En tiempos de la 4T, alzar la voz es un peligro

En México, desde el poder, se alienta el ataque a los periodistas. Los ejemplos son muchos, diariamente, no falta por parte del presidente algún calificativo para denostar.

Alexander Méndez

2020-05-23
Ciudad de México

El papel del periodismo es trascendental en una democracia. Sin embargo, en la actualidad, el periodista se enfrenta a una situación complicada, una que pone en riesgo hasta su vida. Quien dedica su tiempo al periodismo en la realización de reportajes, notas, entrevistas, artículos, etc. ya sea televisión o escrita, juega un papel de importancia y responsabilidad, cada palabra que sea escrita tiene resultados a favor o en contra, según la perspectiva y el interés. Por esta labor, se debe reconocer su trabajo.

En México, desde el poder, se alienta el ataque a los periodistas. Los ejemplos son muchos, diariamente, no falta por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador algún calificativo para denostar, ya sea al periodista o al medio de comunicación para el que trabaja. En el fondo revela mucho; si al presidente no le gusta lo que dicen de su gobierno, inmediatamente viene el rechazo y la denostación.

Esto se agrava, porque pasa de los ataques verbales a posiblemente, los hechos. En días pasados el periódico Reforma recibió una llamada anónima por parte de una persona quien dijo ser del "cártel de Sinaloa", comentó que el diario Reforma ya había sobrepasado las líneas y que si no ponían un alto a las críticas dirigidas al gobierno del presidente y contra su llamada "Cuarta Transformación" iban a “volar las instalaciones” del medio. Todo esto porque las publicaciones que hacen en las páginas de este medio informativo han exhibido al Presidente de la república, que al parecen ya no le agrada. Directivos del medio y un sector de la sociedad civil no se quedaron callados e inmediatamente alzaron la voz contra las amenazas.

Al día siguiente, en la conferencia matutina, el presidente se refirió acerca de las amenazas en contra del medio, la respuesta de la “Cuarta transformación", respondió; (cito textualmente) "mi gobierno condena todo acto violento  en contra de los medios de comunicación", y aseveró que es claro que sus ideales nunca van a coincidir con él porque ese medio siempre ha estado en contra de la “transformación” de su gobierno, y además siempre han sido de la clase opositora.

Esto acción más bien pareció ser una burla por parte del presidente hacia el medio, porque él dice condenar dicho acto, pero no está de acuerdo con que lo ataquen y comunicadores como esos son los opositores ante su gobierno, es decir vuelve a atacar y denostar.

Entonces queda claro que López Obrador no es ni está para apoyar a los que necesitan de su ayuda, sino, por un lado, lavarse las manos, y por el otro seguir denostando. Los ha llenado de sobrenombres las veces que ha podido para dejarlos en mal ante todos, ya que sigue tachándolos de “chayoteros”, “prensa fifí”, “fantoches”, “conservadores”, “hipócritas”, “sabelotodo”, por mencionar algunos, esto no es novedad por parte de un gobierno que ha dejado claro que solo le interesan sus ambiciones políticas y la de sus allegados. Pues se ha encargado de estigmatizar a todos los medios, personas o políticos que según él y sus otros datos son opositores.

Tomando en cuenta el peligro que corren los periodistas que se han encargado de juzgar y criticar a AMLO, durante su gobierno son 15 los periodistas que han perdido la vida brutalmente por hacer uso de la palabra y brindar información a la ciudadanía, de los cuales esos casos solo quedan en carpeta de investigación quedando en el olvido, una vez más se lavan las manos las autoridades.

A millones de mexicanos les queda claro que la llamada 4T y  la “esperanza de México” que dirige el mandatario no es más que una frase ya muy pasada de moda ante todos, bastaría estar demasiado ciego para no darse cuenta de todas las mentiras que ha dicho en diferentes partes en donde ha estado, y no solo periodistas corren peligro,  e incluso perder la vida al intentar alzar la voz para pronunciar lo que sienten sino que también las clases trabajadoras quienes solo piden el apoyo para la cosecha del campo, para poder llevar alimento a sus hijos, etc.