Djokovic, expulsado…

El berrinche le costó, en total, 267 mil 500 dólares (227 mil euros).

Armando Archundia

2020-09-13
Ciudad de México

El partido que, el domingo seis, sostuvieron el tenista número uno del mundo, Novak Djokovic, y el español Pablo Carreño, terminó de forma insólita cuando, en el primer set: el serbio fue expulsado después de que involuntariamente lanzó una pelota que golpeó en la garganta a una juez de silla que se encontraba atrás de él. Djokovic se disculpó inmediatamente y mantuvo una larga charla con los jueces. Su descalificación en los octavos de final en el Abierto de Estados Unidos (EE. UU.)  ha provocado un terremoto en el mundo del tenis.

Nadie discute la norma, pero algunos aficionados y analistas le han expresado su empatía. Por lo pronto, su conducta incorrecta le costará el no cobro de los 250 mil dólares (212 mil euros) por acceder a la cuarta ronda; una multa de 10 mil dólares (ocho mil 500 euros) por conducta antideportiva y siete mil 500 dólares más (seis mil 400 euros) por “saltarse” la rueda de prensa donde debió dar una explicación a su actitud. El berrinche le costó, en total, 267 mil 500 dólares (227 mil euros).

Esperemos que Novak pueda superarlo y seguir hacia delante. Por supuesto, tiene que crecer y aprender de esto, ya que fue mucha mala suerte. La bola podía haber dado en cualquier parte. Afortunadamente, todo el mundo está bien, comentó su colega Denis Shapovalov sobre la situación por la que está pasando el serbio Djokovic, quien en esta temporada iba invicto durante 26 partidos, era la gran atracción en el Abierto de EE. UU. y favorito para ganar el torneo debido a las  ausencias de Rafael Nadal y Roger Federer. Los jueces decidieron expulsarlo por tratarse de una acción “flagrante” y peligrosa, porque pudo haber provocado una lesión mayor a la jueza. Pero el problema no acabó con el accidente ya que, horas después, numerosos usuarios lograron localizar en las redes sociales el nombre y el perfil de la juez de línea golpeada, Laura Clark, a quien insultaron y hubo uno que incluso llegó a amenazarla de muerte. En vista de estos desagradables acontecimientos, el propio Novak Djokovic tuvo que calmar a sus seguidores y pedir que no se repitieran estos episodios.

Dennis Shapovalov, quien en 2017 fue descalificado por una acción similar en el quinto partido de la primera ronda en la Copa Davis ante el británico Kyle Edmund, declaró que sabe exactamente lo que se siente debido a los riesgos que hay con un pelotazo. En su caso, la pelota golpeó el ojo del juez de silla Arnaud Gabas. Shapovalov, canadiense, habló después de vencer a David Goffin en otro partido del grand slam estadounidense. Por su parte Martina Navratilova, otra de las leyendas del tenis mundial, calificó como “increíble” y “estúpida” la acción del jugador balcánico.

Sin duda, Pablo Carreño, el rival de Djokovic en el partido suspendido, y que saltó pasivamente a cuartos de final, fue quien apreció con más detalle la acción. “En el primer momento no veo cuando tira la bola; pero cuando miro, veo que está la jueza en el suelo y pregunto a la grada si le ha tirado la bola, y al decirme que sí, me llevo las manos a la cabeza. Estaba en shock”, afirmó el tenista español. El asturiano, que dominaba el primer set por 6-5, no exculpó a su compañero: “Las reglas son las reglas. El árbitro y los organizadores han hecho lo correcto; pero también hay que reconocer que no es algo fácil para hacer”, añadió. Aparcado en otra ronda por la descalificación de Djokovic, Carreño se enfrentará en la siguiente a Shapovalov.