Mujeres doblemente lastimadas: por la violencia y la austeridad de AMLO

Las víctimas de violencia de género difícilmente pueden recibir apoyos a través de las tarjetas emitidas por el gobierno.

Abigail Cruz Guzmán

2020-08-09
Ciudad de México

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirma que su gobierno apoya “como nuncaˮ y de manera directa a las féminas, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) sufrió un recorte presupuestal de 151 millones de pesos (mdp) que afectará sus actividades prioritarias como la de brindar refugio y protección a mujeres violentadas.

Asociaciones civiles dedicadas a la defensa de los derechos de las mujeres que sufren graves problemas de violencia de género, así como integrantes de algunos partidos políticos, han alzado la voz contra la política de austeridad del gobierno de la “Cuarta Transformación” (4T) que golpea de manera directa al Inmujeres, cuya función consiste en brindar apoyo a mujeres, adolescentes, niñas y ancianas que sufren algún tipo de violencia.

Las víctimas de violencia de género difícilmente pueden recibir apoyos a través de las tarjetas emitidas por el gobierno, ya que deben permanecer en los refugios donde se les protege por posibles agresiones de sus victimarios, y reciben atención sanitaria y psicológica, afirman defensores de los derechos de las mujeres.

Pese a ello, el pasado 29 de julio, durante la presentación del Informe sobre la Atención de las Mujeres, AMLO declaró: “Estamos ayudando mucho en lo económico a las mujeres de más pobreza, algo nunca visto en nuestro país, donde ha habido mucha desigualdad”.

Esa afirmación, sin embargo, carece de sustento, y organizaciones sociales como la Red Nacional de Refugios, Pensadoras Urbanas y las secretarías de la Mujer de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) condenaron el recorte más reciente que el Gobierno Federal aplicó al presupuesto del Inmujeres, porque consideraron que esos recursos no solo afectarán su operatividad a nivel nacional, sino también a todos los institutos de 32 entidades de la Federación, que quedarán “paralizados” en los próximos meses.

La secretaria nacional de Promoción Política de la Mujer del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN, Adriana Aguilar, indicó a este semanario que ese recorte repercutirá también en los salarios de los trabajadores de esas oficinas, en el pago de servicios a abogadas, psicólogas, médicas y trabajadoras sociales, así como en la adquisición de equipos de cómputo.

Olga

“Los recortes al presupuesto de las mujeres ya no permitirán que existan las alertas de género, por ejemplo, que, en este momento, son muy importantes debido al incremento de denuncias que se han dado en los hogares por el confinamiento a causa de la pandemia del Covid-19. Hoy hay más violencia en las familias. Además, porque se encargan de erradicar y prevenir la violencia en contra de las mujeres, entonces recortar ese presupuesto en los estados donde hay más violencia hacia las mujeres, hará que ya no sean operativos los Inmujeres”, explicó.

El personal que investiga las denuncias de los actos de violencia de género, los encuestadores, así como los trabajadores que dan orientación y seguimiento a esos problemas, se “verán severamente afectados”, sostuvo la panista.

La misma Secretaria de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, reconoció, el 29 de julio, que las llamadas telefónicas relacionadas con la violencia contra las mujeres aumentaron 45.8 por ciento durante el primer semestre de 2020, en comparación con el mismo periodo de 2019, ya que este año se recibieron 131 mil 224 y el anterior, 89 mil 998.

La organización Semáforo Delictivo fundamentó estas cifras de acuerdo al primer semestre de este año, ya que los feminicidios aumentaron 40 por ciento tan solo en la Ciudad de México (CDMX).

Sin embargo, Sánchez Cordero no condenó el recorte y afirmó que la administración para la que trabaja “es la gran diferencia. Nosotras sí las vemos, sí las escuchamos, sí estamos juntas en la lucha por defender nuestros derechos a seguir buscando seguridad, justicia y bienestar”.

Pero el recorte al presupuesto del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) fue aprobado por su Junta de Gobierno, conformada también por la Segob.

