Caos en Tehuacán: golpe en la era de Barbosa

Tehuacán se halla en el caos político absoluto; a tal grado, que el Congreso del estado destituyó al presidente interino e impuso un Concejo Municipal, que gobernará la ciudad en lo que resta del trienio.

Karen Santos

2020-10-11
Ciudad de México

A nueve meses de la detención de Felipe Patjane por corrupción, el entonces edil morenista del municipio de mayor relevancia económica en Puebla, Tehuacán se halla en el caos político absoluto; a tal grado, que el Congreso del estado destituyó al presidente interino e impuso un Concejo Municipal, que gobernará la ciudad en lo que resta del trienio.

Económicamente, Tehuacán representa uno de los municipios más importantes de Puebla, porque alberga una amplia industria textil y avícola y es el segundo con mayor población estatal, con 335 mil 85 habitantes. En 2018, al amparo del “efecto AMLO”, Felipe de Jesús Patjane Martínez ganó la elección municipal con más del 50 por ciento de los votos en el marco de una votación histórica local, porque participó el 67 por ciento de los electores.

Patjane resultó polémico desde que inició su mandato, ya que en su campaña había prometido que en su gobierno no habría familiares ni amigos y que reduciría los salarios del personal burocrático de la alcaldía. Sin embargo, cuando asumió la presidencia, anunció su relación sentimental con Paulina Vargas Sobrado, directora de Turismo en su administración, quien después tuvo que renunciar a su cargo.

Pero además de este acto de nepotismo, Patjane se asignó un salario de 60 mil 72 pesos mensuales, que representó un incremento de 15 mil 368 pesos, respecto al que había percibido la expresidenta Ernestina Fernández Méndez. Los regidores incurrieron en el mismo abuso, pues elevaron sus salarios de 44 mil 704 pesos a 57 mil 813 pesos mensuales, es decir en 13 mil 109 pesos más.

Obviamente, estos preclaros héroes poblanos de la “Cuarta Transformación” (4T) realizaron estos ajustes salariales sin acordarse jamás de la “austeridad republicana”, a pesar de que todos se habían comprometido a mantener esta regla de oro del fundador del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Al exedil Patjane, sus mismos compañeros de partido le cuestionaron también que su gabinete estaba integrado, en su mayoría, por militantes del Partido Acción Nacional (PAN), aunque desde la campaña electoral se había previsto esta situación, porque había sido militante panista, porque su discurso seguía siendo “blanquiazul” y porque su final adhesión a Morena fue atribuida a una imposición de Luis Miguel Barbosa Huerta, entonces candidato al gobierno estatal de Puebla.

El acabóse del alcalde “panimorenista” se produjo en su primer informe de gobierno, el 15 de octubre del año pasado, cuando Barbosa Huerta lo reprendió duramente en público, porque el municipio tenía serios problemas financieros, había conflictos políticos entre los regidores, la inseguridad pública iba en aumento y los comerciantes informales habían vuelto a ocupar el centro de Tehuacán y amenazaban con no retirarse porque el mismo edil les había prometido su regreso.

Barbosa Huerta también recriminó a Patjane que había entendido mal la sugerencia previa en torno a que “llenara” el Ayuntamiento con “ciudadanos”, pero no con “panistas ni priistas” como lo había hecho. El gobernador, en extremo molesto, se lamentó incluso de haberse equivocado en la designación de algunos candidatos, en quienes “confié y me fallaron”, aludiendo al edil.

Para rematar la reprobación del exalcalde que había impuesto como candidato, el mandatario estatal se comprometió a brindar el apoyo que requería el Ayuntamiento “quebrado” de su ciudad natal, pero aclaró: “lo vamos a hacer por Tehuacán, vamos a salvar y limpiar Tehuacán”. Días después, Barbosa Huerta precisó que Patjane no saldría de su puesto por entonces, con el argumento de que aun cuando “pasaron cosas que no debieron haber ocurrido, aún hay tiempo para corregirlas”.

