Entre ocho y diez millones de pobres más en México a causa de la pandemia: Coneval

“El incremento en el número de la pobreza poblacional, muestra la dimensión del impacto de la pandemia por Covid-19 en México".

Abigail Cruz Guzmán

2021-02-10
Ciudad de México

A raíz de la pandemia causada por Covid-19, se estima que el número de pobres en México ha crecido entre 8 y 10 millones de personas, reveló el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El organismo explicó que nuestro país había logrado disminuir en diez años la pobreza, al pasar del 11 por ciento de la población al 7.7 por ciento.

“La reducción de las actividades económicas a causa de la emergencia sanitaria, podría generar un aumento de entre 8.9 y 9.8 millones de personas con ingreso inferior a la línea de pobreza por ingresos, y de entre 6.1 y 10.7 millones de personas con ingreso inferior a la línea de pobreza extrema”, detalló el Coneval en su informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2020.

Durante la presentación y análisis de manera virtual el informe, consejeros del Coneval y analistas destacaron la urgencia de reforzar la atención a grupos vulnerables y garantizar a la población el acceso a los bienes y servicios que hacen posible el ejercicio de sus derechos sociales.

Retroceso en educación

Respecto al derecho a la educación, el informe señala que puede haber afectaciones derivadas por el tránsito al modelo de enseñanza virtual, que tiene que considerar el acceso desigual a las tecnologías de la información y que puede implicar complicaciones que afectan la calidad educativa.  “Lo anterior puede incidir negativamente en el avance logrado en materia de rezago educativo, así como en el desempeño escolar y la permanencia en el sistema”, alerta el informe.

En materia de acceso a seguridad social, se indica que esta cobra una mayor relevancia en las condiciones actuales, pues proporciona mecanismos de protección ante riesgos de salud asociados con el trabajo, la inseguridad económica y factores inherentes al curso de vida de las y los trabajadores y sus familias. No obstante, cita que hasta 2018, 57.3 por ciento de la población presentaba carencia por acceso a este derecho social, lo que la coloca en una mayor situación de vulnerabilidad ante las afectaciones de la crisis.

“El incremento en el número de la pobreza poblacional, muestra la dimensión del impacto de la pandemia por Covid-19 en México, ya que además de las implicaciones económicas, la enfermedad encontró a más de la mitad de la población con mayor vulnerabilidad por no tener acceso a la seguridad social”, revela el estudio.

Agrega que en el caso de quienes viven en comunidades indígenas, de acuerdo al titular del Coneval, el 78.2 por ciento no cuentan con seguridad social, el 57.7 por ciento, carece de servicios básicos en sus viviendas y el 20.7 por ciento tarda hasta dos horas en llegar a un hospital, lo que complica su atención en este contexto.

José Nabor Cruz Marcelo, secretario ejecutivo del Coneval señala en el informe del 2020 que como resultado del análisis, se identificó que aunque se ha buscado la eficiencia en la operación de los programas sociales, a través de la eliminación de intermediarios, todavía existen oportunidades de mejora, sobre todo en la calidad de la información del Padrón Único de Beneficiarios, y el perfeccionamiento en la difusión de calendarios de los programas, y en la capacitación de los “Servidores de la Nación”.

Además, señala que, si bien existe una clara intención por construir un sistema de bienestar universal, los Programas Integrales de Bienestar se enfocan principalmente en las transferencias directas de apoyos económicos, más que en la prevención, mitigación y atención de los riesgos que enfrentan las personas en las distintas etapas del curso de vida.

En el documento también se detalla las posibles afectaciones, derivadas de la pandemia de Covid-19, en las condiciones socioeconómicas de grupos históricamente discriminados, como la población indígena, mujeres, personas con discapacidad, niños y adolescentes, y adultos mayores, entre otros, así como una serie de recomendaciones para cada una de ellas.

El informe ya fue entregado a la Secretaría de Bienestar, a las comisiones de desarrollo de social de la Cámara de Diputados y del Senado, así como a la Auditoría Superior de la Federación.