Messi abandona al Barcelona

Lo consideran el fin de una era, una etapa dorada y que posiblemente será muy extrañada, durante décadas, por los hinchas del FC Barcelona.

Armando Archundia

2020-09-06
Ciudad de México

Lo consideran el fin de una era, una etapa dorada y que posiblemente será muy extrañada, durante décadas, por los hinchas del FC Barcelona. Al pedir su salida del club catalán, Lionel Messi ocasionó un terremoto que se sintió más allá del mundo del futbol. Los fogonazos invaden las calles de Barcelona. Pese a que aún no se sentaban a dialogar en busca de una salida pacífica, ni Messi ni el club cederán en su postura. La Cadena Onda Cero de España hizo público parte del supuesto contrato que los letrados del jugador pondrán arriba de la mesa para sacarlo del equipo. La indemnización no aplica porque la decisión unilateral del jugador se da al término de la temporada 2019/2020; es decir, Messi y la gente que maneja sus asuntos legales están convencidos de que está en libertad de irse desde que finalizó la Champions. Por ello argumentan que no hay nada qué negociar y nada qué hacer para que el rosarino cambie de idea mientras transcurren los últimos meses de la presidencia de Josep Bartomeu. La decisión está tomada, ya se despidió y el astro quiere tener un nuevo club cuanto antes.

La historia comenzó más temprano en Europa, cuando parecía que el conflicto era de dos partes –el jugador y el Barcelona–, pero se metió la liga española para tratar de ayudar al club, con lo que la cancha se embarró más. Inicialmente, el futbolista expresó su deseo de irse por las buenas, más allá de saber que posee razones legales para abandonar el club sin la búsqueda de una salida consensuada. Los mensajes han ido de un lado a otro, cuidando cada uno sus intereses. Basta un breve repaso de las últimas 24 horas: los abogados de Messi avisaron al club que Leo no se presentará a las pruebas médicas, porque ya mandó la rescisión unilateral; mientras que Bartomeu ha mantenido una postura mediática al decir que solo se reunirá a hablar con él si es para renovar contrato. 

La liga salió a apoyar al Barcelona porque sin Messi, el negocio se achica tremendamente. Ya se fueron Cristiano y Neymar y si se va Leo, va a quedar un torneo vacío de grandes figuras. La postura legal de lo que está haciendo Messi solo tiene una incógnita: que tenía la posibilidad de salir al final de la temporada 19-20 no hay dudas, porque basta con mirar un video con declaraciones de Bartomeu –que se viralizó en las últimas horas– en el que ratifica en el canal oficial del club (en septiembre de 2019) que el jugador podía irse. Lo que empieza a correr es la letra chica: según el Barcelona, la oportunidad de avisar venció el 10 de junio, y por eso se rumora que no tiene validez la carta-documento. Pero lo que afirma esa parte del contrato, que se difundió en toda España, es que la definición de ese lapso no existe, y por tanto el Barça no tiene nada qué reclamar.

Ahora bien, si ninguno se baja de su posición actual, todo tendrá que dirimirse a través de la justicia, algo que Leo quiere evitar. El jugador podrá negociar con el club lo que le parezca, ya que tiene a su favor el derecho laboral establecido por la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) y podría solicitar el Certificado de Transferencia Provisoria (CTP). El problema para la institución que desee incorporarlo, es que si el juicio favorece al Barça, tendrá que pagar el monto que establezca un juzgado, en este caso, un tribunal de justicia de Cataluña. El Barça se ata a la cláusula de 700 millones de euros para liberarlo, y Messi a que eso no corre más. Aunque La Pulga quiere que esto se termine lo más pronto posible para llevar su enorme talento a otro club.