Sin embargo, su protegido no rectificó la situación y la corrección llegó de arriba. A finales de octubre de 2019, el alcalde de Tehuacán tramitó un amparo para evitar su detención por el desvío de 120 millones de pesos. El siete de noviembre, los regidores de Tehuacán solicitaron al Congreso del Estado la revocación de su mandato y el 16 de noviembre, Patjane fue detenido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, cuando –declaró– viajaba a Cuernavaca para celebrar su boda con la exdirectora de Turismo, aunque algunas versiones difundieron que su destino era Estados Unidos.

Peleas por el poder en Tehuacán

Desde noviembre del año pasado, Tehuacán quedó “sin cabeza”. Medio año después, el 26 de junio de 2020, Andrés Artemio Caballero López, militante del Partido Encuentro Social (PES), protestó como edil suplente de Tehuacán por un año y tres meses, luego de denunciar que integrantes del Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) y regidores del municipio violentaban sus derechos políticos al obstaculizar su aspiración a ese cargo.

El Congreso del Estado inició el proceso de disolución del cabildo de Tehuacán el seis de julio y, nuevamente, el municipio se desestabilizó políticamente. Con 26 votos a favor, 10 en contra y tres abstenciones, el pleno del Congreso aprobó, el lunes, la desaparición del Ayuntamiento de Tehuacán. Aún está pendiente un recurso de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para frenar tal acción recurso que fue interpuesto por el gobierno municipal, por lo que el fallo del legislativo no podrá ser ejecutado hasta que esta instancia tome una decisión.

Sin embargo, la Cámara de Diputados local de Puebla eligió al Concejo Municipal que lo remplazaría, bajo el argumento de que no violaba la suspensión provisional dictada por la Corte. Este acto generó diversas reacciones en la esfera política poblana. Por ejemplo: la senadora poblana por el Partido del Trabajo (PT) Nancy de la Sierra Arámburo pidió a los diputados poblanos acatar los mandatos judiciales dictados por la SCJN, pues consideró que se ha desatado “una guerra de poder que hizo a un lado el bienestar de las y los ciudadanos, dejándolos en el olvido y generando decepción y descontento en ellos”.

“Nosotros debemos ser los primeros en guiar con el ejemplo, acatando la ley y respetando a nuestras instituciones, tal como lo predicamos en nuestros discursos. ¿Cómo hablar de combatir corrupción cuando se desobedece a la Suprema Corte para fines políticos? ¿Cómo hablar de respetar derechos, cuando deliberadamente se viola el derecho a un gobierno de las y los tehuacanenses?”, preguntó.

El alcalde suplente Caballero López acusó a la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso de Puebla por intentar restar valor probatorio a la información que proporcionó en su defensa. A la par, un grupo de regidores interpuso un juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano ante el TEPJF, en el que acusa al Poder Legislativo de violar su derecho a ejercer el cargo de elección popular que ganó en los comicios de 2018.

A su vez, la presidenta de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso, la morenista Vianey García Romero, justificó la extinción del cabildo con el argumento de que incurrió en el uso indebido de sus facultades en más de 700 movimientos: “Existe constancia en actas de que se subieron el sueldo, dieron de baja a personal, contrataron gente, incluso se aprobaron viajes a Texas con cargo al erario en representación del presidente municipal”.

Por ello, el pasado 20 de septiembre se designó el Consejo Municipal que gobernaría Tehuacán en lo que resta del periodo; éste será encabezado por el diputado de Morena Fernando Sánchez Sasia; Larissa Jiménez Muñoz será la síndica y Susana Xibille Salgado, la suplente. Sánchez Sasia reveló que conocía, desde días atrás, la propuesta de su designación y que solo estaba en espera de la votación de la Comisión, aunque afirmó que nunca había tenido la intención de sumarse a este organismo.

Las designaciones causaron revuelo porque, entre los integrantes, hay dos funcionarios que formaron parte de la administración destituida: Yoselín Diego Cortés, quien estuvo al frente de la Dirección de Ingresos y Miguel Ángel Ramírez Lagos, quien primero estuvo en la Dirección de Turismo y luego en el área administrativa del Organismo Operador de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado del Ayuntamiento de Tehuacán , Puebla   (OOSAPAT). También generó sospecha la designación de Manuel Jiménez López, empresario maquilador textil, militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), exregidor de oposición en el trienio de Eliseo Lezama Prieto y amigo cercano del gobernador Barbosa Huerta.

