preparatoria y universidad).

Sin embargo, la demarcación también representa uno de los puntos de la entidad donde según el último Censo de Población y Vivienda, carencias como la falta de energía eléctrica (0.86 por ciento), acceso a internet (69 por ciento) y la ausencia de computadoras (75 por ciento), representan un obstáculo más para los estudiantes.

Con el cese de clases presenciales, en abril del año pasado se decidió comenzar con una nueva forma de enseñanza, la educación desde casa.

Para lo cual las autoridades educativas determinaron estrategias a seguir, así como herramientas que les servirían a los alumnos para recibir la educación desde sus hogares, esto con el propósito de darle continuidad a su educación hasta que llegara el momento de retornar a los salones de clase.

De este modo se establecieron las clases virtuales, actividades enviadas por la plataforma de WhatsApp, classrom y otras más, lo que significó todo un reto para poder culminar este ciclo escolar 2020-2021, ya que las diferencias entre las ventajas y desventajas del alumnado se vieron aún más expuestas a través de esta modalidad.

Mientras para algunos estudiantes contar con una laptop o computadora, así como internet y todas las herramientas necesarias para poder participar y entregar sus respectivas actividades, trabajos y tareas no significó mayor problema, para otros más en situación de precariedad, el escenario fue distinto.

“Tuvimos alumnos que por su situación económica no podían realizar las actividades y trabajos que se les dejaban encomendados, pues no contaban con el equipo necesario para hacerlas”, explicó en entrevista, Jorge Luis Andrade, director educativo de la escuela Secundaria Justo Sierra.

Detalló que de los poco más de mil 150 alumnos de ambos turnos, un aproximado del 30 por ciento fueron apoyados por los catedráticos que, de manera consciente y empáticos ante este tipo de situaciones, brindaron alternativas a los estudiantes que en caso de no contar “con computadoras o con celulares, se les permitiera hacer los trabajos en sus libretas y que éstas se entregaran cada 15 días en un punto específico a los profesores para que éstos las recibieran  para su revisión y posteriormente se les regresara para poder seguir con sus trabajos”, indicó el directivo.

 

Internet, un lujo que se volvió una necesidad muy cara

La autoridad escolar enfatizó en uno de los aspectos más importantes de esta modalidad de educación a distancia: el internet y cómo este servicio que antes se consideró como un lujo, ahora se volvió una necesidad dentro de los hogares “un servicio que no todos pueden pagar, pero que ahora parece ser que todos deben de tener”.

Explicó al respecto que muchos de los padres de familia acudieron a los profesores exponiéndoles incluso, apenados, que el pagar un servicio de internet no estaba dentro de sus posibilidades, pues la pandemia también había golpeado la economía de los hogares, ya sea por la pérdida de empleos, el nivel socio económico, inclusive por casos de familiares enfermos que les representó gastos excesivos.

“En este punto, lo que indicamos a los maestros fue entregar actividades impresas para que los alumnos pudieran trabajar sin necesidad de buscar conectividad a una red”, subrayó el directivo.

“Tuvimos apoyo de la escuela y fue lo bueno, porque no podemos pagar una cuenta de más de 500 pesos mensuales para poder tener internet, ya que si lo pagamos, no comemos” expresó Olga Olguín Pérez, madre de familia.

 

 

Falta de apoyo de autoridades

Los padres de familia enfatizan en una gran falta de apoyo por parte de autoridades municipales, estatales y federales, consignando no haber tomado en cuenta que las oportunidades no son las mismas para todos, “aquí lo correcto era el haber brindado el servicio gratuito de internet en puntos estratégicos o espacios que pudiesen haber sido habilitados al aire libre para que nuestros hijos pudieran tener una educación equitativa con quienes cuentan con todo lo necesario, pero esto pasó sin pena ni gloria”.

Aseveraron que el nivel educativo en aquellos estudiantes que no tuvieron a la mano todo lo requerido, se queda en retroceso, con lagunas que difícilmente se podrán resanar, pues para ellos fue un año perdido, en el que pese a realizar cada una de las indicaciones en los trabajos escolares, las dudas y falta de comprensión persistieron durante todo el curso.

Internet gratuito quedó en promesas

Ante la falta de apoyo por parte de los gobernantes, la esperanza –dijeron los padres de familia– se centró en las promesas de campaña que candidatos a la presidencia municipal de Ixmiquilpan hicieron durante sus recorridos por las comunidades del municipio con el objetivo de ser los elegidos para ostentar el cargo de mandatarios.

“Los cinco aspirantes que participaron en esta contienda electoral para ganar la alcaldía se comprometían a llevar el internet a todas y cada una de las casas que más lo necesitan y de manera gratuita, así como habilitar espacios de uso común como bibliotecas públicas para colocar equipo de cómputo y red totalmente gratis”, refirieron.

Por lo que esperan que en próximos meses la ahora alcaldesa de la localidad, Araceli Beltrán Contreras, cumpla con uno de los compromisos de su campaña: “un Ixmiquilpan conectado”, a través del cual se pronunció a favor de los estudiantes que provienen de las familias de escasos recursos, así como de zonas marginadas y de las más alejadas de la demarcación para que, en su calidad de presidenta, implemente programas y diversas estrategias con las que se dé cumplimiento a su palabra.

“Solo nos queda el esperar a que nuestra presidenta demuestre con hechos todo lo que nos vino a decir para ganar el voto, y que esto no se quede solo en palabras como otros tantos políticos que utilizan artimañas como estas en la que ven una necesidad de la gente y nos vienen a prometer erradicarla siempre y cuando le ayudemos a ganar y luego, al final del día, nunca lo hacen”.

