La Cdmx de mal en peor con Claudia Sheinbaum

A dos años de la jefatura de gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo en la Ciudad de México (CDMX), la economía está peor que nunca, los negocios siguen cerrando, el desempleo aumenta, la inseguridad y la violencia van en aumento.

Abigail Cruz Guzmán

2020-09-19
Ciudad de México

A dos años de la jefatura de gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo en la Ciudad de México (CDMX), la economía está peor que nunca, los negocios siguen cerrando, el desempleo aumenta, la inseguridad y la violencia van en aumento, coinciden empresarios, partidos de oposición, organizaciones civiles y dirigentes del comercio informal.

Los capitalinos no tienen que recurrir a los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), pues su propia realidad cotidiana les evidencia que la morenista Claudia Sheinbaum, una de las políticas más cercanas al presidente Andrés Manuel López Obrador, está faltando a su compromiso de mejorar la vida de los casi nueve millones de habitantes de la capital de la República.

La semana pasada, la Jefa de Gobierno rindió su II Informe de labores ante el Congreso de la CDMX, sesión solemne en la que Adán Atayde, presidente del Partido Acción Nacional (PAN) en la capital, afirmó que ésta no solo “no ha avanzado” sino que, además, se haya “paralizada” debido a las malas estrategias públicas de Sheinbaum frente a las crisis económica, sanitaria y de seguridad. Han sido, enfatizó, “dos años perdidos con cero resultados”.

La misma evaluación hizo el jefe de la bancada blanquiazul en el congreso de la CDMX, Mauricio Tabe; entrevistado por buzos afirmó que, en materia económica, la capital “es un desastre”, situación que no comenzó con la pandemia del Covid-19 sino desde el primer año de la administración local, debido a que la gobernadora tomó malas decisiones en su política de gasto, incurrió en subejercicios y generó incertidumbre en la inversión. “Por eso se cayó el sector de la construcción y se afectó a toda la economía. No hubo crecimiento económico el primer año y el segundo el problema se agudizó con la pandemia.

“Hoy no tenemos que leer los datos del Inegi; tenemos que ver la realidad del día a día para saber cómo ha caído el ingreso de la gente y cuánto desempleo hay. Es una situación muy crítica. En los primeros tres meses de la pandemia ya se hablaba de más de 100 mil empleos perdidos; debe haber por lo menos más de 200 mil empleos perdidos. No sé si ya se hayan recuperado, pero la situación en materia de empleo no iba nada bien. Toda la actividad económica en la CDMX se paralizó en los primeros tres meses y con la nueva normalidad, muchas actividades se retomaron al 30 o 40 por ciento, sobre todo el comercio”, precisó Tabe.

Pero el PAN no es el único que ha criticado el gobierno de la ciudad. Para el diputado local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jorge Gaviño Ambriz, el gobierno de la CDMX ha tenido una actuación de “luz y sombras” y con respecto a éstas, coincidió con los dirigentes panistas en que los cuadros más oscuros se hallan en la economía, en la falta de seguridad pública y los servicios de salud.

“En el tema del empleo en la capital del país nos ha ido muy mal, situación que se viene arrastrando desde antes de la pandemia, cuando ya había desaceleración económica porque paró en seco la rama de la construcción; de pronto se suspendieron casi todas las obras en la CDMX y cuando se pretendieron reactivar vino el tema de la pandemia y entonces ya no se pudo regresar”, aseveró Gaviño, quien explicó que la desaceleración se inició en noviembre-diciembre del año pasado y, a partir de marzo de 2020, se profundizó a causa de la pandemia.

Y si a este oscuro panorama se suma el Plan de Reactivación Económica (PRE) presentado por la administración local el pasado dos de septiembre, que “es un refrito insuficiente y de corto alcance del de 2019” –advirtió entonces Adán Atayde– “Acción Nacional no permitirá que nos vengan a pintar una ciudad que no existe, que no es real”.

A los problemas con indicadores en rojo ya enumerados –las crisis económica, sanitaria y de seguridad pública– se añade el de los feminicidios, cuya alza está a la orden del día, según diversas instituciones.

Inseguridad y violencia

El diputado perredista Jorge Gaviño advirtió que la política de seguridad pública en la CDMX fue errática desde el principio de la administración, debido a que la Jefa de Gobierno había insistido en que no entraría la Guardia Nacional a la capital; luego declaró que estaría en algunas demarcaciones y posteriormente que entraría a todos lados.

