Llenado gratuito de tanques de oxígeno en Ixtapaluca, un respiro de vida ante el covid-19

Los únicos requisitos para disponer de este servicio son la exhibición de un comprobante de domicilio, la credencial de elector y la copia de la receta médica del paciente donde se indique que es necesario el uso de oxigenoterapia.

Leyni Méndez León

2021-02-21
Ciudad de México

Con la apertura de un centro de recarga gratuita para tanques de oxígeno, el gobierno de Ixtapaluca, encabezado por Maricela Serrano Hernández, brinda esperanza a los pacientes con Covid-19 y sus familias que no cuentan con recursos suficientes para adquirirlo.

México se acerca a las 200 mil muertes por Covid-19, a los dos millones de casos positivos y ante el mundo se sitúa en el tercer lugar de fallecimientos, junto a países como La India, cuya densidad poblacional es 10 veces superior.

Enero de 2021 fue el mes de más contagios y muertes, con 32 mil 729 muertes. El repunte de la pandemia en la temporada invernal colmó a los hospitales del país y la atención a pacientes de Covid-19 quedó únicamente en los hogares donde las familias lo enfrentan sin recursos médicos ni económicos, y exponiéndolas al contagio; y hasta la fecha, el Gobierno de México no ha propuesto una estrategia viable.

La excesiva demanda de oxígeno en las casas de las familias con enfermos de Covid-19 hizo que se disparara el precio de este suministro; a la voracidad de las empresas que lo comercializan se sumó la de los criminales, quienes se han dedicado a robarlos en carreteras, incluso en los mismos hospitales.

En las redes sociales, los fraudes cobraron víctimas. Muchos familiares de pacientes han sido estafados por delincuentes que simulan vender oxígeno. La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) detectó mil 500 perfiles de Facebook y 130 páginas de comercio electrónico engañosas. En enero se reportaron 14 fraudes con supuestas ventas de oxígeno.

Hoy, la batalla por la supervivencia de la mayor parte de los infectados por Covid-19 la libran los familiares en sus casas, debido a la falta de atención médica en los hospitales públicos; el mayor problema que éstos enfrentan es adquirir un tanque de oxígeno, cuyo precio alcanza los 14 mil pesos, mientras que un concentrador de oxigeno llega a costar 30 mil pesos.

Otro de los calvarios es el relleno de tanques; en las empresas distribuidoras de oxígeno, la demanda provoca largas filas y una espera de varias horas, muchas veces en vano, pues el gas se agota, y con esto explota la desesperación de los familiares, quienes saben que, sin oxígeno, sus pacientes pueden perder la vida. La mayoría de los recipientes rinden un máximo de cinco horas de terapia, y deben ser recargados.

Por ello, el tratamiento en casa duplica sus costos todos los días. La Profeco publicó, hace unos días, precios de las tres principales empresas que producen oxígeno, para que la población los conozca; pero su comercialización final no está regulada y, en la mayoría de los casos, los sobreprecios ponen en aprietos a las personas que lo requieren con urgencia.

Grupo Infra, por ejemplo, renta un tanque de 10 mil litros en 595 pesos, pero exige un depósito de cuatro mil pesos. Vende la recarga en 885. La empresa Medigas renta el cilindro de nueve mil 500 litros en 638 pesos y pide un depósito de cuatro mil 500 pesos.

Con esto, familias con paciente de Covid-19 gastan en promedio 20 mil pesos en el tratamiento de un contagio leve; pero en uno grave, el costo puede superar los 50 mil pesos. Esta situación se da en medio de una crisis económica que ha generado el cierre de muchos negocios, desempleo masivo y una inusitada reducción de ingresos y salarios. En 2020, la pandemia causó la pérdida de 647 mil 710 empleos, 560 mil 473 formales y 87 mil 237 eventuales, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 

Plan para combatir el Covid-19 en Ixtapaluca

Ante la omisión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la falta de un plan de prevención, atención a los contagios de Covid-19, el Ayuntamiento de Ixtapaluca, que preside Maricela Serrano Hernández, creó un programa de apoyo para la población afectada.

La alcaldesa reveló, en conferencia de prensa, que su municipio no ha recibido ningún apoyo federal, ni del gobierno del Estado de México para prevenir los contagios y que, por esa razón, las áreas de Protección Civil y Bomberos, Seguridad pública y Salud municipales pusieron en operación el RAI-Covid-19, un centro de orientación medica vía telefónica; un área para detectar el Covid-19 con pruebas gratuitas, la integración de brigadas de sanitización, atención pre-hospitalaria y el llenado gratuito de tanques de oxígeno.

Ixtapaluca tiene más de 500 mil habitantes y está ubicado en el Estado de México (Edomex), entidad en semáforo rojo con cinco mil 920 contagios, 614 defunciones y 381 casos activos. Las colonias con más infecciones y defunciones en Ixtapaluca son las que tienen unidades habitacionales, explicó la alcaldesa.

 

Uno de los servicios con mayor demanda en Ixtapaluca entre las familias con pacientes de SARS-COV-2, es el de recarga de tanques de oxígeno. Por ello, el gobierno municipal abrió dos centros: uno se ubica en la estación de bomberos Tlapacoya y otro en San Buenaventura; en ambos, los familiares de los pacientes pueden recargar gratuitamente los tanques.

