Guillermo Álvarez acusado de lavar dinero

Si resulta cierta la investigación, el club de futbol Cruz Azul podría ser desafiliado de la Liga MX.

Armando Archundia

2020-06-07
Ciudad de México

El jueves 28 de mayo se difundió la investigación realizada por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a los directivos del equipo Cruz Azul, Guillermo Álvarez Cuevas, su hermano Alfredo Álvarez Cuevas y a Víctor Garcés, cuñado de ambos, por su presunta comisión en el desvío de dinero y la compra de numerosos inmuebles. Los noticieros de Televisa informaron también que se habían congelado las cuentas bancarias de los dirigentes de la cooperativa cementera y del club de la Liga MX, porque, entre 2013 y 2020, Guillermo Álvarez habría desviado, a través de empresas fantasmas, cerca de 429 millones de pesos a cuentas personales en España, Estados Unidos (EE. UU.) y otros países. Además, trascendió que Álvarez efectuó otras operaciones financieras que ascienden a 44 millones de dólares y que ha comprado al menos 11 inmuebles ubicados en cuatro ciudades de la Unión Americana.

Un día después, el vocero de Cruz Azul, Jorge Hernández, consideró lamentables las informaciones antedichas, debidas a la ambición de un pequeño grupo, que pudieran afectar a miles de personas, ya que el congelamiento de las cuentas bancarias en un periodo tan difícil como el que se está viviendo a causa de la pandemia impediría la entrega de los ingresos quincenales o mensuales a los miembros de la organización cooperativa. Ese mismo viernes 29, la UIF descongeló cuentas de la institución cementera para que ésta pudiera pagar la nómina de los trabajadores, con lo que la operatividad de la empresa y el club deportivo no se hallan en riesgo.

Cabe resaltar que si resulta cierta la investigación, el club de futbol Cruz Azul podría ser desafiliado de la Liga MX porque el reglamento de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) prohíbe a los clubes el manejo de recursos financieros de procedencia dudosa. Sin embargo, a la fecha la FMF no ha recibido ningún tipo de notificación en ese sentido, aunque expresó estar a disposición plena de las autoridades competentes para ayudar al esclarecimiento del asunto específicamente relacionado con el club de futbol. 

Por su parte, Jorge Hernández, el vocero de la Cruz Azul, aseguró que las imputaciones hechas a los hermanos Álvarez son falsas, que darán la cara y responderán de manera inmediata a los requerimientos de las autoridades del Gobierno Federal para desvanecer las imputaciones delictivas que se les atribuyen.

En diciembre del año pasado, trabajadores de la Cooperativa Cruz Azul se manifestaron en Palacio Nacional para pedir la intervención del Presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), para que se atienda su demanda y que Guillermo Álvarez rinda cuentas sobre el manejo que hace de la cooperativa, aclare sus presuntos desvíos de fondos y, asimismo, deje ya la dirección de la empresa. Fueron alrededor de 100 los cooperativistas que solicitaron audiencia al Presidente y quienes, en esa ocasión, lograron que el asunto fuera turnado a las secretarías de Gobernación (Segob) y del Trabajo (STPS) para que se analice con puntualidad.

Por entonces se desconocía que el titular de la UIF, Santiago Nieto, estuviera investigando a los Álvarez y a su cuñado, aunque Alejandro Encinas, funcionario de Segob, reveló que el gobierno de AMLO ya trabajaba en el asunto y que lo realizaba en coordinación con la STPS, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), los diputados locales del Congreso Hidalgo y los cooperativistas de la cementera Cruz Azul que, desde hace muchos años, quieren fuera de su empresa a los Álvarez Cuevas.