Desastre en la Champions League

Los jugadores del PSG y el Istanbul Basaksehir se unieron en un mensaje simbólico contra el racismo antes de que el miércoles nueve se reiniciara el partido.

Armando Archundia

2021-01-03
Ciudad de México

El partido entre los clubes Paris Saint Germain (PSG) y el Istanbul Basaksehir de Turquía, durante la jornada seis de la fase de grupos de la Champions League, fue suspendido debido a que el cuarto árbitro, Sebastian Coltescu, según denuncia el club turco, llamó “negro” a Pierre Webó, asistente del técnico Okan Buruk.

El partido estuvo parado 10 minutos, lapso durante el que los futbolistas del Istanbul protestaron por el acto racista y lograron el apoyo de sus colegas del PSG. Neymar y Mbappé se unieron a las protestas de los jugadores turcos, el entrenador Okan y Demba Ba, quienes exigieron al árbitro Ovidiu Haegan que Colescu no siguiera en el partido. Incluso intervino el director deportivo del PSG.

Apenas corría el minuto 14 cuando el cuarto asistente se dirigió a Webó como “negro”, después de que el camerunés lo recriminara. Demba Ba también le cuestionó esta expresión racista a Coltescu: “Nunca señalas a un jugador y le dices ‘echa a ese tipo blanco’. ¿Por qué vas a decir ‘echa a ese negro’?”.

Tras esta acción, los jugadores del Istanbul decidieron abandonar la cancha. El cuarto árbitro se defendió con el argumento de que en su idioma la palabra “negro” no tiene connotaciones racistas. Los futbolistas de ambos conjuntos dejaron libre el césped del Parque de los Príncipes. El partido se reprogramó para el miércoles nueve de diciembre.

En un comunicado oficial, el PSG aclaró que cualquier expresión de racismo va en contra de los valores que sostienen sus jugadores, directivos, personal auxiliar de campo y administrativo. En efecto, una vez que se produjo el incidente, el equipo de utilería del PSG comenzó a recoger las prendas que se hallaban en las gradas del estadio, pues sabía que el partido no se iba a reanudar.

Demba Ba, el exjugador camerunés y también asistente de la dirección técnica del Istanbul, confirmó lo sucedido y afirmó que tras la comisión de una falta en el campo, el cuarto árbitro expresó “echa al negro”, frase que fue escuchada por cuatro o cinco jugadores del banquillo del Istanbul.

Los jugadores del PSG y el Istanbul Basaksehir se unieron en un mensaje simbólico contra el racismo antes de que el miércoles nueve se reiniciara el partido. Los 22 futbolistas se congregaron en torno al círculo central con el puño alzado en una imagen icónica, acompañados por el cuerpo arbitral liderado por el holandés Danny Makkelie, quien encabezó la cuarteta sustituta que causó el lamentable incidente.