¿Qué hacer para defender a México? (II de II)

Un proyecto que está sustentado en la realidad cotidiana y que se concreta en obras de infraestructura básica.

Dimas Romero González

2020-03-22
Ciudad de México

En 45 años de lucha, los antorchistas hemos construido una organización con una estructura definida, capaz de vigilar, apoyar y exigir resultados a su dirigencia y lista para dar paso a un partido político verdaderamente democrático, cuyos liderazgos se han forjado mediante la lucha diaria y cuya probidad se manifiesta en los resultados de nuestro proyecto de país en beneficio de los ciudadanos sobre quienes tenemos influencia. Un proyecto que está sustentado en la realidad cotidiana y que se concreta en obras de infraestructura básica, que mejora las condiciones materiales de los ciudadanos y en la aplicación de un programa educativo integral, donde la cultura y el deporte se promueven masivamente en las capas populares donde nuestra organización camina junto a la sociedad civil.

Al mismo tiempo hemos desarrollado un programa de gobierno –el mismo que impulsaremos una vez que nos transformemos en un partido político que luche por el poder– cuyos cuatro ejes económicos son los siguientes: generar empleo para todos; establecer salarios bien remunerados con los que los trabajadores puedan acceder a por lo menos la canasta básica; aplicar una política impositiva progresiva para que el que gane más pague más impuestos y el que gane menos pague menos impuestos y, finalmente, que el Estado invierta más recursos fiscales en infraestructura social para beneficiar a las clases trabajadoras. Estas medidas harán posible el desarrollo productivo, económico y social de México, como puede constatarse en los países más desarrollados del mundo.

El Movimiento Antorchista, como antes lo hicieron otras organizaciones, pudo volverse partido político desde hace muchos años; pero en las décadas pasadas nos dedicamos a formar los cuadros científicos necesarios para forjar una poderosa fuerza social que resista y triunfe sobre los ataques de los falsos gobiernos democráticos –como ahora está ocurriendo con el de la 4T y sus distintos niveles de gobierno– y dirija nuestro país hacia mejores destinos. Llamamos a otros mexicanos a que juntos busquemos puntos de coincidencia que aceleren la creación de esa fuerza social unificada que requiere México para transformarse en un país más justo para todos.