Guillermo Lasso es el nuevo presidente de Ecuador 

Guillermo Lasso destrozó todas las predicciones en las encuestas de Ecuador. Cuando todos llegaron a la final en el intenso enfrentamiento contra Andrés Arauz, el líder conservador ganó la segunda vuelta de las elecciones por cinco puntos.

Redacción

2021-04-12
Ciudad de México

Guillermo Lasso destrozó todas las predicciones en las encuestas de Ecuador. Cuando todos llegaron a la final en el intenso enfrentamiento contra Andrés Arauz, el líder conservador ganó la segunda vuelta de las elecciones por cinco puntos.

 Lasso superó el 98,4 por ciento de las urnas y obtuvo el 52,5 por ciento  de los votos, mientras que Arauz, quien fue seleccionado por Rafael Correa para liderar su proyecto conocido como "revolución cívica" de regreso al país andino, obtuvo el 47,5 por ciento. El resultado fue un duro golpe para el ex presidente. El ex presidente ha estado siguiendo la campaña en Bélgica. Bélgica es el país de donde proviene su esposa. Después de ser condenado, se instaló definitivamente.

 Correa hizo todas sus apuestas en Arauz, pero no tuvo éxito. La victoria de Lasso también tuvo un gran impacto en la región, ya que frenó el giro a la izquierda de Sudamérica frente al argentino Alberto Fernández y al boliviano Luis Arces.

La elección del domingo confirmó el apoyo de la disputa Correísmo-Anticorreísmo, que constituye toda la campaña electoral. El presidente electo, con la autoridad que le da la victoria, bajó el tono del enfrentamiento desde el escenario, pero jugó con el autoritario, acompañado de la fama de sus opositores políticos. No mencionó a Correa y llamó a los ecuatorianos a no tener miedo de "estar en desacuerdo con el presidente". Dijo: "Que expresen sus opiniones libremente". Inmediatamente extendió una mano amiga a la oposición. Al mencionar claramente que Correa fue sentenciado a prisión, dijo: "Yo no entré a la política para enriquecerme ni perseguir a nadie".

Como dijo Lasso, Arauz aceptó el fracaso desde un hotel en el centro de Quito. Los ganadores y los perdedores tampoco se escucharon entre ellos, aparecieron en la televisión al mismo tiempo, pero Arauz pareció responder a la promesa del presidente electo. "Es fácil pensar que la división solo es causada por el otro lado, pero ahora es el momento de que la democracia acabe con la persecución política. Sr. Lassos, lo invito a respetar el estado de derecho y no dejar que valores diferentes y los principios se estigmatizan. No queremos que los ecuatorianos sigan presos por su forma de pensar '', dijo Correa, quien estuvo ausente, pero asistió a la reunión de la noche de las elecciones.

Nuevo poder indígena
Lasso recibió casi 2,6 millones de votos en la primera ronda del domingo. Arauz, casi un millón. De estos datos se puede concluir que los cálculos de Correa resultaron gravemente equivocados de cara a estas elecciones. Su pedigrí entre los votantes no es suficiente para transferir votos al candidato de 36 años, y apenas se le conocía cuando comenzó la campaña.

 Alentado por el regreso del kirchnerismo en Argentina o la victoria de Luis Arce en Bolivia, esto propició el regreso del ex presidente Evo Morales del exilio en Buenos Aires. Ya cree que es posible acompañar el triunfo de la ola izquierdista en el Cono Sur
 Americano. Pero Ecuador no es Argentina, y su factor organizativo es el perotismo, y tampoco lo es Bolivia. MAS es el partido político de Arce y Morales, que domina a todos los progresistas de su país. El rival (Correa) que se le opuso en casa está de izquierda.