Tras difundirse el nombramiento del Concejo Municipal, el Comité Directivo Municipal del PAN en Tehuacán declaró que aunque está de acuerdo con la formación de éste, no le satisface el que haya sido hecho al “modo y a los intereses del gobernador”. También criticó que el Congreso haya actuado tarde, pese a que se trataba de un problema urgente, y que solo resolvieron cuando su “jefe, el gobernador”, consideró conveniente.

Por el momento, el actual Ayuntamiento trabajará hasta que la SCJN resuelva el conflicto. Si no se obtiene el fallo a favor, lo aprobado por los diputados será publicado en el Periódico Oficial del Estado y el Concejo Municipal entrará en funciones.

La vendetta del “padre político”

Durante su campaña electoral, el exalcalde Patjane Martínez difundía que Miguel Barbosa había sido su “padre en la política” y a cada momento le brindaba halagos y expresaba su admiración. “Ha luchado toda su vida en contra de los abusos del poder, en contra de la mafia del poder. Ha sido luchador social y luchador político. Sí, señores, hablo de mi padre político, Miguel Barbosa Huerta, próximo gobernador del estado de Puebla”, y afirmaba que con él en Casa Aguayo, “vamos a estar bien respaldados. Porque Tehuacán renace con Miguel Barbosa”.

Una vez interno en el Centro de Reclusión Social (Cereso) de Tepexi de Rodríguez, cambió el discurso. El padre de Patjane, Sergio Patjane Martínez, negó todos los cargos imputados al edil, y aseguró que “los regidores de Hacienda y Gobernación y la síndico son los traidores. Esto no es más que un golpe político del gobernador Miguel Barbosa. No nos imaginábamos que iba a llegar tan lejos”.

Esta declaración alude, al parecer, a las versiones de que el entonces edil de Tehuacán se negó a mantener a los funcionarios públicos que Barbosa Huerta le había recomendado y de que una vez detenido Patjane, la alcaldía debía ser entregada a Andrés Artemio Caballero, quien es sobrino de María del Rosario Orozco Caballero, esposa del gobernador.

El diputado sin partido José Juan Espinosa guarda una opinión similar; duro crítico del gobierno de Barbosa, aseguró: “Es bien sabido que Miguel Barbosa apadrinó a Felipe Patjane y después, en venganza, lo convirtió en el primer preso político de su quinquenio. Se estuvo dilatando la toma de protesta del suplente porque así conviene al Gobierno del Estado y sus secuaces”.

Días después del arresto de Patjane, el gobernador negó que el exedil haya sido alguna vez su “ahijado político” y que haya promovido o alentado su persecución política: “En absoluto, es tema político. Esto, ustedes lo saben, ya venía ocurriendo desde hace meses y las pruebas que se recabaron fueron tomadas de ahí mismo, del Ayuntamiento y tiene que ver con un desfalco de mucho dinero; y todo eso está en los expedientes y en las carpetas. Nada de ahijado político, esto no es un tema político”.

Al margen de que la defenestración de Patjane se haya debido a una venganza política o a una acción de justicia, el caso es que, hoy, el Ayuntamiento de Tehuacán enfrenta una fuerte crisis de gobernabilidad y que el dominio de Morena durante los últimos 19 meses en esa ciudad y en el estado de Puebla han generado, en los poblanos, la sensación de que “cualquier gobierno panista o priista fue mejor” que el de dicho partido porque, como mencionó la activista social Olivia Carrera Cabrera, sus gobernantes y dirigentes pierden pronto “la brújula”.

Debido a la tardanza con que el Congreso actuó para resolver los problemas de gobernabilidad de la segunda ciudad más poblada del estado, y a la imposición de un Concejo Municipal que no puede ejercer, Tehuacán puede convertirse en el tiro de gracia que Morena dispare contra Puebla.