El regreso del Santo Oficio

buzos habla esta semana del paquete de iniciativas para reformar la legislación mexicana y que constituye realmente un proyecto de reforma penal; dicho proyecto fue filtrado a la prensa el pasado 15 de enero.

Redacción

2020-02-10
Ciudad de México

buzos habla esta semana del paquete de iniciativas para reformar la legislación mexicana y que constituye realmente un proyecto de reforma penal; dicho proyecto fue filtrado a la prensa el pasado 15 de enero, causando gran impacto entre especialistas en derecho, activistas sociales, funcionarios públicos y legisladores (incluidos algunos del partido gobernante). Todos ellos cuestionaron el proyecto, destacando las críticas a la reposición de la figura de arraigo, el abuso de poder, el aumento de la acción del Estado contra personas cuya culpabilidad no ha sido probada, así como la violación de los derechos constitucionales y humanos. La reforma significaría, sostienen, un retroceso a la época de represión y tortura de los opositores al gobierno; la vuelta a los delitos prefabricados y al encarcelamiento sin juicio previo. Los críticos aseguran que se restauraría el modelo penal inquisitorial, en cuyo proceso el acusado es culpable hasta que se demuestre lo contrario, y significaría la derogación del modelo de justicia adversarial, basado en juicios orales y en el principio de que el acusado es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad.

La elaboración de ese proyecto se atribuye al Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, cuyas declaraciones, el mismo día que las iniciativas de reforma fueron filtradas a la prensa, parecen apuntar en ese sentido, al defender con energía el espíritu de tales iniciativas.

Nuestro reporte especial cita la opinión del asesor jurídico del Presidente de la República, Julio Scherer junior, quien se declaró partidario de un nuevo sistema de persecución del delito para toda la nación; también la de Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), quien niega toda intención represiva por parte del Poder Ejecutivo. No solo se reportan, pues, voces contrarias al proyecto de reforma penal, sino argumentos a favor; y se evidencia un desacuerdo entre funcionarios del gobierno morenista y probablemente entre miembros de los Poderes Ejecutivo y Legislativo, puesto que después de la andanada de críticas al proyecto, proveniente del Poder Judicial al que pertenece Gertz Manero, el documento no se presentó ante el Senado en la fecha prevista.

Sánchez Cordero, trató de dar respuesta a los críticos del proyecto anunciando que el Presidente ya prepara una iniciativa de reforma constitucional. De cualquier modo, tanto la iniciativa presidencial como el proyecto filtrado provienen del seno de la “Cuarta Transformación”. ¿Con quién se identificará la esperada propuesta presidencial? De entrada, la titular de Segob, “confundiendo” una vez más los Poderes de la Unión, ha llamado al orden a los legisladores morenistas, “recomendándoles” que esperen la voz de mando del Ejecutivo antes de presentar iniciativa alguna.