Esta actitud, explicó el legislador, evidenció que el gobierno de la capital no tenía un plan completo “bien armado” para asunto tan delicado como el de la seguridad. Esto se confirmó cuando la Jefa de Gobierno tuvo que ordenar un sustituto en la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

La inseguridad pública y la violencia en la capital de la República han aumentado, y entre sus víctimas hay mujeres, adolescentes y niñas en cuyo caso abundan las violaciones debido, en parte, al confinamiento; los homicidios de adolescentes están creciendo muy peligrosamente y se han elevado el robo a transeúntes en los sistemas de transporte colectivo y en las calles.

Para Mike Peñaflor, secretario de Acción Juvenil del PAN en la CDMX, indicó que el crecimiento de la inseguridad pública, que afecta principalmente a mujeres, jóvenes, niñas y niños, se debe a que el gobierno local no ha tenido la capacidad para atenderlos.

“Al menos un amigo o una amiga han padecido de algún robo, no se diga de robos de autopartes, robos a mano armada, secuestros, secuestros exprés y esa situación se encuentra muy latente y se agrava mucho en los últimos meses por la propia contingencia”, refirió.

Los empresarios y los dirigentes de partidos coincidieron también en que el tratamiento que la Jefatura de Gobierno le ha planteado ante la pandemia, fue tardío y ha sido “muy errático”, pese a que la presencia del Covid-19 era conocida desde finales de noviembre del año pasado, cuando ya se sabía que venía muy fuerte y contaba con la experiencia de los países de Europa y Asia.

“Se permitieron eventos masivos en el Zócalo como el Vive Latino, lo que arrojó la muerte de varios uniformados que se habían contagiado de Covid-19. No hubo programas acordes para la atención de los pacientes, el número de camas fueron insuficientes para atender a los enfermos”, señalaron Atayde y Gaviño.

Mauricio Tabe afirma que las cifras de contagios y fallecimientos están subestimadas porque se actuó “muy tarde” y no se hicieron suficientes pruebas para detectar el Covid-19. El único acierto de Claudia Sheinbaum ha sido, aunque tomado “muy tardíamente, desligarse de la política de López Obrador en esta materia pues el mandatario, irresponsablemente, invitaba a la gente a salir a la calle, a seguir abrazándose y a no ponerse cubre bocas, como lo recomendaba la Organización Mundial de la Salud (OMS)ˮ.

 Rechazo al consejo de emergencia económica

Para mitigar el impacto de crisis económica generado por la pandemia de Covid-19, la jefa de la capital omitió la exhortación de líderes de partidos, organizaciones sociales, colegios de profesionistas, cámaras empresariales, sindicatos e instituciones académicas para elaborar un plan para la CDMX.

La propuesta incluía la creación de un “consejo de emergencia económica” en la que estarían representados el gobierno local y del Poder Legislativo local y todas las agrupaciones sociales y políticas convocantes para diseñar programas de estímulo fiscal, apoyos financieros y el fomento del consumo interno para reconstruir la economía local gravemente afectada por el Covid-19.

Se planteó la condonación del 100 por ciento de los impuestos predial, sobre la nómina y hospedaje hasta el 1° de julio de 2021; la creación de un fondo especial para emitir facturaje a las mini, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) con cuentas por cobrar al gobierno; la firma de un convenio con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que el gobierno de la CDMX pague una parte del recibo de luz de los hogares vulnerables y bajo eléctrico.

También se propuso el acceso gratuito de la población marginada a medicamentos y servicios de salud; que el gobierno capitalino garantizara la compra suficiente de medicamentos, pruebas para detectar el Covid-19 y los insumos médicos necesarios para brindar atención a los pacientes afectados por la pandemia, y que se supervisaran las unidades médicas para que brindaran el mejor servicio de salud posible.

De igual modo se sugirió la contratación de un seguro por 50 mil pesos para familiares de trabajadores que pierdan la vida a causa de la emergencia, así como otorgar becas de aprovechamiento para los hijos que aún continúen estudiando, y aumentar la capacidad instalada de los laboratorios de análisis médico con tecnología de PCR de los hospitales públicos y privados, universidades e instituciones como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Pero ninguna de estas propuestas logró convencer a la Jefa de Gobierno de la CDMX quien, igual que “su jefe nacional” en el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), se siente autosuficiente en materia de ideas e iniciativas. Por ello le han llovido críticas desde todos los ángulos.

