#TodosSomosCharis

Barbosa evidencia la misma propensión al uso dictatorial del poder político que caracterizó a Marín Torres, de quien recientemente tuvo que deslindarse.

Brasil Acosta Peña

2020-07-26
Ciudad de México

No es la primera vez que un gobernador arremete con argumentos inventados e injustos contra una mujer. Recordemos lo ocurrido en 2006, cuando el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, detuvo y acusó a la activista Lydia Cacho de haber difamado supuestamente al empresario Kamel Nacif, al involucrarlo en delitos de pederastia, proceso que se volteó hacia ambos cuando, el 14 de febrero de ese mismo año, se difundió la grabación de una llamada telefónica en la que el segundo agradecía al “gober precioso” el favor que le había hecho. Además de la renuncia de Marín, exigida por organizaciones sociales y políticas, ese asunto involucró a otros políticos mexicanos relevantes, como el senador priista Emilio Gamboa Patrón y los gobernadores de Quintana Roo, Félix González Canto (PRI) y de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía (coalición de partidos PAN, PRD, PVEM).

Recordar el caso de Lydia Cacho tiene como objetivo contrastarlo con el ataque que el actual gobierno de Puebla, encabezado por Miguel Barbosa Huerta, está ejecutando contra Rosario Sánchez Hernández –Charis, como cariñosamente le decimos en el Movimiento Antorchista– con base en un supuesto robo que jamás cometió y que a todas luces es inventado para golpear a una organización social que él considera su enemiga. Es en este punto –también, por supuesto en los agravios físicos padecidos por Lydia Cacho (tortura)– donde Barbosa evidencia la misma propensión al uso dictatorial del poder político que caracterizó a Marín Torres, de quien recientemente tuvo que deslindarse cuando la activista denunció que Javier López Zavala –el secretario general de Gobierno del “gober precioso”– formaba parte de su equipo político en la campaña electoral pasada. Su excusa no pudo haber sido más hipócrita cuando escribió que López Zavala “es una persona que respeto, no forma parte de mi equipo, fue integrante del gobierno del priista Mario Marín, al igual que Alejandro Armenta, quien busca la nominación de la coalición Juntos Haremos Historia.[1]”.

El deslinde mentiroso de Barbosa respecto a Marín Torres –cuyo nombre usó en su campaña como gancho al afirmar que lo buscaba para meterlo a la cárcel[2]– tuvo el mismo descrédito por sus frecuentes declaraciones desafortunadas, entre las que incluso ha destacado su falta de respeto a personas desaparecidas. A modo de ejemplo de estos desaguisados, recordemos lo que declaró sobre los exgobernadores Moreno Valle y Martha Érika Alonso: “Yo gané, me la robaron (la gubernatura), pero Dios los castigó”… O sus sabios conocimientos de inmunología relacionada con el Covid-19. En uno de ellos, difundido el 14 de marzo en Ajalpan, anunció que la mejor vacuna contra la pandemia es un “plato de mole guajolote”. En otra cátedra de medicina tradicional, señaló: “…Si ustedes son ricos tienen riesgo, si son pobres no; los pobres estamos inmunes”. Obviamente, en ese momento Barbosa se olvidó que en su “3 de 3” de 2018 –declaración de ingresos voluntaria exigida por la sociedad civil a la clase política– había reportado bienes e ingresos por un total de 1.8 millones de pesos (mdp); pero investigaciones civiles revelaron que, en realidad, el mandatario de Puebla tuvo ingresos por 12 mdp entre 2010 y 2016 y que a este patrimonio había que agregar la posesión de cuatro casas y un edificio.

En relación con las recetas “científicas” de Barbosa contra el Covid-19, es inevitable considerarlas una burla contra los familiares de los más de 40 mil muertos que hasta ahora ha provocado la pandemia en el país. Hasta el 25 de junio, Puebla había rebasado las mil defunciones, según datos de la Secretaría de Salud (SS), cifra superior a la reportada por el gobierno de Barbosa Huerta[3]. “De acuerdo con el Mapa Covid-19. Monitoreo de casos en México por Municipios de la SS), Puebla se convirtió en la localidad con el mayor número de contagios acumulados por Covid-19 en el país, al superar los 10 mil 540 casos, por arriba de Iztapalapa, en la Ciudad de México, con 10 mil 467”.[4] Ante estos resultados, cabe preguntar al señor gobernador: ¿Qué pasó con su cura milagrosa? ¿Qué pasó con la génesis clasista del Covid-19? En una nota de su cuenta de Twitter, @Gob_Puebla, se lee: “Esta mañana el Gobernador @MBarbosaMX, informó que la curva de contagios por #COVID19 en #Puebla sigue en crecimiento, ya que de ayer para hoy se reportan 55 casos nuevos de contagios, 14 fallecimientos y 415 hospitalizados en todos los nosocomios públicos y privados”. ¿Y el mole de guajolote, señor gobernador?

Para terminar: los antorchistas mexiquenses decimos a los compañeros poblanos y a nuestra compañera Rosario Sánchez que aquí está nuestro brazo solidario y que no estás sola. #TodosSomosCharis; y si el gobernador Barbosa se atreve a cometer la arbitrariedad de encarcelarte injustamente, nuestros contingentes de humildes ya están listos para defenderte y protestar donde nos indiques y a donde nos llamen. Como escribió El Che Guevara en la carta a sus hijos “…Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario”.

 

 


[1] https://www.e-consulta.com/nota/2019-03-13/politica/barbosa-se-deslinda-de-lopez-zavala-ante-acusacion-de-lydia-cacho

 

[2] https://ojonoticias.com/enfatiza-barbosa-que-buscan-al-ex-goberandor-mario-marin-por-caso-lydia-cacho/

 

[3] https://www.elheraldodejuarez.com.mx/republica/sociedad/puebla-supera-las-mil-muertes-por-covid-19-cifras-discrepan-con-federacion-5409495.html

 

[4] https://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/ciudad-puebla-epicentro-covid/