La nueva izquierda que traerá el Covid-19

Hoy, mientras el imperialismo reduce los derechos fundamentales (a la salud, al trabajo y a la vida) a simples mercancías, concentra el capital de forma nunca antes vista.

Nydia Egremy

2020-06-28
Ciudad de México

La pandemia del Covid-19 potenció el debate sobre la supremacía del ser humano sobre el capital y la necesidad de fortalecer la acción colectiva. Hoy, mientras el imperialismo reduce los derechos fundamentales (a la salud, al trabajo y a la vida) a simples mercancías, concentra el capital de forma nunca antes vista.

Antes de la actual anarquía, pensadores de una izquierda no convencional exigían el cambio en Occidente, conscientes de que la clase trabajadora ya no toleraba vivir dominada. A pesar de que, en esta emergencia, el capitalismo se fortaleció, la pésima gestión de las élites y los Estados cooptados estimularon el enojo social, de ahí que existan condiciones para esa transformación. Y ése es hoy el reto de la izquierda contraria al imperialismo.

El alcance multidimensional del SARS-COV2 desnudó la máscara ideológica del sistema capitalista. Cientos de miles de pérdidas humanas, el terror a la infección y el impacto económico son el dramático balance de una crisis que aceleró las contradicciones de clase.

pacientes

De ahí que hoy, miles de millones de personas se oponen a permanecer en un mundo dominado por el capital y ya se plantean la posibilidad real de ejercer su poder. Conscientes de ello, las sociedades ya cambiaron su percepción de la clase gobernante y las élites sociopolíticas. Millones constataron cómo especulan los banqueros, cómo abusan los empresarios y cómo lucran los acaparadores.

Por tanto, hoy consideran que las enfermeras son más necesarias que los banqueros y la clase trabajadora engloba la decencia común de la humanidad. Massimo Modonesi asegura que esto se debe a la crisis ideológica propiciada por la pandemia. En medio del caos, muchos preguntan: ¿dónde está la izquierda?

En el horizonte solo se ven organizaciones políticas que medran con la izquierda, como Jeremy Corbyn, del Partido Laborista británico y el estadounidense demócrata Bernie Sanders. Todos son útiles al sistema, como también sucede en España, Italia, México, Francia.

covid

Esos partidos repiten viejas fórmulas sin ofrecer perspectivas de transformación hacia el socialismo. En otros Estados se asfixia a movimientos que transgreden esa simulación, como a la izquierda abertzale en Euskadi. Es significativo que el vicepresidente español Pablo Iglesias reconociera que tras la aparición del Covid-19, la izquierda tuvo un rol muy pobre.

Es previsible que la era posterior a la pandemia contraiga la economía global, ocasione más pobreza, desigualdad, inequidad comercial y proteccionismo. Los sobrevivientes necesitarán una izquierda autocrítica y madura que honre su naturaleza innovadora mediante cambios al modelo explotador.

Una izquierda de políticas socio-económicas nacionalistas en favor de la autosuficiencia y la protección del empleo, que repudie la adopción de ideas y discursos de lo políticamente correcto que embelesan a las derechas solo para vender y conformar mayorías.