Violación a los derechos humanos

La directora general de la Red Nacional de Refugios, Wendy Figueroa, calificó el recorte a Inmujeres de “grave violación a los derechos humanos de las mujeres”, debido a que en el Artículo 58° de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH) “se establece que los programas presupuestarios dirigidos a promover la igualdad entre mujeres y hombres son irreductibles”, e incluso mandata que “toda modificación al presupuesto debe ser presentada para su aprobación por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a la Cámara de Diputados”, situación que no ocurrió.

Contra la mujer

En entrevista con buzos, Figueroa Morales precisó que reducir, retener o retrasar un presupuesto aprobado y asignado a instancias responsables de garantizar la igualdad sustantiva y la erradicación de las violencias contra las mujeres significa “un grave retroceso en el camino para eliminar la brecha de desigualdades, poniendo en riesgo los derechos humanos de miles de mujeres, niñas y adolescentes en México y se traduce en un alarmante crecimiento de víctimas de todas las formas de violencia, incluyendo el feminicidio”.

Recordó que, en abril, antes del decreto de austeridad emitido por la SHCP, se conformó una reserva de 460.2 mdp correspondientes al Capítulo 4000, Transferencias, Asignaciones, Subsidios y Otras ayudas (subsidios y apoyos a programas; pago de intereses, comisiones, gastos y apoyos a estados y municipios), así como 3.3 mdp correspondientes al capítulo 3000 (servicios básicos, de arrendamiento, profesionales, científicos, técnicos, mantenimiento y conservación, traslado, entre otros).

La defensora de las mujeres afirmó que justificar la reducción de un presupuesto dirigido a garantizar la igualdad y la erradicación de la violencia de género para hacer frente a la crisis económica derivada de la pandemia de Covid-19 “evidencia que las mujeres y las violencias de género no son del interés ni prioridad del gobierno de México, anteponiendo sobre los derechos humanos de las mujeres otros proyectos como la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya cuyo presupuesto no ha sido reducido, retrasado ni retenido”.

Por esa razón, la directora general de la Red Nacional de Refugios exigió al Gobierno Federal que, con base en la Ley de Transparencia y Rendición de Cuentas, informe cuáles fueron los criterios con que determinó “recortar, reducir o retener el presupuesto de las mujeres y no el de otros programas.

“Todo recorte lleva a un desmantelamiento y es necesario reforzar y fortalecer las instituciones, más aún el Inmujeres como la instancia rectora que garantiza las políticas de igualdad sustantiva y el derecho de todas las mujeres a vivir libres de violencias”, reclamó.

Informó que los índices de violencia en México, donde diariamente se registran más de 10 feminicidios, exige adoptar “medidas urgentes para prevenir las muertes violentas y fortalecer el presupuesto” destinado a las instituciones que se dedican a combatir ese mal, pero no a “desmantelarlo o recortarlo”.

Por su lado, la senadora panista Nadia Navarro Acevedo sostuvo que el presupuesto de Inmujeres de 2020 fue de 207 mdp y que con el recorte solo le quedaron 55 millones; por ello, al igual que Adriana Aguilar, aseveró que la reducción “es un retroceso, y se le debe dar marcha atrás”.

“Las mujeres víctimas de violencia una vez más han sido golpeadas. Lo que vemos es un absoluto y reiterado desprecio del Gobierno Federal hacia las mujeres”, lamentaron tanto Nadia Navarro como Adriana Aguilar.

“La reducción presupuestal se realizó sin siquiera notificar a la Cámara de Diputados, con lo que se viola la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que establece que no se pueden reducir los recursos destinados a la igualdad entre hombres y mujeres sin consultar primero al legislativo”, coincidieron.

La realidad desmiente a AMLO

“Lo que vemos es un absoluto y reiterado desprecio del Gobierno Federal hacia las mujeres. Son varios los ejemplos: la cancelación de las estancias infantiles, de los refugios para las mujeres víctimas de violencia, la minimización de las marchas del nueve de marzo, la cancelación de recursos destinados a atender a mujeres con cáncer, la reducción del subsidio a las Casas de la Mujer Indígena y Afrodescendiente, la pretensión de desaparecer el tipo penal del feminicidio, por mencionar algunas”, precisó la senadora panista.

