Nacido en Gaza (primera de dos partes)

El documental señala que el 80 por ciento de la población de Gaza vive de la ayuda humanitaria; y que actualmente el desempleo alcanza al 45 por ciento de la población con capacidad de trabajar.

Cousteau .

2021-05-31
Ciudad de México

Nacido en Gaza es un documental que comienza con escenas sobre la vida del niño palestino Mohamed, quien sobrevive recogiendo plásticos y otros desperdicios en los basureros de Gaza; su ingreso promedio al día es el equivalente a un euro diario (Mohamed indica en la narración que en alguna ocasión encontró en el fondo de la basura un megáfono, que pudo vender en 10 euros, lo que representó un ingreso extraordinario para su familia). El documental señala que el 80 por ciento de la población de Gaza vive de la ayuda humanitaria; y que actualmente el desempleo alcanza al 45 por ciento de la población con capacidad de trabajar. El documental discurre con escenas muy elocuentes: un niño recorre una de las zonas devastadas por los bombardeos del Estado israelí; el niño dice que su padre tuvo alguna vez una fábrica de refrescos, pero que fue totalmente destruida por los bombardeos de la aviación israelí. El niño recorre las ruinas de edificios y casas destruidos, pero va acompañado de otros niños de su edad. Él sigue narrando lo que les ha ocurrido a él y su familia, y señala que a su hermano, de nombre Mohamed, lo mataron en un bombardeo cuando contaba apenas con 22 años, el niño recuerda que vio cuando le cayó la bomba a su hermano mayor y como quedó despedazado y el pedazo que quedó de su hermano no era mayor al tamaño de un balón de futbol.

Después aparece en el documental Mahmud, otro niño que también narra la situación que vive su familia. Mahmud dice que su padre es agricultor; que siembra, cultiva y cosecha legumbres. Pero, lejos de vivir una vida sosegada, también se desenvuelve en el infierno que es Gaza; desde 2004 hasta 2014, la soldadesca israelí detruyó los cultivos de su padre utilizando tractores. Mahmud dice que ya no tienen dinero, no tienen vivienda, no tienen nada para seguir sobreviviendo (en la narración se señala que en las últimas décadas, más de 24 mil familias, dedicadas a la agricultura y la ganadería, han sido obligadas a abandonar sus tierras).

En otras secuencias, el documental presenta el infierno que para los niños significa vivir en Gaza. En el hospital Al Shifa, una niña que no tiene más de diez años, camina con suma dificultad. Ella sufrió una herida durante un bombardeo “que me abrió el vientre y me dejó fuera las tripas –dice literalmente–, por lo que llevo más de 17 días hospitalizada.” El médico que la atiende dice que lleva dos paros cardiacos desde que fue operada.

Otro niño palestino de nombre Rajaf narra la muerte de su padre, a quien considera “un héroe entre los héroes”, pues él conducía una ambulancia salvando vidas. Pero la muerte lo alcanzó cuando el ejercito israelí bombardeó la ambulancia. Rajaf dice que solo tres familiares llevaron a enterrar a su padre, por el temor a ser masacrados.

Malak es una niña que estudiaba en una escuela que fue bombardeada. Ella describe cómo impactaron los misiles del ejército judío, matando a niños y a maestros. “Nunca creí –dice Malak– que se atrevieran a bombardear una escuela que tenía izada la bandera de la ONU”, “hemos perdido la confianza en la ONU”. Una madre de algún fallecido en ese bombardeo señala que murieron 22 personas y más de 80 resultaron heridas.

Hamad es un niño que vio morir a otros niños que jugaban en la playa, cuando los carniceros lanzaron proyectiles en contra de ellos. Él y otros de sus amigos quedaron gravemente heridos y pudieron ser salvados por la rápida intervención de socorristas que los llevaron a un hospital. El documental español Nacido en Gaza (2014) de Hernan Zin da voz a diez niños palestinos que describen el horror que vivieron en 2014, cuando el ejército israelí desató una feroz agresión que mató a 507 niños y a miles de palestinos de diferentes edades.