 

Otros municipios, ejemplos a seguir: delegados

En este sentido, algunos habitantes que fungen como autoridades auxiliares al ocupar el cargo de delegado en cada una de las 119 localidades que comprenden a Ixmiquilpan, han mostrado mayor interés para buscar una posible solución a las problemáticas que se enfrentan, para lo cual comienzan retomando ejemplos de municipios aledaños.

“En la comunidad de San Miguel Tlazintla, ubicada en el municipio de Cardonal, la delegación, en conjunto con los habitantes de esta zona, instaló internet en la explanada principal, servicio que es gratito y abierto para todos los que lo requieren”, expresó el delegado de Cantinela Santos Retana.

Esto, al recalcar que, si no existe una buena respuesta por parte de las órdenes de gobierno, entonces las propias comunidades deben de dar el ejemplo, organizándose para poder solventar una necesidad.

Como en el caso antes mencionado, donde con recursos propios obtenidos gracias a la realización de diversos eventos como kermeses, colectas, cooperaciones y rifas, los habitantes se dieron a la tarea de juntar una cifra con la que contrataron el servicio y adquirieron un aparato especial con el que brindan una mayor señal para que sea percibida por los dispositivos de los estudiantes.

La estrategia, según comentarios de los propios usuarios, ha sido de gran utilidad para los niños y jóvenes que requieren, por sus actividades escolares, contar con conectividad dentro de la red.

“Ahora es cuando se deben de replicar acciones como esta que nos viene a mostrar el camino que se puede trazar y seguir para lograr un objetivo con el que no solo se beneficie a unos cuantos, sino a todos los que lo necesiten”, puntualizó Santos Retana.

De este modo, se abre una posible ruta que cada uno de los delegados podría redireccionar en sus localidades.

 

Alumnos, trabajadores de tiempo completo

Otro de los problemas que ha venido a mostrar esta contingencia es que las carencias de las familias de escasos recursos tengan mayor proyección, pues, según lo comentó la dirección educativa de la escuela Justo Sierra, existen jóvenes que han tenido que salir de sus hogares a trabajar junto con sus padres o, en otro de los casos, a conseguir un empleo para poder ayudar con los gastos de la casa.

Por ello, se ven obligados a postergar sus estudios y actividades estudiantiles; para concluir sus jornadas laborales, las cuales incluso llegan a ser extenuantes para quienes se supone únicamente deberían de preocuparse y dedicarse a estudiar y cumplir con lo encomendado por sus profesores.

Pero que, por adversidades económicas, salen día a día con el objetivo de retornar a su hogar con algunas monedas que sirvan para comprarse los alimentos y cubrir otras de las necesidades indispensables, dejando en segundo término su situación académica.

“Tenemos niños que nos piden entregar cada quince días todas sus tareas y actividades, pues de manera diaria se les llega a complicar hacerlas, ya que tienen que trabajar” consignó Jorge Luis Andrade.

Sin embargo y pese a todo este esfuerzo, la mayoría de quienes se encuentran en la misma situación no pueden completar el pago de un contrato de internet. “Hay muchos de los padres de estos niños que nos han dejado en claro que, o comen y pagan renta, luz y otras prioridades, o pagan una factura mensual de al menos 500 pesos”.

A lo que como profesores y humanos empáticos, el personal tiene que acceder y entonces, manejar otro tipo de planeación para estos alumnos a quienes se les brinda el apoyo con trabajos ya impresos, para devolver resueltos de manera presencial cada 15 días a todos los profesores.

 

Próximo ciclo debería cancelarse

Por último, padres y madres de los estudiantes hacen el llamado a la SEP a que, de no existir las condiciones pertinentes que garanticen la seguridad de los jóvenes, entonces sea considerada la posibilidad de posponer el curso escolar hasta que el ambiente sanitario sea estable y seguro o, en su caso, solicitan que el gobierno, a través de programas y apoyos, dote de las herramientas necesarias a todos los estudiantes para que no exista distinción ni desventaja en el aprendizaje a distancia.

Además, toman oportunidad para hacer un llamado a Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, a no tomar decisiones a la ligera solo por querer hacer valer su calidad de mandatario al citar textualmente la frase que dijo hace unas semanas ante el cuestionamiento de los medios de comunicación, sobre el posible regreso a las aulas y su posible peligro ante el repunte de casos por Covid: “truene, llueve o relampaguee, los alumnos regresan a clases presenciales en el próximo ciclo”.

Lo anterior, lo consideran sería un grave error que podría causar la muerte de muchos estudiantes, tanto de jóvenes como de niños, al darse a conocer que la nueva variante Delta está afectando a este sector de la población en donde cada vez más países y, en el caso de México, más estados, reportan a pacientes menores de edad infectados inclusive en estado crítico.

En el caso específico de Hidalgo, hasta este lunes dos de agosto permanecían siete menores de edad internados en el Hospital del Niño DIF, en Pachuca, a consecuencia del coronavirus-19, según datos de la Secretaría de Salud de Hidalgo, dependencia que también notificó del aumento en mortandad de jóvenes de entre 20 a 27 años de edad.

Tales situaciones son un claro ejemplo del comportamiento del virus al haberse mutado en diversas cepas que están demostrando actuar de manera diferente, afectando ahora a otro grupo etario que se encuentra desprotegido al no contar aun con la vacuna anticovid, como ya otros sectores lo han hecho.

“Las muertes son las que hay que evitar, no podemos poner en riesgo a las generaciones más jóvenes, y no se debe de obligar a regresar a los salones de clase a quienes aún no se sienten seguros, ni quitarles la paz a los padres de familia al saber que sus hijos puedan ser portadores de la enfermedad que ha matado a tantos”.