Este gobierno se muestra incompetente e insensible no solo ante las estadísticas negras, omitiendo que detrás hay historias de niñas, jóvenes, mujeres y ancianas que han padecido dolores y sufrimientos terribles. “Peor aun, el presidente AMLO se atreve a decir que nunca se había protegido tanto a las mujeres como ahora. Una vez más, la realidad lo desmiente”, indicó.

En tanto, la integrante de la Dirección Nacional Extraordinaria del PRD, Karen Quiroga coincidió con las panistas y denunció que el recorte al Inmujeres se debió a propuestas de la extitular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), Candelaria Ochoa, quien específicamente sugirió la reducción presupuestal en siete estados, mientras que uno de los subsecretarios de la SHCP decidió extender el recorte a 10 entidades.

Por ello, Quiroga se sumó a la exigencia del PAN para que la SHCP explique con base en qué criterios se apoyó para quitarle los 55 mdp al Inmujeres, así como el destino que se dará a esos recursos.

Pese a las críticas realizadas al gobierno de AMLO, la secretaria de Mujeres del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Carol Arriaga, justificó el recorte a Inmujeres con el argumento de que el Covid-19 afectó a la economía nacional y que este hecho, compartido por México con el resto del mundo, es demasiado convincente.

Arriaga declaró, además, que los recortes no solo se aplicaron a Inmujeres sino a toda la administración pública, por lo que rechazó que el Presidente no apoye a las mujeres.

También adujo que “había mucha triangulación en la entrega de recursos. No es buena la triangulación, ya que estaba vinculada a actos de corrupción. Finalmente, no se lograban los objetivos del organismo, como es la no violencia hacia las mujeres y el respeto a sus derechos”.

El Inmujeres está integrado por funcionarios de varias secretarías del Gobierno Federal, entre las que destacan: Segob, Exteriores (SER), SHCP, Salud (SS), Educación (SEP) y Bienestar.

Al concluir la votación del consejo del Inmujeres, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, pidió a las integrantes del Instituto hacer un esfuerzo: “con menos hay que hacer más o con menos hay que hacer por lo menos lo que hacíamos… espero que sean comprensivas con esta situación de crisis sanitaria y crisis económica que vivimos en este país”, agregó.

Todo esto fue dicho después de haber reconocido que “la violencia que se ejerce contra las mujeres en esta situación” las convierte en “el sector más vulnerable dentro de los vulnerables”.

El Consejo de Gobierno del Inmujeres, donde también están representadas las responsables de este organismo en los distintos estados, aprobó el recorte presupuestal con 13 votos a favor, 10 en contra y tres abstenciones.

A principios de abril, la SHCP retuvo 463 mdp del presupuesto del INM, de los 826 millones aprobados en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2020. Esta parte retenida afecta al desarrollo de políticas de igualdad en estados y municipios, un ingreso del que dependen los programas de un número importante de institutos locales y estatales, ya que son los únicos recursos con los que cuentan estas instituciones para luchar contra la violencia de género.

La retención de este monto asesta “un golpe a estos organismos”, denuncian las organizaciones de la sociedad civil. “Muchas instancias de las mujeres operaban con psicólogas y abogadas que se costeaban con esos presupuestos”, confirman por su lado, exintegrantes del Instituto de las Mujeres de Oaxaca.

Inmujeres ahora solo dispone del 18 por ciento de su presupuesto para pagar los salarios a sus trabajadores y su quehacer principal queda en el aire, justo ahora cuando la pandemia ha provocado un incremento de la violencia. “Recortar en este rubro es un desmantelamiento innecesario de la política de igualdad porque los recursos en juego son demasiado pequeños para impactar otras áreas”, aseguró la integrante de Pensadoras urbanas y experta en presupuesto Magdalena García.

“Este decreto de austeridad es inconstitucional, no se pueden reducir los gastos dedicados a igualdad, según indica la Ley Presupuestaria. Además, es la Cámara de Diputados la que tiene la facultad de aprobar cualquier modificación al presupuesto, no el gobierno”, concluyó García, quien también advirtió que algunos proyectos para la igualdad y contra la discriminación quedarán prácticamente paralizados.