Desaparece el Fodepar

Los recursos públicos sirven para estimular a los deportistas con los mejores resultados en el ámbito internacional, sobre todo a los que practican disciplinas olímpicas.

Armando Archundia

2020-10-18
Ciudad de México

Entre los 109 fideicomisos públicos que el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió desaparecer, está el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar), que ahora tiene la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) y, una vez cumplimentado el proceso legislativo para extinguirlo, estará a cargo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Fodepar otorga becas a atletas, entrenadores y equipos de todas las disciplinas deportivas de alta competitividad nacional e internacional para que puedan entrenar y mantener su nivel físico y técnico. Estos apoyos se otorgan con base en el cumplimiento de las reglas de operación establecidas por el fideicomiso y cuando no se cumplen, se suspenden o reducen, también de acuerdo con su reglamento.

Los recursos públicos sirven para estimular a los deportistas con los mejores resultados en el ámbito internacional, sobre todo a los que practican disciplinas olímpicas. El año pasado surgió una polémica porque Ana Gabriela Guevara, titular de la Conade, descartó a varios atletas que recibían becas, argumentando que no tenían buenos resultados o porque están retirados, aunque algunos medallistas olímpicos y paralímpicos la reciben con carácter vitalicio.

Ante esta situación, el exluchador Daniel Aceves, dirigente de la Asociación de Medallistas Olímpicos (AMO), solicitó al Poder Legislativo que excluyera al Fodepar de la propuesta de eliminación general de los fideicomisos para que se mantenga el apoyo a los deportistas de alto rendimiento, en específico a los que compiten en juegos olímpicos y paralímpicos, aduciendo que la administración de los mismos siempre ha sido transparente.

Aceves denunció que la eliminación de becas provocará una vuelta a la marginación social de muchos deportistas; impedirá que se dediquen a la práctica idónea de sus disciplinas y verán restringidas sus posibilidades de obtener preseas. Es decir, la mayoría verá limitada su capacidad para satisfacer sus necesidades técnicas y operativas, ya que los deportistas no pueden recorrer el camino del éxito sin apoyos.

El medallista insistió en que la desaparición de las becas del Fodepar significará la pérdida de sustento económico básico para la mayoría de los atletas de alto rendimiento, el fin temprano e injusto de sus carreras deportivas y, asimismo, la cancelación de muchos sueños de gloria deportiva con la representación de México en las competencias internacionales.

Cuando la iniciativa del Presidente se discutió en la Cámara de Diputados, legisladores de todas las bancadas propusieron cambios a la Ley General de Cultura Física y Deporte abocadas a mantener con vida al Fidecar; pero el martes seis de octubre siguió la misma suerte de los otros fideicomisos y en adelante, si el Senado no ofrece una alternativa, será la Conade la que entregue directamente esos apoyos a los atletas de alto rendimiento.