Los únicos requisitos para disponer de este servicio son la exhibición de un comprobante de domicilio, la credencial de elector y la copia de la receta médica del paciente donde se indique que es necesario el uso de oxigenoterapia. A las personas que no tienen posibilidades de adquirir o rentar un tanque el Ayuntamiento, les presta uno o un concentrador de oxígeno, el cual extrae este gas del aire para evitar las recargas constantes.

Itzel Hernández Flores, de la colonia Magdalena, vive en carne propia la falta de abasto de oxígeno y del dinero para comprarlo. Su suegro tiene 62 años y padece Covid-19. En un par de semanas gastó tres mil pesos en conseguir un tanque y en constantes recargas. “Mi familia y yo la hemos pasado muy mal con esta enfermedad. Hemos pasado mucha angustia por los gastos en medicamentos, en consultas, en gel antibacterial, en desinfectante y nuestra economía está por los suelos porque tenemos que sacar dinero de donde sea”, lamentó.

Itzel se enteró por las redes sociales de la existencia de los centros de recarga gratuita en Ixtapaluca; de inmediato se trasladó al más cercano, donde recibió de inmediato la atención. Desde entonces acude dos veces al día, porque cada una de las recargas duran solo cinco horas.

“Está muy bien este centro de recarga gratuito, porque si antes me gastaba 700 pesos diarios, ahorita solo me gasto 40 pesos en el pasaje. Ya teníamos una situación económica muy difícil, pues somos seis miembros de la familia y mi esposo es nuestro único sostén”.

Juan Manuel Valencia Barba, de la comunidad de Santa Bárbara, también se enteró del llenado gratuito por las redes sociales. Su abuela y su mamá están contagiadas y requieren oxigenoterapia. Anteriormente gastaban dos mil pesos semanales, pero él y su familia hallaron un alivio económico y se sienten más tranquilos, “pues con las recargas gratuitas se han ahorrado mucho dinero y sus familiares van mejorando”.

Además, en los centros de recarga de tanques de Ixtapaluca no se forman largas filas de gente y las esperas son mínimas, pues cada llenado tarda un máximo de 10 minutos, de acuerdo a los usuarios.

En el RAI-Covid-19 se han atendido cerca de 10 mil consultas vía telefónica y un médico acude a las viviendas que las han solicitado para el control de la pandemia. El centro recibe un promedio diario de 300 llamadas. Las pruebas rápidas para detectar el Covid-19 se realiza también vía telefónica a través del número 55 59 74 36 21.

El área de Protección Civil y Bomberos de Ixtapaluca previene los contagios con brigadas de sanitización en domicilios particulares, los vehículos del transporte público y los espacios al aire libre. Hasta el momento se han realizado 26 mil 150 sanitizaciones y entregado 100 mil paquetes de cubrebocas y gel antibacterial.

Para que la pérdida de empleos por el confinamiento no afecte demasiado a las familias, el Ayuntamiento ha entregado 378 mil 976 paquetes alimentarios a 70 mil familias y 10 mil a comerciantes pequeños y ambulantes. La alcaldesa Serrano Hernández afirmó que esto es lo que debe hacerse, pues de otra manera “¿cómo se le dice quédate en casa si no tiene qué comer?”.

La administración municipal creó también los programas Mujeres cambiando Ixtapaluca, Jardineros en las unidades habitacionales y Jóvenes en tu comunidad, con los que muchas personas reciben ingresos económicos emergentes por realizar faenas de trabajo en jardines, parques y camellones.

 

En México, el peor control de la pandemia

La forma en que se combate al Covid-19 en Ixtapaluca y en un contado número de municipios es muy distinta, lamentablemente, a la que se hace en el resto del país. En muchas partes de la República, los pacientes reciben mala atención en los hospitales públicos –donde solo el 20 por ciento de los infectados tiene acceso a cuidados intensivos, como la intubación, razón por la que muchos se niegan a ingresar a ellos, ya que temen “no salir vivos”– o deben superar el contagio con sus propios recursos médicos y económicos, en la mayoría de los casos muy limitados o nulos.

Por ello, en su más reciente informe, la organización internacional Human Rights Watch (HRW) reprochó al Presidente que no considerara la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que ordenara la aplicación masiva de pruebas para detectar el Covid-19, e informó también que el número de contagios y muertes en México es superior al reportado por las autoridades sanitarias.

Amnistía Internacional, otra organización defensora de derechos humanos, aseveró que México es el país con mayor número de médicos y enfermeras fallecidos por Covid-19 en el mundo; en noviembre de 2020, el Ranking de Resiliencia de Covid-19, realizado por la empresa Bloomberg, consideró a México como el peor país en el combate a la pandemia.

El estudio incluyó variables como el crecimiento de los casos de virus, la tasa de mortalidad general, la capacidad del sistema sanitario local para aplicar vacunas y el impacto del confinamiento, entre otros criterios. México ocupó la última posición entre las 60 economías analizadas.