Juegos Olímpicos sin público

Los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 podrían efectuarse sin público en los recintos deportivos.

Armando Archundia

2020-08-02
Ciudad de México

Los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 podrían efectuarse sin público en los recintos deportivos, debido a que tanto los dirigentes internacionales como las autoridades japonesas no pretenden renunciar a ellos. Hasta ahora, ésa es la única opción en manos de los políticos locales, de acuerdo con el vocero del Comité Olímpico de Japón, Masa Takaya y la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, quienes expresaron que ante la amenaza de una cancelación definitiva, consideran su realización a puerta cerrada como un mal menor. Sin embargo, Koike previó que se consultará al pueblo japonés sobre este dilema.

Por ello es posible prever que los Juegos Olímpicos de Tokio, aplazados de este año al próximo, tengan que enfrentar una nueva realidad donde los atletas actúen en el ámbito de una cuarentena, por la que deban someterse a exámenes médicos recurrentes, al igual que todas las personas presentes en los recintos deportivos: técnicos y preparadores físicos, médicos, vigilantes, periodistas, operadores de medios electrónicos y personal asistente de la Villa Olímpica. Estas medidas de restricción solo excluyen a los contribuyentes japoneses que costearán el evento deportivo con miles de millones de dólares (mdd).

El Comité Organizador difundió un mensaje de tres minutos en el que la nadadora Rikako Ikee –quien en febrero de 2019 anunció que padecía leucemia y se apartaría temporalmente de su carrera deportiva– informó que los Juegos de Tokio 20-21 se mantenían en pie para la misma fecha. El mensaje se difundió el mismo día en que la capital nipona registraba un rebrote de 366 infectados por SARS-COV2, el más alto en seis meses desde que se conoció el primer caso de este virus en Japón.

Tanto el Comité Olímpico Internacional (COI) como el Comité Organizador de Tokio 2020 persisten en su intención de efectuar los juegos, objetivo en el que coinciden con el actual primer ministro Shinzo Abe, quien, en septiembre próximo, intentará la reelección y, por ello, no puede permitirse dar pasos en falso sobre este asunto ahora, cuando un amplio sector de la opinión pública nipona empieza a ver la cita olímpica más como un problema que como una fiesta, debido a los rebrotes del Covid-19 en las últimas semanas.

Por lo pronto, los políticos sugieren una “ceremonia de apertura simplificada” para el 23 de julio de 2021, donde solo habría “un representante de cada país, en lugar de una gran cantidad de personas marchando”.