Nelly de la Vega, integrante nacional de la Asociación SOMOS, que busca convertirse en partido político local, sostuvo que la administración de Claudia Sheinbaum en la CDMX es “un fracaso”, porque sus resultados son escasos y no destaca alguna obra de infraestructura que permita impulsar el desarrollo general de la ciudad, ya que se afana por obras de relumbrón como el “cablebús” que solo beneficiará a un sector de la población.

“En materia de seguridad, los ciudadanos no se sienten seguros y las mujeres tampoco. Somos el tercer lugar nacional en feminicidios, lo que es una situación muy grave en la CDMX. También en materia ambientalista ha dejado mucho qué desear; en Xochimilco está dejando secar los humedales. Y como sus principales rasgos distintivos son el ser feminista y ambientalista, uno puede concluir que son los que menos está atendiendo”, reclamó.

Sostuvo que, al igual que AMLO, está más encaminada a perseguir, confrontar y vengarse de los líderes políticos que ve como enemigos, en lugar de buscar la conciliación y la unidad para resolver los problemas de la capital de la República.

Al igual que los políticos del PAN y el PRD y los dirigentes del sector empresarial, De la Vega aseguró que la señora Sheinbaum es la principal responsable de desastre que se vive hoy en la economía, la seguridad pública y sanitaria de la CDMX.

“Los feminicidios también son un tema que no ha sido bien atendido y es muy grave, debido a que las mujeres se tienen que quedar a convivir con su torturador. Por ello ha aumentado la violencia intrafamiliar y las autoridades capitalinas no dan protección a las víctimas. Esto también es muy grave y las mujeres no nos sentimos seguras en las calles, ni en el transporte público, aunado a los robos que se dan en los microbuses”, añadió la activista.

Vendedores piden trabajar

Los dirigentes del comercio público se quejaron por la falta de apoyos del gobierno capitalino, denunciaron que no han recibido respaldos económicos de éste y que, para sobrevivir en los pasados siete meses, han tenido que recolectar dinero y alimentos básicos para integrar despensas que se distribuyen entre los más apremiados por el hambre y el desempleo.

Pascual de Jesús González, Coordinador General del Movimiento de Pueblos, Comunidades y Organizaciones Indígenas (MPCOI), reveló que los más de 700 mil indígenas en la CDMX carecen de vivienda, que hay un rezago de cuatro mil casas-habitación y que, debido a la pandemia, la construcción de éstas y de algunas plazas comerciales está paralizada.

Aseguró que además de no brindarles ningún apoyo, el gobierno de la CDMX les ha recomendado no vender para evitar la cadena de contagios en las calles de la ciudad y el país. Hasta ahora, el MCPOI tiene conocimiento de la muerte de cinco de sus miembros y desconoce el número de los contagiados. Esta organización agremia boleros, trabajadores de restaurantes, vendedores de agua fresca y frutas rebanadas, que deben salir a la calle a trabajar porque de otra manera no comen sus familias; así como un apoyo emergente a los artesanos, primero de mil 500 y luego de otros mil 500, pero dejaron afuera a todos los demás que no son artesanos. “Pedimos a Claudia Sheinbaum que pudiera incluir a todos los compañeros que trabajan en los tianguis, que no son artesanos sino comerciantes”. Hasta ahora no han tenido respuesta.

Una situación similar denunció David Arévalo, del Frente Nacional de Comercio Informal (FNCI), quien sostuvo ante este medio que no les han construido las plazas comerciales que les prometieron desde que fueron retirados de los espacios públicos donde vendían sus productos en San Antonio Abad I y San Antonio Abad 2. Su problema se originó cuando era Jefe de Gobierno el perredista Miguel Ángel Mancera.

Claudia Sheinbaum se ha olvidado de sus compromisos con los comerciantes informales, pero no de ordenar su constante desalojo y violento de los espacios públicos donde tienen que vender sus mercancías para sobrevivir y llevar algún dinero para el sustento diario de sus familias. La Jefa de Gobierno de la CDMX no ha logrado formular un plan o programa que contemple la situación de este sector para la reactivación económica.

Respecto a este problema, Mike Peñaflor, líder juvenil del PAN en la capital de la República, condenó las constantes agresiones que los vendedores ambulantes han recibido durante la pandemia, ya que los policías auxiliares les quitan sus bicicletas, triciclos y carritos donde expenden sus mercancías, y se burlan de ellos sin considerar que los están condenando a mayores penurias.