Alcaldes del oriente mexiquense urgen aplicar más pruebas Covid-19

Presidentes municipales y alcaldes del Valle de México dieron a conocer las medidas a tomar y la forma en la que se han enfrentado ante la pandemia.

Alexander Méndez

2020-05-21
Ciudad de México

Alcaldes de la zona oriente del Valle de México hicieron un llamado al gobierno federal y del Estado de México, a realizar más pruebas para detectar casos de Covid-19, ya que es un foco rojo.

Presidentes municipales y alcaldes del Valle de México dieron a conocer las medidas a tomar y la forma en la que se han enfrentado ante la pandemia del coronavirus en cada demarcación, sobre todo a días del arranque de la “nueva normalidad”, programado para el 1 de junio.

En su participación, el presidente municipal de Chimalhuacán Jesús Tolentino Román Bojórquez, refirió que es necesario la realización de más pruebas para detectar el número de contagiados, ya que en el municipio se tiene dos hospitales para atender pacientes de covid-19, ya que “solo se han realizado 140 pruebas de 800 mil personas y eso prácticamente es muy preocupante para todos”.

De la misma forma, destacó que es necesario aplicar medidas al transporte público, ya que es son los espacios más vulnerables a los contagios con mayor rapidez por la cercanía de la gente, y por lo tanto, los transportes tienen que ser sanitizados a cada cierta hora.

La videoconferencia estuvo participaron ocho alcaldes de la zona oriente: Iztapalapa, Texcoco, Chimalhuacán, Iztacalco, Nezahualcóyotl, Ecatepec, Ixtapaluca y La Paz, y fue dirigido por el presidente municipal de Nezahualcóyotl, Juan Hugo de la Rosa García.

A su vez, la presidenta de Ixtapaluca Maricela Serrano Hernández comentó que “estamos haciendo todo lo que esté a nuestro alcance para evitar contagios en nuestra zona, pero está claro que la gente le cuesta trabajo quedarse en casa porque no tiene dinero para darle de comer a su familia y en mi caso estamos brindándole a la gente despensas a los más necesitados para que puedan continuar en casa”.

La zona oriente es un foco rojo por el número de contagios y de muertes registrados por las propias autoridades locales de acuerdo a las actas de defunción, el cual no coinciden con los datos proporcionados por las autoridades estatales de salud.